Berlín, la ciudad que resurgió de sus cenizas y fascina a los jóvenes

En mayo de 1945, Berlín era un horror de escombros, destrucción, dolor y ruinas. Pasaron más de 70 años y hoy encabeza la vanguardia y la modernidad en Europa.

Los berlineses no ocultan su pasado debajo de la alfombra, pero recordándolo, miran al futuro y esto se evidencia en sus edificios y su ritmo de vida.

¿Le damos un vistazo rápido ya que Europa nos obliga a correr de ciudad en ciudad?

La Puerta de Bradenburgo se abre majestuosa con sus 26 m de alto, 65,5 m de ancho y 11 m de largo.

Su arco esta coronado por una extraordinaria Cuadriga que representa a la diosa Victoria en un carro tirado por 4 caballos que avanzan en dirección a la ciudad.

Es sin duda la panorámica más representativa de Berlín

Además de histórica, es el escenario de muchas escenas de películas de espías y sigue atrayendo a los turistas. Una serie de adoquines marca por donde pasaba el infame Muro de Berlín.

Las cruces blancas recuerdan a los infortunados que pagaron con su vida el intento de cruzarlo.

Frente a la puerta se despliega el Tiergarten, un inmenso parque que en su rotonda central, despliega la Siegessäule (Columna de la Victoria) y su famosa Victoria Alada, donde los ángeles de la película “El cielo sobre Berlín” de Win Wenders, solían posarse para contemplar la ciudad.

En las cercanías de la puerta se encuentra el Reichstag (Parlamento), donde verás la cúpula vidriada, un recorrido circular de espejos que al llegar al final ofrece unas hermosas vistas.

La Potsdamer Platz, durante la Guerra Fría, fue el patio trasero de las dos mitades de Berlín. Por el medio cruzaba el Muro, y a nadie le gustaba pasar cerca de allí.

potsdamer_platz_c_berlin copy

Ahora, es un colosal centro de vidrio y acero, de luces que cambian de colores, con una cúpula invertida que es una maravilla de la arquitectura. Aloja a un centro comercial, al Sony Center y a diversos edificios que compiten por llegar más alto.

La Potsdamer Platz está llena de restaurantes de todo tipo. Si se quiere aprovechar por lo típico, en cualquier bar de las cercanías sirven la Boulette (albóndiga frita de carne con perejil y cebolla) y la Kasseler (costilla de cerdo ahumada).

sonyctr

Del nefasto período nazi se puede visitar el museo Topografía del Terror, en el antiguo cuartel de la SS, y a no mucha distancia se encuentra el memorial del Holocausto, un gigantesco laberinto de bloques de hormigón levantados en una suave loma, que flanquean un centro de interpretación y memoria de la deportación y exterminio de los judíos en Europa.

Checkpoint Charlie. después de la construcción del Muro de Berlín, quedaron pocas fronteras a través de las cuáles los ciudadanos pudieran moverse entre las dos Alemanias. El alcalde de Berlín Occidental consiguió que sus ciudadanos pudieran visitar la parte oriental con algunas restricciones y Checkpoint Charlie era el lugar de acceso.

Hubo muchos ciudadanos que huyeron engañando a los militares que controlaban Checkpoint Charlie. Algunos tuvieron suerte y escaparon, pero otros fueron interceptados y asesinados sin piedad.

Cartel de entrada al sector americano

Desde el año 2001, en Checkpoint Charlie se encuentra instalada una réplica del cartel que años atrás advertía a los ciudadanos: “Está abandonando el sector americano” o “Está entrando al sector americano”.

Aparte del cartel, hay una pequeña frontera en la que los turistas se fotografían sin parar, además de una larga colección de fotografías y textos de la época, donde se puede ver el aspecto que llegó a tener ese punto.

Para ver restos del famoso Muro, pueden acercarse a la Bernauer Strasse, donde todavía queda un buen tramo donde se mantienen las casetas de los guardias, con un fragmento de “tierra de nadie” y sus alambradas. Solo faltan los perros ladrando, los focos iluminando y los soldados gritando “¡Atchung!” para completar el escenario.

El arte le cambió la cara a otro trozo de muro que se encuentra en el East Side Gallery, donde en su kilómetro y pico de extensión los grafiteros dejan auténticas maravillas de arte urbano en este resto de pared.

east_side_gallery-berlin-1500x850

En la zona monumental, se alza majestuosa en las proximidades del Río Spree, la Catedral de Berlín, coronada por una cúpula de cobre de color verdoso, con sus muros muy grises y envejecidos.

catedral-berlin

La conocida Isla de los Museos de Berlín, situada en el río Spree junto al corazón de la ciudad, es uno de los conjuntos museísticos más importantes del mundo.

spreeinselfoto1

El complejo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está formado por cinco prestigiosos museos que albergan colecciones arqueológicas y de arte.

museuminseln-1

Durante la Segunda Guerra Mundial gran parte de los edificios de la isla quedaron terriblemente dañados y algunos han visto finalizadas sus reformas recientemente.

Forman la Isla de los Museos:

Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum): El Museo de Pérgamo es el museo más imponente y visitado de la Isla de los Museos de Berlín. Las colosales reconstrucciones que acoge en su interior hacen de él un museo único.

museo-de-pergamoMuseo Antiguo (Altes Musum).

museo-antiguoMuseo Nuevo de Berlín (Neues Museum): El Museo Nuevo es la joya de los cinco museos que componen la Isla de los Museos. Tanto su arquitectura como su colección es sorprendente y su obra maestra es la famosa Nefertiti con su ojo vacío, y un valioso legado de momias, pergaminos y figuras funerarias del Antiguo Egipto y de la prehistoria.

Fachada-del-Nuevo-Museo-de-BerlinAntigua Galería Nacional de Berlín (Alte Nationalgalerie).

antigua-galeria-nacionalMuseo Bode (Bode Museum).

museobodeberlin

La Torre de la Televisión de Berlín, erigida en 1969 en el centro de Alexanderplatz, se construyó para mostrar la superioridad del comunismo sobre el capitalismo.

Fernsehturm_Torre-de-televisión_berlín

1500-Berlin-Alexanderplatz-Weltzeituhr-und-Fernsehturm-1500x990-590x389

Una curiosidad de la torre es que el cristal que cubre la parte principal de la estructura hace que, cuando refleja el sol de la mañana, se vea una cruz en el centro de la esfera. Este fenómeno hizo que los occidentales llamaran al símbolo del poder soviético “La Venganza del Papa”, echando por tierra la propaganda comunista.

Berlin TV Tower part

Las mejores vistas de Berlín se obtienen desde la Torre de la Televisión y su restaurante giratorio permite tener una buena comida tradicional de Berlín, mientras se contemplan las luces que comienzan a tapizar la ciudad.

restaurante-torre-televisionvistas-torre-television

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!