Inteligencia erótica: por qué es importante y cómo desarrollarla

Hay diversos tipos de inteligencia, y la erótica puede sumar mucho bienestar a la vida personal y de pareja. Los especialistas explican que, cuando se aprende y desarrolla, la vida sexual se vuelve más placentera. Las claves para ser sexualmente inteligente se basan en la autoconciencia y aceptación.

Marty Klein, sexólogo y autor del libro “Inteligencia sexual”, explica que “la inteligencia sexual o erótica es la capacidad de despertar y mantener el deseo en una situación complicada o incómoda y adaptarte a los cambios naturales de tu cuerpo para obtener placer“.

Además, según el experto, “es tener inclinación y la mente abierta para conocer el significado del erotismo, así como entender y aceptar que los momentos íntimos no siempre son como se planean”.

La psicóloga Esther Perel, autora de un libro sobr el tema, explica las claves para ser una pareja exitosa hoy: “Saber cómo reinventarse, porque vivimos dos veces más que antes. Flexibilidad, apreciación mutua, valorar lo que hace el otro. El éxito no está medido por los conflictos sino que por las apreciaciones. Aprender a repararse después de un problema. ¿Y cómo se repara? Con sentido del humor, con caricias, pidiendo disculpas, valorando lo que dijo el otro. Admirar al otro como persona y no sólo como funciona dentro de la familia. Apreciar que tenemos un día más con esa persona: ser agradecidos por lo que tenemos y no sólo criticar por lo que nos falta”.

Claves para ser sexualmente “inteligente”

Klein ofrece una fórmula muy sencilla para comprender lo que es la inteligencia sexual: Información + habilidades emocionales + conciencia de tu cuerpo. Con estas bases, es más fácil desarrollarla.

Aquí, cuatro claves para ser sexualmente inteligente.

  1. Conocer y explorar tu cuerpo. Los sicólogos estadounidenses Sheree Conrad y Michael Milburn afirman que el conocimiento de tu cuerpo hace que identifiques cuáles son tus zonas eróticas. Al comunicárselos a tu pareja, la vida sexual es más plena y satisfactoria. Al explorar tu cuerpo y conocerlo descubís tu propio sexo, sabes qué te atrae y excita, lo que te gusta y lo que no y en qué aspectos podés tener pudor o dificultad.
  2. Tener buena información. Ian Kerner, consejero sexual y escritor, sostiene que la orientación sexual que las personas reciben generalmente proviene de fuentes equivocadas. Tener información seria acerca de la sexualidad permite erradicar mitos y tabúes y disfrutar sin arriesgar tu salud y bienestar.
  3. Comunicar claramente los deseos. Kerner dice que poder comunicarte empáticamente y sinceramente con tu pareja sexual es relevante para elevar tu erotismo. Este punto se relaciona con el conocimiento de tu propio cuerpo y el de tu pareja. Al saber expresar lo que sientes, buscas y deseas, el entendimiento es mayor, crece la confianza y generas respeto mutuo.
  4. Conectar con los demás. Es relevante la conexión con los demás porque sostener una vida sexual enriquecedora implica a otras personas. Lo deseable es abrirte a los demás y tener dominio de habilidades sociales, como hablar con la pareja y comprender su erotismo. La inteligencia sexual implica aprender a ser sinceros con nosotros mismos y con nuestra pareja, sobre quiénes somos sexualmente.
  5. Mantener la propia energía erótica: sentirse vivo, conectado con uno mismo, con el propio cuerpo y la sexualidad. Si alguien se siente muerto por dentro, no importa lo que haga el otro.

De acuerdo con los expertos, mediante estas claves es posible desarrollar la inteligencia sexual. Al conocerte, explorarte, informarte y desprenderte de miedos, culpas o tabúes disfrutas de la verdadera sexualidad. Recuerda que con amor y respeto es mejor.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo