“Donde Quiero Estar”: sumá tu apoyo a la humanización de la quimioterapia

Victoria Viel Temperley fundó esta ONG que busca humanizar el tratamiento oncológico y optimizar la calidad de vida del paciente y la de su familia.

Sueña con multiplicar sus ganas de volver más humano, menos hostil, el tratamiento contra el cáncer. Vio los resultados, los comprobó un millón de veces, y su meta es ampliar la cantidad de gente que logre atravesar los meses de quimioterapia con menos dolor y más contención. Se llama Vicky Viel Temperley  y pide tu voto: no quiere ser diputada ni senadora ni nada de eso. Es candidata al premio Abanderados de la Argentina Solidaria y quiere ganarlo para derramar su experiencia en distintos rincones del país y América Latina.

Sabe de lo que habla. Su obra nació del dolor más profundo: la muerte de su hijo de 17 años por un tumor cerebral. “Después de estar dos años en el Hospital Italiano acompañando a mi hijo aprendí a tener cintura hospitalaria”, cuenta, sonriente, tras haber logrado arrojar luz sobre lugares que supo oscuros. Es que los cuidados de su hijo incluían masajes, cuentos inventados por ella y canciones alentadoras de madre, y conoció de primera mano los beneficios de ponerle el cuerpo, el corazón y toda la empatía al sufrimiento de los demás.

Vicky y su generoso equipo de voluntarias pasan varias horas de su día en distintos hospitales de la ciudad de Buenos Aires y otros rincones de país brindando alivio y distensión a los pacientes oncológicos a través del arte, la pintura, la reflexología, los masajes o algo tan simple como una charla afectuosa.

Su programa “Donde Quiero Estar” invita a los enfermos de cáncer a trasladarse mental y emocionalmente del lugar en el que están para desdramatizar el duro momento que atraviesan, muchas veces en lugares bastante desalmados.

Las voluntarias de “Donde quiero estar” acompañan a los enfermos mientras le pasan la medicación, convocando a su mente a trasladarse a lugares más amables durante la quimioterapia, cuando tienen la vía en el brazo

“Por lo general es un tiempo quieto, en el que miran al goteo sentados sin poder hacer nada. Nosotros proponemos, por el contrario, llenar de color ese momento de ansiedad“, explica Vcky. Dibujos, mandalas, cuadros, canciones… Su idea germinó de tal manera que llena de vida, cada día, ámbitos acostumbrados a miradas tristes.

A través de los masajes y la reflexología, invitan al paciente a volverse protagonistas de su propia recuperación y a conectarse con las partes sanas de su cuerpo, corriendo la lupa de esa enfermedad que, durante algunos meses, parece coparlo todo.

Vicky Viel Temperley tiene muy claro en dónde quiere estar en los próximos meses: sueña con expandir su tarea a más hospitales, capacitando y replicando su programa para aliviar el tratamiento a más enfermos de cáncer. “Nuestro principal objetivo es la humanización de la salud a través de la generación de vínculos entre los pacientes, sus familias y el equipo tratante. Buscamos promover el trabajo interdisciplinario entre los diferentes profesionales del servicio, generando una dinámica grupal en la que tanto el paciente como el equipo de salud se encuentran involucrados”, explica.

Los beneficios de su tarea son profundos y generan un enorme alivio al enfermo y su familia. Ayuda al paciente a transitar cada sesión de quimioterapia de la mejor manera posible, en tanto le permite correr el foco de atención haciendo que el paciente se concentre en una actividad en concreto, dejando que la medicación pase a un segundo plano. Además, las voluntarias y coordinadoras del programa brindan contención, información y estrategias para afrontar las distintas etapas de la enfermedad y del tratamiento.

Al transformar la espera pasiva en una actividad compartida y creativa, los pacientes llegan con menos temor y angustia a las sesiones de quimioterapia. La relajación y respiración profunda favorecen la colocación de la vía y el progresivo goteo de la medicación y, luego, al concentrarse en el trabajo corporal y conectarse con el cuerpo, los pacientes logran disminuir la ansiedad que le genera la quimioterapia.

Varios pacientes dejan de manifestar ardor en la vía al permanecer concentrados en la actividad de pintar, y disminuyen las molestias en general logrando mayor tolerancia al dolor de cabeza y náuseas

 

El proyecto

Victoria fundó “Donde Quiero Estar” para humanizar la quimioterapia a través del arte. Su objetivo es trabajar en conjunto con los médicos para que el paciente se sienta contenido desde lo físico y lo emocional. A través de sesiones de reflexología, pintura e intercambio de experiencias, se disminuyen los efectos colaterales de la quimioterapia y logran una mayor adherencia al tratamiento.

“Este programa da sentido a mi vida y a la de muchos, ya que produce mucha satisfacción al ver los resultados diarios en los pacientes. Mi intención es replicarlo en todos los hospitales y centros oncológicos del país y en el extranjero.”

 

Abanderados de la Argentina Solidaria

Abanderados es un premio anual que reconoce a aquellos argentinos que se destacan por su dedicación a los demás, y difunde sus vidas para que su ejemplo inspire al resto de la sociedad. Cada año, entrega 250 mil pesos para que esa persona u organización pueda ampliar el alcance de su tarea.

Su objetivo es inspirar a otros ciudadanos que entran en contacto con las historias de los Abanderados, dar visibilidad a su tarea y poner en agenda temas sociales muchas veces invisibilizados. Desde Buena Vibra te invitamos a votar a Vicky y su equipo para que logren desparramar tanto amor por el mundo.

 

Qué está logrando

Implementan el programa en 12 hospitales públicos de la ciudad y provincia de Buenos Aires y en Río Negro, para niños y adultos. Se benefician todos los pacientes que están en tratamiento de quimioterapia, sus familiares y acompañantes. Diariamente, participan del programa 120 personas y sus respectivas familias.

donde-quiero-estar

El programa se realiza mediante un sistema de voluntariado que es coordinado por un líder de proyecto en cada hospital. Los voluntarios son profesores de arte y reflexólogos que realizan el taller en el mismo momento en que se aplica la quimioterapia. Los pacientes pintan cuadros con la colaboración de los voluntarios de arte y reciben sesiones de reflexología. Además, en la sede de la Fundación, se realizan talleres de arte, terapia grupal y sesiones de reflexología para pacientes en tratamiento y dados de alta.

 

 

Votá acá: https://www.premioabanderados.com.ar/abanderado/102

Más información:

Sitio web: Donde quiero estar

Facebook: https://www.facebook.com/fundaciondondequieroestar/

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!