Cómo trabajar la huerta durante el invierno

¡Qué el frío no detenga a ningún huertero! Si bien los meses de invierno lentifican la actividad de la huerta y nos obligan a tomar algunos recaudos especiales, esta época del año es el momento ideal para fortalecer el suelo, hacer algunas podas y empezar a planificar la siembra de primavera.

Por otro lado, es fundamental conocer cuáles son los vegetales que mejor se adaptan a los meses más frescos. Existen algunos cultivos de rápido crecimiento que son ideales para aprovechar estas semanas de frío que quedan, mientras vamos planificando la actividad de la próxima temporada.

Cuidados especiales

Al revés que en verano, en estos meses es conveniente regar al medio día para evitar que las heladas de la noche lastimen los vegetales. En este sentido, también se recomienda disminuir un poco la frecuencia del riego ya que, como el agua no se evapora fácilmente, existe mayor riesgo de que se formen hongos.

Quien quiera extremar los cuidados puede armar una estructura de protección cubriendo canteros con “abono de cobertura”. Para esto puede utilizarse pasto seco y/o viruta de madera, entre otros  Otra opción es recubrir las plantas con alguna capa plástica, siempre cuidando que esta no entre en contacto directo con los vegetales y destapando frecuentemente para permitir la entrada de aire.

Tareas de temporada

La temporada actual es propicia para podar. En estos meses, las plantas pueden cicatrizar más rápido los cortes.  Es por esto que nuestras abuelas recomendaban hacer podas durante los meses que no tienen “r” (mayo, junio, julio, agosto).

Además de las podas, no debemos olvidarnos de sumar a la agenda del invierno: “abonar el suelo”.  Estos son días especialmente recomendables  para cosechar compost y fertilizar la tierra de canteros, macetas y suelos en general.  De esta forma, estaremos devolviéndole  los nutrientes que perdió durante su trabajo de temporada estival.

¿Qué cultivar antes de que empiece el calorcito?

Por estos días ya estamos retrasados si quisiéramos plantas los típicos cultivos de invierno (brócoli, coliflor, repollo) ya que, antes de poder cosecharlos, nos vamos a encontrar en la siguiente temporada.

Para optimizar la producción huertera en los meses previos a la primavera proponemos algunos cultivos de rápido crecimiento.  Se trata de hortalizas que podemos plantar hoy  y cosechar  en septiembre,  para luego  hacer lugar y preparar  la siembra de primavera-verano.

Rabanitos: es uno de los cultivos de más rápido crecimiento. Sembrando semillas a principios de mes, es posible cosechar antes de que el mismo termine.

Hojas verdes (lechuga, acelga, rúcula, espinaca): en general, están listas a los dos o tres meses de haber sido sembradas  y podemos cosecharlas hoja por hoja, a medida que van creciendo.

Remolacha: necesitará aproximadamente tres meses para poder ser cosechada.  Prefiere los climas húmedos y más bien frescos, aunque crece sin problema en el verano. Podemos sembrarla ahora y mientras esperamos que madure la remolacha, consumir algunas de sus hojas.

Finalmente, nuestro último consejo es “paciencia”!  Todo crece más lentamente por estos días, pero no por eso vamos a dejar de trabajar en nuestra huerta.  En invierno también podemos  producir una abundante cantidad de vegetales sanos, fuertes y  orgánicos.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que hacen bien

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que hacen bien

¡Hacete fan!