Cuándo y qué consultar al médico si vas a viajar y tenés problemas cardíacos

En la actualidad, cada vez más personas se trasladan a diferentes lugares, ya sea por turismo, trabajo, estudio, interés cultural o razones familiares. Según datos de organismos internacionales, se estima que más de 1100 millones de personas viajan cada año alrededor del mundo.

La necesidad de trasladarse a lugares distintos, con realidades culturales, sociales y geopolíticas diferentes, supone también un cierto riesgo de exponerse a dificultades capaces de afectar la salud.

Y si bien hay una hermosa frase que dice: “viajar reduce el riesgo de enfermedades cardíacas”, es mejor tener en cuenta ciertos consejos

Las enfermedades que potencialmente pueden afectar a los viajeros, no son frecuentes y tienen que ver:

*Con el estado de salud del viajero (si padece enfermedades cardiovasculares, diabetes, alteraciones de la inmunidad, etc.).

*Con los medios de transporte que emplea para el viaje (avión, barco, vehículos, etc) y el tiempo que deba permanecer en ellos.

*Con el destino del viaje y el tiempo de estadía.

Las enfermedades que suceden como consecuencia de un viaje, pueden reunirse en dos grandes grupos: las infecciosas y las no infecciosas

Entre las infecciosas, ha adquirido enorme importancia en Latinoamérica la reciente epidemia de dengue, zika y chikungunya que ha puesto en alerta a la comunidad científica en general y por supuesto a la comunidad que vive y/o viaja en ese extenso territorio.

Sin embargo, también existen otras potenciales enfermedades infecciosas que pueden adquirirse en los diferentes países, como la fiebre amarilla, la malaria, la fiebre tifoidea y la hepatitis A, así como otras, como ha sido el brote de sarampión en los EEUU en 2015.

Entre las enfermedades no infecciosas, las cardiovasculares están entre las que pueden suceder, y no sólo en personas que saben que las padecen, sino en individuos aparentemente sanos (ej: trombosis de las venas de las piernas, que pueden ocurrir aún en atletas de elite).

Por todo lo mencionado, y ante la oportunidad de realizar un viaje, tanto de cabotaje como internacional, es importante tener en cuenta lo siguiente:

Infórmese sobre las potenciales enfermedades que existan en el lugar a donde va a viajar.

Si padece alguna enfermedad (cardiovascular, pulmonar, hematológica, diabetes, cáncer u otras enfermedades que alteren sus defensas) recuerde que puede ser más vulnerable a padecer ciertas infecciones o a sufrir enfermedades cardiovasculares que pueden ser prevenidas.

Las personas con enfermedad cardiovascular y/o con diabetes, deben consultar antes del viaje para evaluar las vacunas que hacen falta según su edad y tipo de enfermedad. Además, deben consultar a su médico sobre la necesidad de tomar otros recaudos para situaciones como: viajes prolongados, buceo, prevención de trombosis, enfermedad por movimiento, mal de montaña, entre otras.

Para algunos destinos, pueden ser necesarias vacunas adicionales (que no están en el calendario oficial) y también algunos países suelen reclamar la aplicación de alguna vacuna para permitir el ingreso al territorio (ej: vacuna para la fiebre amarilla en el sudeste asiático).

Deberá tener en cuenta la anticipación con la que debe aplicarse la vacuna ya que en algunos casos, la protección de las mismas inicia 10 a 14 días luego de su aplicación.

Dr. Francisco Nacinovich
Médico Infectólogo
Jefe de Infectologia y Control de infecciones, ICBA.
M.N. 75.823

Para poder realizar un viaje y disfrutarlo a pleno es conveniente que consulte con tiempo a su médico para que lo asesore.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!