Los viajes y rutas en tren más bonitos del mundo

Algunos de estos viajes duran dos horas, pero también una semana, y te pueden costar unos pocos euros o tanto como un crucero de lujo, pero todos tienen en común el placer de viajar en tren y regalarte un paisaje por la ventanilla que vale la pena disfrutar.

La ruta del Transiberiano

Cada año, miles de viajeros preparan su mochila para ir en tren de Rusia a China pasando por Mongolia. Aunque la ruta tradicional del Transiberiano va de la capital rusa hasta Vladivostok, lo cierto es que el ramal Transmongoliano es el que tiene más adeptos.

Son muchos los que piensan que el Transiberiano es un tren en sí mismo, y esto no es así, ya que es una ruta con dos ramales (Transmongoliano y Transmanchuriano) en la que operan varios trenes.

Hacer todo el recorrido de un tirón en un solo tren lleva entre 5 y 7 días, dependiendo de la ruta escogida. Gozarás de unas increíbles vistas desde el compartimento si decidís no bajar, haciendo la opción de los tres países; pero te perderás la oportunidad de hacer una parada en el impresionante lago Baikal o pasar unos días en el desierto del Gobi durmiendo en gers, las tiendas de campaña de los mongoles.

Los fiordos noruegos

La acción de los glaciares ha creado conjuntos de extraordinaria belleza, como son los fiordos. Existe un ferrocarril especial para vivir la experiencia muy de cerca. Se trata del tren de Flamsbana, un trayecto turístico que parte de la ciudad de Myrdal, en la montaña, y termina en Flam, a pie del fiordo, abarcando unos 20 km.

Vistas desde el tren de Flam

No en vano, es el camino férreo más escarpado del mundo, salvando una pendiente del 55% y con más de 860 metros de desnivel entre el punto de partida y el de llegada.

Durante el recorrido, de aproximadamente una hora de duración, se tiene la oportunidad de conocer el majestuoso fiordo Aurlandsfjord, un ramal del fiordo más largo de Noruega, el Sognefjord. A lo largo del trayecto se podrán ver impresionantes cascadas, barrancos de vértigo y paisajes de ensueño mientras se atraviesan más de 20 túneles. Si tu idea es recorrer buena parte de Noruega en tren, una de las posibilidades es tomar el tren de Bergen que sale de Oslo, y en la parada de Myrdal, tomar el tren hasta Flam. Reservar con tiempo si es temporada alta.

Transcantábrico, en el Norte de España

Recorre la cornisa cantábrica y tu mirada se inundará de un verde intenso a través de las provincias de Asturias, Cantabria y Galicia. La línea de lujo va de San Sebastián a Santiago de Compostela y, en su recorrido, es posible ver pueblos como Viveiro, Luarca, Santillana del Mar, además de capitales como Oviedo, Santander o Bilbao. Los vagones disponen de suites con baño privado y todas las comidas están incluidas. A lo largo de siete noches, este tren de lujo español logrará que conozcas la España verde desde otro lugar.

Todas las excursiones están programadas e incluidas en el precio de viaje, desde las entradas a los museos hasta las de las catedrales o claustros, así como los recorridos en autocar entre algunos de los puntos del trayecto. Esta línea de tren respeta hasta tal punto el descanso de sus viajeros que de noche se detiene por completo para que el traqueteo del tren no desvele el sueño de los pasajeros.

Amtrak Coast Starlight

Este recorrido es una magnífica aventura en tren en la Costa Oeste de Estados Unidos.
Con viajes diarios entre Los Angeles y Seattle, el tren del Coast Starlight pasa por Santa Bárbara, el área de la Bahía de San Francisco, Sacramento y Portland. Comúnmente considerado como una de las rutas de trenes más espectaculares, el Coast Starlight une las ciudades más grandiosas de la Costa Oeste.

El ferrocarril de la muerte

El Ferrocarril Tailandia-Birmania y otros nombres similares, fue un ferrocarril entre  Bangkok, Tailandia y Rangún, Birmania, construido por el Imperio del Japón durante la Segunda Guerra Mundial para apoyar a sus tropas en la Campaña de Birmania. Para su construcción, se utilizó mano de obra forzada.

Uno de los puentes más famosos de la literatura y el cine es el puente sobre el río Kwai.

Puente sobre el río Kwai

El original, terminado en febrero de 1943, era de madera, pero pronto fue bombardeado por los aliados. Los prisioneros de guerra lo arreglaron, pero los bombardeos volvieron a destruirlo. Esta cadena continuó hasta la rendición de los japoneses en 1945.

Este puente se sitúa en Kanchanaburi, donde merece la pena visitar los museos temáticos sobre la guerra, además de realizar excursiones en los alrededores y conocer sus fantásticos parques naturales.

De China al Tíbet

Una de las razones para escoger este tren a la hora de ir de China al Tíbet, es el paisaje del que se disfruta durante los más de 4.000 km que separan ambos puntos. No hay que perder la oportunidad de divisar la cordillera Kunlun, que forma parte del sistema de los Himalayas y que cuenta con 3 picos que superan los 7.500 metros de altura.

Otro punto de interés es el lago Cuona, dentro de la reserva natural de Qiangtang. Es un lugar sagrado para los tibetanos situado a 4.800 metros de altitud, lo que le convierte en el lago de agua dulce más alto del mundo.

Alaska en tren

La línea Denali Star es un tren dotado de cómodos asientos y extraordinarios ventanales que lo convierten en un mirador panorámico sobre rieles.

En tres horas, cubre el trayecto entre Anchorage, la ciudad más poblada de Alaska, y Fairbanks, la segunda ciudad más grande del estado y en la que la belleza de las auroras boreales se disfruta un promedio de 200 días al año. El paisaje que ofrece esta ruta es tan espectacular que el tren aminora la marcha, e incluso se detiene, para que el turista agote su cámara de fotos.

El tren de las nubes

El tren a las nubes se encuentra en la Argentina y constituye una experiencia realmente especial. Recorre 434 km en 16 horas, y va desde la ciudad de Salta, en el Valle de Lerma, a 1.187 metros de altura, hasta el viaducto de la Polvorilla, que está situado a 4.200 metros de altura. El tren atraviesa la zona conocida como Quebrada de Toro hasta llegar a La Puna, para después hacerlo a la inversa. Durante el trayecto, esta línea atraviesa un total de 29 puentes, 21 túneles, 13 viaductos, 2 “rulos” y 2 zigzags.

El tren a las nubes tiene una capacidad de 468 pasajeros y circula a una velocidad de 35 km/h.

El mítico Orient Express

El espíritu de Agatha Christie y su famosa novela de intriga, que tuvo este tren como testigo mudo de su famoso asesinato, siguen ejerciendo un tremendo atractivo en el viajero que decide pagar una cantidad de dinero nada desdeñable por cubrir la distancia entre Londres y París a bordo del Venice-Simplon Orient Express. El primer servicio con este nombre nace en 1883. Se trataba de un tren que salía tres veces por semana de París y acababa en la ciudad rumana de Giurgiu, pasando por Estrasburgo, Múnich, Viena, Budapest y Bucarest. Seis años después, se terminó la línea hasta Estambul.

A pesar del empuje de los trenes de alta velocidad y los billetes baratos, el Venice-Simplon Orient Express, lejos de quedar enterrado en el olvido, sigue ofreciendo al turista una experiencia única. Este hotel de cinco estrellas de estilo Art Decó sobre rieles, en el que gastronomía y el trato exquisito se dan la mano, acaba de abrir una ruta hasta Estocolmo desde Venencia con parada en Copenhague. Sin duda, el modo más lujoso de llegar a Escandinavia.

 

 

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!