Un bosque noruego convertido en un mágico territorio de hadas

Realizando una serie de instalaciones de luz a medida, un grupo de artistas iluminaron una parte especial de un bosque noruego cercano a Oslo, para el deleite de los excursionistas locales.

Dos de las cosas favoritas de los noruegos, el senderismo y el chocolate, se han unido de una manera hermosa e impar. El fabricante local de chocolates Freia, que elabora el Kvikk Lunsj, un popular producto entre los excursionistas, también conocido como “Snappy Lunch,” patrocinó un proyecto artístico inusual que transformó el bosque durante la noche en un lugar de ensueño mágico, utilizando cables y tiras y bolas de luces. Luego invitó a los excursionistas a explorar el bosque iluminado, con una barra de chocolate Freia en su bolsillo, por supuesto.

bosque-noruego-5_opt

El senderismo es una parte muy importante de la cultura noruega, sobre todo entre los meses de verano y otoño. Uno de los problemas, sin embargo, es la profunda oscuridad que, a excepción del verano,  cae sobre este país del norte, lo que es difícil salir y explorar ampliamente el teriitorio circundante. Este proyecto artístico fue visto como una manera de extender la accesibilidad del bosque, aunque sólo sea por una noche, y crear algo mágico en el proceso.

bosque-noruego-1_opt

La instalación se llevó a cabo en Dølerud, una pequeña explotación en medio del bosque que ha sido importante para la gente de Noruega durante siglos, ya que se consideró el hogar de antiguas criaturas místicas. Dølerud, conocido como “el bosque del cuento de hadas,” está ahora protegido por la ley de bosques de Noruega. Debido a este estatus de protección, no se permiten vehículos motorizados, por lo que los artistas tuvieron que llevar todos los implementos a lo largo de un sendero fangoso de dos kilómetros con el fin de armar la instalación.

bosque-noruego-2_opt

El efecto, como se puede ver en el clip de vídeo de corta duración que está a continuación, es impresionante. Los excursionistas, con pequeñas luces pegadas a sus ropas, siguen una trayectoria marcada a su vez con elementos lumínicos ligeros hechos a medida en diferentes áreas a lo largo del camino. Se pasa un lago lleno de pequeñas bombillas brillantes y se llega a la instalación final, un arco iris de cables brillantes. Al parecer, los animales del bosque estaban curiosos y llegaron a explorar las misteriosas luces, pasando a formar parte de la instalación temporal.

 

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo