Científicos estudiaron a personas que no usan redes sociales: esto es lo que aprendieron

Quizás prefieras dejar el teléfono celular o la tablet ahora. No digas que no te advertimos

Muchos de nosotros pasamos horas todos los días atados a nuestros dispositivos, tocando la pantalla para ver si nos dieron más “me gusta” o si entraron correos electrónicos, monitoreando el mundo y afinando nuestra presencia en línea.

Se supone que las plataformas de redes sociales como Whatsapp, Snapchat, Instagram, Facebook y Twitter nos hacen sentir más conectados. Sin embargo, nuestra dependencia de la tecnología para “ver” el mundo social que nos rodea puede ser una pesada carga.

Alrededor de una cuarta parte de los adultos reconoce que están “casi constantemente” en línea

El estrés, la adicción, la depresión y la ansiedad parecen consecuencias inesperadas del uso de plataformas sociales a menudo diseñadas específicamente para mantenernos repitiendo las mismas acciones una y otra vez.

También podés leer: “La Alegría de Quedarse Afuera”: el nuevo remedio para la adicción a las redes sociales

Aun así, a muchos les parecería preocupante la perspectiva de vivir fuera de línea, o simplemente imposible. Es por eso que un grupo de científicos realizó un pequeño estudio con 50 personas que pueden parecer nada menos que parias sociales en el entorno saturado de pantallas de hoy.

“Ninguno de nuestros participantes usó las redes sociales o tenía un teléfono móvil, y la mayoría incluso se negó a enviar un correo electrónico” comentan Rowland Atkinson, Presidente de Sociedades Inclusivas, de la Universidad de Sheffield y Mariann Hardey, Directora de Investigación Avanzada de Computación (ARC) en la Universidad de Durham, que son quienes dirigieron este estudio.

También podés leer: Emociones y sentimientos: cómo se escribe el libro de tu vida

“Queríamos entender por qué estas personas habían decidido desconectarse, y cómo lo lograron. Pero en lugar de buscar soluciones rápidas para el uso excesivo, exploramos los principios y valores que impulsaron a nuestros participantes a vivir de la manera en que lo hacen” explicaron en un artículo publicado en The Conversation.

Ya se ha escrito mucho sobre cómo podemos desconectar, pero eso no logrará mucho, a menos que realmente se sientan los beneficios. Esto es lo que los encuestados dijeron que habían aprendido de vivir sus vidas sociales “fuera de línea”.

  1. Pasar tiempo con los demás

Parte del problema con las plataformas de redes sociales es que no solo las utilizamos para comunicarnos, sino que también promovemos una forma particular de estar conectados y apoyar a quienes nos rodean.

Estas interacciones se canalizan a través de la plataforma para crear datos, que finalmente se transmiten a los intermediarios de datos y a los comercializadores.

También podés leer: Tener amigos hace bien a la salud y mejora la calidad de vida

“Nuestros participantes compartieron una profunda creencia y apego a una forma diferente de socialización enfocada en la expresión, tocar, hablar y estar en el mismo espacio, físicamente” sostienen los investigadores.

“Para ellos, esto ayudó a mantener una sensación de vínculo humano y conexión” comentan. “Y aunque este reconocimiento más lento y profundo de los demás fue especialmente valorado por nuestros participantes, también pensaron que podría ser valioso para la sociedad en general”.

“Dada la sensación angustiante que genera el frenetismo de las redes sociales, todos podemos beneficiarnos de la ralentización”

Para muchas personas hoy en día, la sensación de estar “siempre activo” está generando a su vez un deseo de lograr un mayor equilibrio y desvincularse de las cosas que les causan estrés. “Para nuestros participantes, que no usaron teléfonos inteligentes y redes sociales, el tiempo con otros se asoció con una sensación de calma y un propósito en la vida”.

  1. La desconexión no se está perdiendo

Según explican los investigadores, los participantes cuestionaron qué es exactamente lo “social” sobre las redes sociales: qué constituye comunicación, y qué obtenemos de la forma en que se mide lo social en las plataformas en línea, ya sea amistad, apoyo o contacto social.

En lugar de tener cientos de “amigos”, siempre elegirían ver a la gente cara a cara y fomentar relaciones que los respaldarían en los momentos difíciles. Aprovechar la oportunidad de desconectar puede, al principio, causar algo de ansiedad. Pero el truco es darse cuenta de que apagar no es lo mismo que perderse. Cuando “ se apaga”, uno puede pasar más tiempo en su propia compañía.

También podés leer: Cittaslow: ciudades que proponen andar más despacio para andar mejor

Pero a partir de estos momentos puede llegar a darse cuenta de cuán agotador es mantener las conexiones en línea, y de hecho cuán superficial es encerrarse en interminables intercambios de información trivial.

Quienes optaron por desconectarse no están tristes ni excluidos. Liberados de la pantalla, escaparon de los abrumadores flujos de información y tareas. Su profundo sentido de conexión con el mundo y con sus seres queridos se hace evidente.

  1. Ser, en lugar de hacer

“Muchos de los que se desconectaron disfrutaron de una vitalidad recién descubierta, porque encontraron tiempo para conectarse con el mundo aquí y ahora. Esto es crucial para ayudarnos a restablecer y relajarnos, de modo que estemos preparados para tiempos más estresantes” expliocan los autores del trabajo.

El tiempo dedicado a desplazarse por las publicaciones en línea puede parecer que exige poco al cuerpo y a la mente. Pero la interferencia visual de una pantalla brillante está lejos de relajar.

“Es mucho menos probable que tengamos un sueño reparador si compartimos una cama con su teléfono inteligente o navega para dormir”

Como el Mindfulness (la Atención Plena) se está volviendo más popular, sus ideas centrales a menudo son cooptadas por la tecnología. En Instagram, por ejemplo, influyentes exitosos muestran sus habilidades de yoga y promueven disciplinas espirituales.

También podés leer: Mindfulness e interocepción: el arte de habitar y escuchar al propio cuerpo

Los rastreadores de fitness, de datos de salud y aplicaciones de yoga se clasifican constantemente entre las principales aplicaciones descargadas por usuarios de teléfonos inteligentes.

“Nuestro grupo desconectado nos dijo que deberíamos ser más críticos con nuestro uso de aplicaciones y comenzar a dejar el teléfono celular”. Si la atención plena es un estado de concentración en el presente – canalizando pensamientos, sentimientos y sensaciones a medida que fluyen a través de nosotros – entonces, ¿para qué sirve una pantalla?

La conexión constante, paradójicamente, resulta en menos tiempo libre, y los períodos en los que somos capaces de pensar sin interrupción dan un valioso refugio a las demandas de la vida cotidiana.

También podés leer: Desconectar para conectar: cómo gestionar la relación de los hijos con la tecnología

Estas personas desconectadas no se apagaron para ser “antisociales”. Lo hicieron para hacerse cargo de cuándo y dónde se conectan con las personas. Bien pueden ser parte de una vanguardia, lo que conduce a nuevas formas de ser más feliz, estar más descansado y, sí, socializar realmente.

“En diez años a partir de ahora, podemos mirar hacia atrás al surgimiento de las redes sociales como parte del crecimiento de la humanidad, una época que creó divisiones sociales, ansiedad e inquietud y que dañó la salud y el bienestar de muchos” explican los científicos.

“Hasta entonces, tal vez lo mejor sea apagar nuestros teléfonos inteligentes, o al menos apagarlos un poco más a menudo” concluyen su artículo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!