El Castillo de Praga: pacífico centinela de la ciudad

La soberbia fortaleza se erige en la colina de la ciudad y regala increibles vistas del río Moldova

En el siglo IX se construyó la fortaleza que dio origen a la capital checa. Ubicada sobre un promontorio orientado al Moldava, el conjunto defensivo se acompañó enseguida de un palacio, 3 iglesias y un monasterio.

Todo esto fue rodeado por una muralla que propició el surgimiento de un pueblo a su servicio, el actual barrio de Malá Strana.

Con el paso de los siglos el Castillo de Praga se convirtió en el centro de una zona de palacios de embajadores, jardines y conventos como el de Loreto o el de Strahov.

No se trata entonces de un castillo que se corresponda con la imagen que tenemos habitualmente de este tipo de construcciones, sino de un impresionante conjunto arquitectónico compuesto por varios palacios y numerosos edificios administrativos y religiosos distribuidos a lo largo de varias calles.

Tal abundancia de riquezas ha convertido la colina del Castillo en un enclave que requiere, al menos, un día entero de visita, ya que para visitarlo completamente hacen falta varias horas, por lo que te recomendamos organizar bien el tiempo para que puedas abarcarlo entero, y sobre todo para saber qué entrada comprar, ya que en función de los monumentos del conjunto que quieras a visitar, pagarás más o menos.

Praga

Estos son sus principales monumentos:

El antiguo Palacio Real, donde destaca la Sala Ladislao.

La imponente Catedral de San Vito, el edificio religioso más importante del país.

El famoso Callejón del Oro, que con sus casitas de colores constituye una de las estampas más pintorescas de Praga.

El Convento de San Jorge, primer monasterio de Bohemia, y la Basílica de San Jorge, con una llamativa fachada barroca. Están justo enfrente de la catedral.

El Palacio Lobkowitz, que alberga una de las mejores colecciones de arte privado de la República Checa, con obras de Velázquez, Rubens o Canaletto.

La Torre Blanca, prisión de nobles y aristócratas, y la Torre Negra, conocida con este nombre por su aspecto ennegrecido debido a un incendio.

La Torre Daliborka, prisión para los presos comunes, que toma su nombre de la leyenda del joven Dalibor, su primer recluso.

Se cuenta que Dalibor fue un joven condenado a muerte por ayudar a los esclavos que se habían rebelado contra el poder de los nobles a finales del siglo XV. Estando en prisión, Dalibor consiguió un violín y tocaba desde su celda bellas melodías que enternecían a los habitantes de Praga. Estos le llevaban alimentos, y temiendo una revolución popular al matarlo en público, los nobles le dieron muerte en la propia cárcel.

El camino más lindo para llegar hasta el castillo es el que sube a pie desde Malá Strana, siguiendo las escaleras que conducen hasta arriba, se va intuyendo la silueta de este imponente conjunto.

Datos sobre el palacio:

*Las medidas del antiguo palacio real son impresionantes: 130 metros de ancho por 570 de largo.

*En su interior se custodian las joyas de la Corona de Bohemia.

*El Castillo de Praga es actualmente la residencia oficial del Presidente de la República Checa: cuando la bandea ondea es que el presidente se encuentra allí.

*En 1962, el castillo fue declarado Monumento Nacional y está considerado Patrimonio de la Humanidad.

*Durante la Segunda Guerra Mundial fue el cuartel central de los nazis en Praga.

*Todos los días a las 12:00 horas se realiza el cambio de guardia frente a la entrada del Palacio Real, con un desfile militar y música en directo. A las horas en punto se hace otro cambio de guardia, pero más sobrio y menos espectacular.

*El Castillo de Praga se ilumina todos los días al caer la tarde y hasta medianoche e incluso más tarde en verano. La imagen del conjunto iluminado es una de las panorámicas más bonitas de la ciudad.

En torno a sus murallas fueron adosándose las humildes viviendas de los sirvientes y trabajadores de la corte, así como las de los artesanos que trabajaban al servicio de la familia real.

Este pequeño núcleo formado alrededor del castillo sería el germen de la ciudad de Praga, cuya historia comienza con él. Su situación no es casual, pues al estar junto al río Moldava, gozaba de una posición estratégica a nivel defensivo y de abastecimiento.

Vista desde el Castillo

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!