Elsa Punset: cómo educar niños emocionalmente fuertes

Desde que los hijos nacen, los padres se sumergen de lleno en la aventura de educarlos. En ese viaje mágico, lleno de juegos, risas y amor, también aparecen los desafíos de estar a la altura para contener sus miedos y ayudarlos a fortalecer su autoestima. Sobre estos dos pilares fundamentales, los miedos y la autoestima, trabajó la española Elsa Punset en dos libros para chicos que recientemente se editaron en la Argentina, “Los atrevidos en busca del tesoro” y “Los atrevidos dan el gran salto” (editorial Beascoa).

Elsa Punset está entre las autoras más vendidas de España. Sus libros para chicos y adultos (como “Brújula para navegantes emocionales” e “Inocencia radical”) figuran en lista de best seller en su país. Es licenciada en Filosofía y Letras, Magister en Humanidades y una carismática divulgadora sobre la aplicación de la inteligencia emocional como herramienta para el cambio positivo.

elsa punset

En sus libros para chicos, Alexia, Tasi y el perro Rocky viven aventuras que les permite enfrentarse a diferentes retos que le permitirán gestionar las emociones, “a ponerles nombre, calmarlas o transformarlas”, en palabras de la escritora. Al final de los mismos se incluye un taller de emociones con actividades dirigido a los padres, consejos y estrategias para enfrentar los miedos y fortalecer la autoestima.

En una entrevista con Buena Vibra, Elsa Punset ofrece algunos consejos indispensables para apuntalar a los chicos en su formación temprana.

¿Cómo podemos los padres ayudar a los niños a no perder la capacidad de asombro?

Tus hijos no necesitan muchas distracciones ni una exagerada acumulación de bienes para disfrutar de la abundancia de la vida. Ayúdales a buscar respuestas a sus “por qués”. Dales tiempo para soñar y jugar. Rodéales, en la medida que puedas, de una red de afectos fuerte y amplia. Viven un mundo misterioso y apasionante, al que pueden contribuir de muchas maneras. ¡Anímales a ello!

Los atrevidos en busca del tesoro (Beascoa) Tapa

¿Cómo podemos estimularlos a conectarse saludablemente con sus emociones?

Durante siglos, creímos que las emociones estaban enfrentadas a la razón, que no se podían educar, que eran fuerzas oscuras que había que reprimir. Ahora sabemos que en la base de todo lo que el niño dice, hace y siente, están las emociones. Los padres podemos ayudar a nuestros hijos a familiarizarse con sus emociones, a comprender su importancia, a saber que se pueden gestionar, y enseñarles cómo hacerlo, poco a poco. ¡Es una tarea apasionante! Y además, ser padres es terapéutico: cuando ayudas a un niño a crecer bien, en cuerpo y mente, también revisas y reparas cosas dentro de ti.

ser padres es terapéutico: cuando ayudas a un niño a crecer bien, en cuerpo y mente, también revisas y reparas cosas dentro de ti

¿Podrías dar algunos consejos para criar niños emocionalmente fuertes, capaces de adaptarse a diferentes situaciones, a ser flexibles y responsables?

Una avalancha de palabras y consejos no ayudarían tanto como un principio básico: asegúrate de que en tu casa, la alegría pese hasta 5 veces más que las emociones negativas. Así los niños crecen con menos miedo, más abiertos a comunicarse, a explicar, a preguntar.

¿Qué frases no deberían dejar de decirles los padres a sus hijos?

Se me ocurren mil formas de decirle a tu hijo que le quieres (tu amor incondicional es la piedra de toque de su vida); que le felicitas por el esfuerzo que ha hecho (importa mucho más felicitar por el esfuerzo que por el resultado, así no dejará de intentar lograr sus metas); que te apetece jugar, charlar y acompañarle cada día de su vida (un hecho vale más que mil palabras: si tienes tiempo y ganas de estar con él, es porque “lo vale”).

¿Qué frases no deberían repetir nunca?

Yo evitaría utilizar frases con las que mentir a mis hijos (perderían la confianza en mí), frases para castigarles o reñirles cuando expresan emociones negativas (los padres podemos limitar sus actos, pero no sus emociones), frases con las que burlarme de sus sentimientos (dejarían de confiar en sí mismos), frases que dicen una cosa mientras hago otra (los hijos copian lo que hacemos, no lo que decimos que hacemos). No saltaría las comidas sanas y divertidas para compartir en familia.

Los atrevidos dan el salto (Beascoa) Tapa

Escribiste dos libros de aventuras para chicos, uno trabaja sobre la autoestima y el otro sobre los miedos. ¿Cómo ayudar a los chicos a fortalecer la autoestima? ¿Cuáles son los errores que comenten los padres frecuentemente en este sentido? ¿Y cómo se debe acompañar a los chicos con sus miedos y para que los miedos no los angustien?

Las aventuras de los Atrevidos contienen un pequeño taller de emociones con pistas muy prácticas para padres e hijos para gestionar las emociones y habilidades emocionales y sociales. No necesitas un diploma en psicología para educar bien a un hijo: pasa tiempo con él o ella, responde a sus necesidades, explora soluciones a sus problemas. Educar es una aventura compartida y divertida (aunque tenga muchos momentos de desconcierto y de agotamiento).

¿En qué franja de edad es la que más hay que trabajar sobre la autoestima?

Desde que nacen los niños aprenden a “ponerse nota”, es decir, a hacerse una idea de si son personas valiosas. ¿Cómo lo hacen? Hay dos elementos básicos: si los demás les quieren, y si sienten que son competentes para salir adelante. Lo que podemos hacer los padres es crear para ellos entornos cálidos, seguros y estimulantes, donde se sientan cómodos para experimentar y fracasar sin que se les juzgue negativamente por ello.

Desde que nacen los niños aprenden a “ponerse nota”, es decir, a hacerse una idea de si son personas valiosas

¿Qué recomendás hacer a los padres cuando sus hijos son demasiado temerosos y eso los angustia mucho? ¿Hay un plan de acción que recomiendes?

¡Todos tenemos miedo! Eso es bueno: el miedo es la señal de alarma del cerebro programado para sobrevivir, y nos ayuda a sobrevivir. Pero demasiado miedo nos paraliza, por eso hay que aprender a gestionarlo. Es cuestión de grados. En los cuentos de Los Atrevidos, Tasi y Alexia hacen, por ejemplo, un pequeño “plan antimiedo” para aprender a gestionar sus miedos a través del cuerpo, con ejercicios de relajación.

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo