La ciencia confirma que abrazar árboles es beneficioso para nuestra salud

“Treehugger” (abrazadores de árboles) es una palabra que se usa para referirse despectivamente a los ambientalistas. A pesar de ello, los defensores del medio ambiente han decidido adoptar esa palabra para reírse un poco de si mismos. Pero ahora la ciencia nos acerca una novedad que puede darle otra luz a este término.

En un libro publicado recientemente, “Cegados por la Ciencia” el autor Matthew Silverstone, demuestra científicamente que los árboles mejoran muchos problemas de salud y que tienen importantes efectos beneficios para personas con males como algunas enfermedades mentales, trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), problemas en niveles de concentración, depresión y puede ayudar inclusive para aliviar dolores de cabeza.

tree-hugger-1_opt

“Innumerables estudios han demostrado que los niños muestran efectos psicológicos y fisiológicos significativos en términos de su salud y bienestar cuando interactúan con las plantas. Estas investigaciones demuestran que los niños funcionar mejor cognitiva y emocionalmente en entornos verdes y tienen reacciones más creativas cuando están en zonas verdes.” Explica Silverstone en su libro.

También incluye para sus conclusiones un informe general de salud pública que investigó la asociación entre los espacios verdes y la salud mental a través del cual se llegó a la conclusión de que “el acceso a la naturaleza puede contribuir significativamente a nuestro capital mental y nuestro bienestar”.

El informe concluye con lo siguiente: ” los espacios verdes seguros pueden ser tan eficaces como los medicamentos recetados para el tratamiento de algunas formas de enfermedades mentales”.

Silverstone demuestra cómo las propiedades vibracionales de los árboles y plantas son en realidad lo que nos da los impactos netos positivos para la salud. Se ha demostrado que un vaso de agua tratada con una vibración de 10 Hz es capaz de causar que la coagulación de la sangre cambie casi de inmediato. Algo similar es lo que generan los árboles, ya que tienen diferentes patrones vibratorios que un ser humano.

Así parece entonces que contrariamente a la creencia popular, abrazar un árbol puede hacernos más saludables. De hecho, ni siquiera tenemos que tocarlo para obtener mejoras, alcanza con estar lo suficientemente cerca para conseguir el mismo resultado.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo