Alerta: la mitad de las adolescentes “se ven” gordas sin estarlo

Es una zona de riesgo peligrosa, que pone en riesgo la salud y afecta el bienestar psicoemocional: casi la mitad de las adolescentes de 15 años (el 43%) cree que está gorda, pese a que sólo un 20% de ellas cumple los criterios de sobrepeso u obesidad. La diferencia de género es marcada: en el caso de los varones, su percepción corporal se ajusta más a la realidad. Sólo el 22% a esa edad se ve con sobrepeso, el mismo porcentaje que realmente lo tiene.

Son algunos de los datos más destacados de un flamante informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que alumbra cada cuatro años un retrato de los adolescentes occidentales.

Desde hace 33 años, el informe sobre la salud de los niños de 11 a 15 (Health Behaviour in School-aged Children) recoge datos aportados por más de 300 investigadores en 42 países de Europa y Norteamérica. Lamentablemente, no suman datos de Latinoamérica.

Coordinados desde Noruega por la Universidad de Bergen, los resultados proceden de las encuestas realizadas a miles de adolescentes de entre 11 y 15 años entre 2013 y 2014.

Según los expertos, es clave el rol de la familia. El doctor Félix Notario, pediatra de la Sociedad Española de Medicina en la Adolescencia, comentó al diario El Mundo: “Nosotros insistimos mucho en la importancia de las comidas en familia, no sólo por las cuestiones nutricionales, sino porque permite prevenir muchas situaciones y conductas de riesgo a estas edades, como el consumo de alcohol y tabaco”.

El doctor Rodríguez Molinero, pediatra y miembro también de la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria, agregó: “Vivimos un mundo en el que, culturalmente, la imagen corporal se asocia con el éxito. Los adolescentes también se nutren del mundo de la imagen, por las redes sociales, por la televisión, por la calle… Esos impactos les hacen estar comparándose constantemente con esos modelos perfectos que representan sólo el 1-3% de la realidad. El resto, el 97% restante, somos imperfectos”, comentó a El Mundo.

En dos tercios de los países analizados, los adolescentes de clases sociales más bajas son los que más problemas de salud tienen. La doctora Zsuzsanna Jakab, directora de la Oficina Regional de la OMS en Europa, subraya que muchos estilos de vida se adquieren en la segunda década de la vida (entre los 11 y los 20 años), por lo que la adolescencia se considera un periodo crítico en el que los chavales ya empiezan a reflejar muchas de las desigualdades (de género, o geográficas) que perduran en la vida adulta.

 

Seguí leyendo

Bulimia y anorexia: claves para entender los trastornos alimentarios

Comer en familia: tips para que todos se sientan integrados

Linda, fea, flaca, gorda: repensar la mirada que imponen sobre el cuerpo

Por qué el estrés y la ansiedad nos hacen comer más y cómo evitarlo

“Más que un cuerpo”: una invitación a descubrir la propia belleza y disfrutar

Mindful eating: comer consciente es mejor que hacer dieta

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo