Consejos para viajar a Europa por primera vez

Visitar por primera vez Europa es de las experiencias más emocionantes que cualquier viajero puede tener. Ver con tus propios ojos tantos sitios representativos como la Torre Eiffel, el Coliseo en Roma, el Big Ben en Londres, la Sagrada Familia en Barcelona, el Duomo de Florencia, las góndolas de Venecia… Cuántas veces los has visto a través de la magia del cine, o en fotos de viajeros amigos y ahora podrás estar ahí, sacando tu propia foto.

Si llegó el momento de tu viaje, es importante conocer, además de los requisitos formales, otras cuestiones importantes para viajar a Europa por primera vez:

Equipaje: llevá poco equipaje, lo menos que puedas, así te moverás con mayor facilidad y no correrás riesgo de pagar sobrepeso en tus transportes aéreos.

Contratar un seguro médico: además de ser un requisito primordial para ingresar al continente, es inteligente estar cubierto en caso de emergencia.

Llevar dinero del país al que irás en efectivo: nunca se sabe para qué podés necesitar efectivo. Cuando llegás a una ciudad nueva, tenés que tomarte un bus, un tren o un taxi y vas a necesitar billetes de verdad. Los plásticos no sirven siempre, especialmente en pueblitos o ciudades pequeñas.

Tratar de tener tarjetas de crédito con chip: en Europa usan tarjetas con chip. Las de banda magnética no son aceptadas en algunos lugares, por ejemplo en los países nórdicos.

Las tarjetas de débito sirven para comprar en negocios:  las tarjetas de débito son aceptadas en todos los negocios. Tan solo debés asegurarte que esté habilitada para hacer transacciones en el exterior. Cuando compres con tarjeta de débito asegurate de que no vas a querer devolver lo comprado, ya que, salvo que sea un cambio, si lo devolvés, el comercio lo aceptará, pero el dinero quedará dando vueltas por el mundo porque a tu cuenta no llegará.

Sacar un pase de tren si vas a recorrer varios países: muchas veces los pases son convenientes si vas a estar subiendo y bajando de trenes.

Hacer uso de los descuentos de las aerolíneas low-cost: las aerolíneas de bajo costo no siempre son más baratas que las tradicionales, pero en determinados tramos te hacen ahorrar bastante en trayectos cortos dentro del continente europeo. Algunas de ellas son: Ryanair, EasyJet, Vueling, Air Berlin, Wow, Monarch, Hop, entre otras.

Reservar alojamiento con anticipación si vas a en temporada alta: es preferible que reserves con tiempo ya que además de ser precavido, podrás recibir algunos descuentos también. Y si elegís no reservar, tené en cuenta que pueden pedirte una copia de la reserva cuando pases por migraciones, por lo tanto es necesario que hagas una reserva al menos por una noche.

Las mejores épocas para viajar son otoño y primavera: si podés elegir, lo mejor sería ir de marzo a mayo o de septiembre a noviembre. En verano no sólo hace calor sino que está todo lleno de gente que sale de vacaciones. En invierno te congelás.

Comprar pases de transporte público si los hubiera: cuando estás visitando por primera vez una ciudad y te movés en transporte público, es lógico que uses el metro, bus, tren o tranvía para ir de un lado a otro sin parar. Los pases suelen ser por un día o por una semana y te permiten viajar ilimitadamente por un monto fijo. Mientras más viajas, más amortizás el gasto.

Dejate llevar: sin duda antes de ir uno estudia y sabe que hay lugares que sí o sí se deben visitar, pero guárdate un día para perderte por una de estas maravillosas ciudades. Simplemente caminá sin rumbo, disfrutando de no trabajar de turista. Nunca sabés con qué te podés encontrar a la vuelta de la esquina.

Aprovecha los free walking tours de las ciudades: sobre todo si no te gustan los museos o monumentos, dar una vuelta por la ciudad acompañada de un local puede ser muy interesante. Los tours son gratuitos pero se acostumbra dejar propina al guía.

Por último, no olvides los siguientes puntos:

Adaptadores para tus aparatos electrónicos, pues allá los enchufes son distintos y también los voltajes.

Una guía impresa pues no siempre podrás tener acceso a información digital (por falta de batería y/o wi-fi).

Zapatos muy cómodos para que camines sin parar.

Paraguas, para cuando te sorprenda la lluvia.

Una mochila pequeña para llevar tus cosas durante el día.

Una botella de agua, que podrás estar rellenando en casi todos los lugares.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!