Durmiendo con el enemigo: los costos de ir a la cama con el smartphone

Todos lo hacemos: tener el celular al lado de la cama es un hábito cotidiano, pero es algo que los expertos no recomiendan, ya que puede influir negativamente en el sueño y, si la batería es defectuosa, puede incluso ser peligroso. “Realizar actividades con el smartphone justo antes de irse a la cama va en contra del relax que requiere el quedarse dormido”, subraya Alfred Wiater, presidente de la Asociación Alemana de Investigación del Sueño y Medicina del Sueño (DGSM). “También puede ser negativo para la calidad del sueño el quedarse dormido sabiendo que uno está disponible en cualquier momento a través del teléfono”, agrega.

Uno de los factores más perjudiciales tiene que ver con la luz azul de la pantalla, que “bloquea la secreción de la hormona del sueño, la melatonina y, por lo tanto, el sueño”, subraya Wiater.

No se recomienda tener el celular cerca en la noche sobre todo a aquellos que tengan problemas con el proceso de quedarse dormido y que sufran interrupciones o se despierten seguido

También las vibraciones del teléfono perjudican el buen descanso. De todos modos, si no querés separarte del teléfono, hay aplicaciones como “Night Shift” o “Twilight” que filtran los componentes azules de la luz de la pantalla, que aparece en colores anaranjados.

¿Hay que expulsar entonces el smartphone del dormitorio? “Hay situaciones en las que es tranquilizador tenerlo, por ejemplo cuando uno está esperando una comunicación personal y tiene que estar disponible”, relativiza Wiater.

La tecnología puede ayudar, a través del modo “No molestar” que tienen tanto Apple como Android y que bloquea notificaciones y llamadas, excepto algunas seleccionadas o el despertador. La configuración de emergencia permite recibir llamadas únicamente cuando una persona llama varias veces en un lapso de pocos minutos.

Wiater cree pese a todo que no hay que tener el smartphone en el dormitorio, salvo excepciones. Y el trabajo no debería ser una de ellas.

Además, hay algo que puede ser peligroso: la batería. “En los daños por incendio que investigamos, encontramos en la actualidad muchos fuegos que se generan por productos con baterías de litio”, afirma Hans-Herrmann Drews, de un instituto que investiga daños y perjuicios con los mobiles. “La mayoría de los accidentes se producen durante la carga”, añade, y pueden agravarse si el teléfono está bajo una manta o una almohada.

El actual caso de Samsung, que tuvo que retirar del mercado su Galaxy Note 7 porque la batería se prendía fuego, es uno de los más graves.

Otras app relacionadas con el tema son por demás de curiosas. Por ejemplo, hay una de despertador que se llama “Wakie”, en la que uno es despertado por un completo extraño. A su vez, “Awoken”, “Lucid Dreamer” o “Shadow” prometen al usuario un mayor control sobre sus sueños.

Otras app que vigilan el sueño informan sobre el comportamiento por la noche, como ronquidos o si la persona habla dormida, aunque los expertos señalan que se trata de opciones mucho menos precisas que el hardware desarrollado especialmente para ello o las pruebas del sueño en centros especializados.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo