Dormir desnudos hace bien a la salud

Camisón, pijama, calzas, joguineta vieja o lo que uses. Si sos de los/las que se van a dormir vestido/a del pie hasta el cuello, llegó el momento de replantearte algunos hábitos. Según un estudio realizado por National Sleep Foundation de los Estados Unidos, lo mejor para nuestra salud física y mental es dormir completamente desnudos, sin nada que le impida al cuerpo mantenerse en la temperatura ideal durante el descanso.

Según los investigadores, los beneficios son muchos: favorece el sueño, protege la salud cardíaca, ayuda a perder peso, mejora la vida sexual y la relación de pareja y hasta previene enfermedades.

El estudio de la National Sleep Foundation revela que dormir sin ropas permite regular los niveles de cortisol, una hormona que protege la salud cardiovascular, impidiendo que la presión arterial y el colesterol aumenten. Esto es: hace bien al corazón. Y hay más: también tiene un impacto positivo a nivel emocional, porque los niveles altos de cortisol hacen que uno esté más estresado y con los sentimientos a flor de piel. Si dormimos bien y el cortisol baja, estamos más equilibrados internamente.

Dormir como Dios nos trajo al mundo nos ayuda a mantener una temperatura ideal, lo que permite un sueño más plácido y reparador, que beneficia al cerebro y mejora la circulación y oxigenación

Además, según la investigación de la prestigiosa institución estadounidense, dormir desnudo disminuye el riesgo de diabetes. Se comprobó que aquellas personas que dormían en una habitación fresca (pero, no fría) y que mantenían una temperatura corporal ideal durante el sueño, tenían una mayor estabilidad en sus niveles de azúcar en la sangre y una mejor sensibilidad a la insulina.

Dormir sin ropas, a su vez, aumenta la quema de calorías mientras uno  duerme. Esto es así porque, cuando dormimos, nuestra temperatura corporal baja de forma espontánea y, en respuesta a esto, el cuerpo actúa tratando de elevar dicha temperatura, lo que supone un mayor consumo de calorías y, en consecuencia, una ayudita extra para estar en forma. Si, por el contrario, dormimos muy calentitos, el cuerpo ya no tendrá que hacer ningún tipo de esfuerzo.dormir

Estimula la vida sexual y sube la autoestima

Entre las conclusiones del estudio, los científicos destacan la importancia de dormir desnudos para beneficiar la vida sexual y mejorar la autoestima. “Estar piel a piel con la persona que amás aumenta los niveles de oxitocina, más conocida como hormona del amor, lo cual despierta el deseo sexual, aumentando la cantidad y calidad de los encuentros casuales debajo de las sábanas.

Olvidarse del pijama y las medias de lana hace que tu vida sexual sea más activa y que la relación con el propio cuerpo sea más natural y menos pudorosa. Poco a poco, se irán yendo todos los complejos que te impiden disfrutarte

Los científicos explican dormir sin ropa puede servir para superar de una vez la vergüenza que nos produce muchas veces desnudarse frente a alguien, arrinconando los complejos físicos que nos impiden ser feliz y disfrutar del propio cuerpo. Basta con probarlo algunas noches: si empezás a practicar el nudismo entre las sábanas, verás que poco a poco te sentirás más seguro y con mejor autoestima.

Además, las zonas genitales también se benefician de estar unas horas sin tantos roces de telas y elásticos. Evitamos la transpiración, las irritaciones y los ambientes propicios para la proliferación de bacterias. En el caso de los varones, mantener ventiladas y frescas sus partes íntimas, mejora su fertilidad.

Por último, el estudio sostiene que dormir desnudos nos ayuda a mantenernos jóvenes, ya que, durante la noche, se produce en el cuerpo un proceso de regeneración celular de la piel. Descansar sin ninguna prensa, ayuda a que la piel respire y se renueve sin obstáculos.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo