4 alimentos que debemos evitar si queremos tener un vientre plano

El esfuerzo de hacer dieta y ejercicios para conseguir bajar la grasa acumulada en el abdomen a veces parece que no da resultados, a pesar de las agotadoras jornadas de gimnasio y las restricciones de las dietas.

¿Cuál es el problema entonces? ¿Por qué no podemos bajar nuestra panza?

En muchos casos el problema reside en que a pesar de la dieta seguimos alimentándonos de manera inadecuada, seguimos cometiendo pequeños erroresque apenas percibimos, pero que nuestro organismo acusa claramente con hinchazón localizada en esta parte del cuerpo .

Hay alimentos que nos hinchan, aunque sean dietéticos. Hagamos un repaso de algunos de ellos.

La sal

La sal nos ayuda a realzar los sabores y darle gusto a los alimentos, pero también es una aliada implacable de la retención de líquidos Justamente esto hace que nuestro vientre aparezca como hinchado. Sin dudas, lo mejor es tratar de prescindir de ella, pues ya de por si los alimentos tienen sales minerales. Debemos evitarla en la medida de lo posible, pues además conseguiremos evitar riesgos de tensión arterial. Simplemente es cuestión de costumbre.

Cuidado con el exceso de fibra

Inmediatamente asociamos la fibra a la idea de depurar el organismo, y eso es así, pero si consumimos fibra en exceso el efecto será de hinchazón e incluso retención de líquidos. Al consumir fibra hay que tener en cuenta cuales son las cantidades adecuadas para cada día, y si estamos empezando a incorporar alimentos integrales a nuestra dieta, debemos hacerlo de manera gradual, ya que el aparato digestivo debe acoplarse a esta situación.

Gaseosas

Sin dudas estas son las principales culpables del hecho de no poder reducir el volumen del estómago. Claro que las versiones dietéticas no engordan porque no contienen calorías, pero siguen conteniendo gas que hincha la barriga. Con el agua mineral ocurre lo mismo. Si queremos beber algo con sabor, preparemos nuestras propias infusiones (sin azúcar) y dejemos de lado los jugos con gas.

Alimentos refinados

Los peores enemigos de la panza chata son los alimentos refinados. Las harinas refinadas, los azúcares refinados, el arroz que no es integral…  necesitan para su correcta asimilación de enzimas que ellos no poseen al haber sido despojadas de las mismas en el proceso de refinamiento, y que las tiene que producir el organismo. Esta producción de enzimas por parte del aparato digestivo hace que éste padezca más desgaste que se traduce en debilidad estomacal e intestinal, flatulencia, hinchazón del vientre.

 

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!