Roma impactante: el Panteón de Agrippa en todo su esplendor

Una de las más gratas sorpresas, cuando uno recorre Roma, es dar de repente, en medio de las intrincadas callecitas del centro romano, con un edificio de dimensiones colosales, majestuoso con sus muros de mamposterías ruinosas, sus columnas esbeltas, su cúpula asomando, radiante, como el sol naciente y el aplomo que le confiere su evidente edad.
Hablamos del Panteón de Agrippa, o Panteón Romano, imponente por si mismo, pero cuya magnificencia cobra aún mayor fuerza debido a la desproporción de la escala con respecto a los edificios y calles circundantes.

El Panteón es uno de los monumentos mejor conservados de la Antigua Roma.

Contemplar sus severas formas clásicas conviviendo con normalidad con edificios de la ciudad moderna produce una extraña sensación de anacronismo. Y no sin emoción se atraviesan los enormes batientes de bronce para entrar bajo la cúpula levantada por Adriano hace 1900 años.


De todos los edificios que Agrippa proyectó y edificó, el más importante, por su significado simbólico y sagrado fue el Panteón. Al igual que su maestro, Anaximandro, que escribió un tratado sobre la esfera celeste, Agrippa realizó este edificio como analogía a la esfera celestial. El edificio, de proporciones cósmicas, reproduce, en sus dimensiones, la esfera celeste en la que los siete astros o divinidades principales del panteón romano presencian las actuaciones de los hombres.

El proyecto de Agrippa construía la esfera celeste que Anaximandro ideo cinco siglos antes. Su geometría interna es la de una esfera que en su parte superior posee un oculus, o abertura circular, con un diámetro de 27 pies (8.20 m.), y como fuente única de luz para todo el espacio interior.

Este “oculus” central, prodigio constructivo, que domina el espacio interior y es la única fuente de luz de todo el edificio, representa admirablemente el sol durante el día y la luna durante la noche.

La luz de ambos, la de la luna como reflejo solar, domina todo el espacio y lo recorre de manera cíclica. No olvidemos que el edificio se encuentra orientado a norte, permitiendo a través de un monumental gnomon (término que en griego significa “el que sabe”) observar la mecánica del cosmos.


Durante el solsticio de verano, a la hora del medio día, la proyección del disco solar se presentaba con una deslumbrante presencia en la entrada del templo (que permanecía en sombra) y proviniendo desde el interior del edificio. Esta sorprendente presencia en el centro del pronaos se materializaba entre las imágenes de Augusto y Agripa, y presentaba al exterior una interesada escenografía de recuerdos antiguos.

El disco solar acompañaba en sus representaciones a los faraones en Egipto, y también a los dirigentes del imperio en su gobierno.

Aunque el Panteón conserva en su frontispicio el nombre de Agrippa, que levantó el primer Panteón en tiempos de Augusto, el edificio que hoy vemos fue construido por el emperador Adriano en el siglo II. La forma esférica de su interior (la cúpula es una media esfera perfecta) debía reflejar la perfección del Imperio Romano, destinado a durar eternamente.


El Panteón constituye una de las cumbres de la arquitectura romana, perfecto en el equilibrio y armonía de sus formas y en su impecable construcción.

Hoy, además de seguir siendo una iglesia con culto, el monumento cumple la función de panteón real. Contiene las tumbas de los dos primeros reyes de la Italia unificada, y también la tumba del insigne pintor renacentista Rafael.


La visita al Panteón es muy sencilla. Se trata de un único y solemne espacio, y su contemplación te llevará el tiempo que quieras detenerte: desde 5 minutos a 1 hora. Siendo tan céntrico, te recomendamos que lo visites más de una vez. Es más, ya vas a ver que es inevitable volver a visitarlo. Produce una extraña fascinación que te lleva a volver cada vez que estás cerca.

La Plaza en que se encuentra es muy recogida y siempre animada: un buen lugar para sentarse en una terraza a tomar un café

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!