Científicos desacreditan el mito de “no tener sexo antes de los deportes”

La noción de que los atletas no deben tener relaciones sexuales antes de competir porque podría afectar negativamente su desempeño, es una de las supersticiones que más tiempo se ha mantenido firme en el mundo del deporte, pero ese mito acaba de ser desacreditado.

De acuerdo con un nuevo estudio que examinó los vínculos entre el sexo y el deporte, no hay ninguna investigación plausible que sugiera que los deportistas no deberían tener relaciones sexuales antes de iniciar una competencia.

“Abstenerse de la actividad sexual antes de una competición deportiva es un tema polémico en el mundo del deporte”, dice la investigadora principal Laura Stefani de la Universidad de Florencia en Italia. “No encontramos ninguna evidencia científica sólida que indique que la actividad sexual tiene un efecto negativo sobre los resultados atléticos”.

A pesar de la falta de evidencia para explicar por qué este mito persiste hoy en día, no hay duda de que los argumentos para la abstinencia se remontan a muchos siglos atrás.

Ya en el siglo I dC, el antiguo médico griego Aretaeus de Cappadocia escribió que la fuerza de un hombre podría ser mejorada por la retención de semen, y la idea ciertamente ha pegado.

Incluso antes de eso, se dice que el filósofo griego Platón argumentó contra los deportistas olímpicos que tenían intimidad sexual antes de salir a competir.

El mismo pensamiento sigue vigente en los tiempos modernos. Y la cultura pop ayuda a mantener el mito vivo, con películas como Rocky, donde el entrenador de boxeo de Rocky Balboa advierte a su protegido de que “las mujeres debilitan las piernas”.

Para ver si había algo en la literatura científica que apoyara estas ideas, el equipo de Stefani examinó más de 500 artículos científicos publicados que examinaban los vínculos entre el deporte, el sexo, el rendimiento deportivo y la abstinencia.

Una vez que la investigación filtro datos irrelevantes, se quedaron con sólo nueve estudios que estaban en el tema que ha estado en boga alrededor de más de 2 milenios.

“Mostramos claramente que este tema no ha sido bien investigado y sólo se han reportado historias anecdóticas”, dice Stefani.

De los nueve estudios relevantes que se han publicado en los últimos 60 años los investigadores encontraron que ninguna de las investigaciones habían abordado sistemáticamente la cuestión de si el sexo afecta el rendimiento deportivo.

“No hay evidencia de una investigación metódica de las posibles diferencias por género, o intensidad, o el tipo de deportes practicados”, escriben los autores. “En la mayoría de los pocos manuscritos identificados, los hombres son más frecuentemente investigados que las mujeres”.

De hecho, en la medida en que podemos sacar cualquier tipo de conclusión de la investigación publicada, el consenso parece ser que el sexo antes de los deportes es más de un positivo que un negativo cuando se trata de rendimiento.

“En general, hay un impacto positivo global del sexo la noche antes de la competencia en el rendimiento del atleta”, escriben los autores. “Especialmente desde el punto de vista psicológico, el sexo tiene un efecto relajante, que puede ayudar a aliviar el estrés competitivo en los deportes de resistencia (maratón) o de concentración (tiro con arco o pistola)”.

Sin embargo, los investigadores advierten que la naturaleza un tanto dispersa de los estudios hasta ahora sugiere que realmente no hay verdades generales y confiables sobre la relación entre el sexo y el rendimiento deportivo.

“Todo lo que podemos decir es que no hay evidencia clara que sugiera que la primera detraiga a esta última, siempre y cuando los atletas se aseguren de que duerman bien antes de competir”.

“La presente revisión demuestra que la actividad sexual en el deporte está mal investigada tanto en hombres como en mujeres”, explican los autores. “Sin embargo, los datos disponibles realmente no apoyan la idea errónea de que la actividad sexual puede producir un efecto negativo en el rendimiento del atleta”.

“Las experiencias anecdóticas sostienen, por el contrario, un efecto positivo del rendimiento si la actividad sexual se lleva a cabo al menos 10 horas antes de la competencia deportiva”, añaden, “y en particular si no está asociada a hábitos incorrectos de estilo de vida tales como alcohol y el abuso de drogas o el tabaquismo”.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!