“Mi país, arrodillado a cielo abierto”: el dolor de una italiana en Buenos Aires

Elena Morettini es italiana, de la región de Perugia. Geóloga de YPF, vive en Buenos Aires desde hace 8 años, con Roberto, su marido, y sus dos hijos. Aquí, su tristeza y su homenaje a su querido país, y su mirada desde una estudiosa de la tierra, que tanto da y tanto quita.

Dolor. Tristeza. Otra vez. Una y otra vez. Es un desastre… Mi región está destrozada, mi gente está partida al medio. Mi país está arrodillado, todos rezando a cielo abierto porque las iglesias románicas se vinieron todas abajo.

Mi región, Umbria, es el corazón verde de Italia, un lugar maravilloso al que pocos turistas van. En el verde limpio de los bosques apenínicos, que de repente se abre a bellezas artísticas de valor infinito, hay pueblos minúsculos e iglesias románicas, cuya belleza no tiene par por simpleza y elegancia. Simples. No barrocas. Sencillas, como se construían entre el 800 y el 1200 después de Cristo.

La Basílica de San Benedetto, en Norcia
La Basílica de San Benedetto, en Norcia

La elegancia de la piedra calcárea, apeninicas rosadas y blancas, que hace de Norcia, Assisi, Colfiorito, Camerino, patrimonios de la humanidad sin pares.

italia

No queda nada. La basílica de Noria, el pueblo más hermoso del altiplano, un símbolo, o “El” símbolo, existe ahora solo en dos dimensiones, las de la fachada. La tercera dimensión, el volumen, el techo, no existen más. Un portal que hoy se abre sobre la nada, puro vacío, destruida por un sismo.

El mecanismo mismo que generó estas hermosas montanas, ha tirado abajo lo que en 2.500 años de historia nos habían legado, empezando por los etruscos. Gran parte de lo que el hombre artista ha construido está ahora en el suelo.

italia

El planeta es dinámico y nosotros, humanos, casi no existimos en una historia larga, en la que somos apenas un minuto. Las cosas buenas que hicimos la Tierra se las tragas, pero las malas tienen consecuencias para nuestros hijos, como decía Giacomo Leopardi.

terremoto

El volcán y el sismo siempre ganan… Se trata de fuerzas extremas de evolución del planeta. Un movimiento pequeño imperceptible para el planeta es una gran catástrofe para el hombre.

Nada puede contra una tierra que tiembla. Nada. Sólo nos queda la memoria histórica de todas esas belleza infinitas, como el cielo vacío de las fotos de hoy

Las iglesias de esas zonas fueron construidas mucho antes que las de Roma, no es el barroco del 1600 de la basílica de San Pedro de Roma. Es anterior. Desde los etruscos, la gente de mi región, humilde, trabajadora, construye cosas hermosas. Esas iglesias son el patrimonio italiano más valioso. Son construcciones del 800, 900, 1.000 después de Cristo, cuando se estaba formando el idioma italiano, e inmediatamente después viene Dante Aligieri, alumbrando todo un momento de renacimiento después del medioevo.

whatsapp-image-2016-10-30-at-09-43-54

Todo lo construido en esa región se hizo con la piedra misma de los apeninos. Y hoy, esa misma piedra que generó estos pueblos maravillosos, estas bellezas arquitectónicas, vuelve a moverse, y produce estos movimientos que rompen todo y se tragan la historia, devorando las joyas artísticas que maravillaban al mundo en medio del bosque verde.

Postales de la región antes del terremoto.
Postales de la región antes del terremoto.

Es todo un tema de escala. Lo que es un movimiento imperceptible, mínimo e insignificante para el Planeta, como son estas fallas directas que generan estos sismos en el Apenino, son el comienzo y el fin de la vida del hombre. El Planeta ni lo percibe. Italia es un país de alto riesgo sísmico. Estamos en la conjunción de dos placas, la placa europea y la placa africana, que se mueven una contra la otra. Es la naturaleza misma.

Las fotos duelen. Pero mírenlas. Vayan a verlas como homenaje a quien hoy, 30 de octubre, se queda no sólo sin casa sino también sin iglesias, sin pueblos, sin belleza, arrasado por el terremoto más fuerte de los últimos 40 años

Hoy, estos pueblos, la Italia central hasta Roma, y el país todo, se queda arrodillado mirando el cielo frente a la basílica de Norcia. ¿Cómo haremos para seguir? Mi abrazo fuerte y apretado desde Argentina a cada una de mi gente, tan amada.

italia

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo