Madre del Emigrante: una mujer loca de dolor

En Gijón, hermosa ciudad asturiana, instalaron en 1970 en uno de los extremos de la playa de San Lorenzo, una estatua del cántabro Ramón Muriedas, a la que popularmente se bautizó como ‘la muyerona’ y también como ‘la loca’.

 Es uno de las esculturas más características de la ciudad, con un fuerte sentido simbólico

Muriedas intentó plasmar en ella el sufrimiento de tantas asturianas y gijonesas que vieron como sus hijos debían partir en busca de una vida mejor. Situada en el Paseo del Rinconín, la Madre mira al mar, hacia el que estira degarradoramente una de sus manos.

Efectivamente, estaba loca tal como lo dice el nombre con el que la llaman. Loca de pena.

La escultura de Muriendas, que mira al mar desgarrada con un brazo en alto, es el Monumento a la Madre del Emigrante

Gracias a Eugenio Wilfredo Gonzalez Gutierrez, un enamorado de Gijón, por tan maravillosas fotos.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!