Tranquilizar a los niños con el celular afecta el desarrollo saludable

Criar a un niño es, sin dudas, una tarea complicada. Y más aún cuando el pequeño sufre berrinches y caprichos. Poder comprenderlo, hablar con él y transmitirle otros valores es la clave para un crecimiento sano que los prepare para la vida adulta.
celulares no educan

Hace algunos años, los padres solían recurrir a caramelos, golosinas o juguetes para tranquilizar a los más pequeños. Hoy recurren celular, que es la alternativa usada por la gran mayoría y por eso recibe el nombre de “caramelo electrónico”. Es importante destacar que esta decisión no ayuda para nada en la educación de los niños.

Hay mucho padres y madres que creen que no son capaces de calmar a sus hijos cuando sufren berrinches o sienten algún malestar, y por eso optan por darles el celular y llenarlos de ruidos estridentes e imágenes inquietas.

niños computadoras escuela

Podés leer: Cómo aprovechar el celular en la escuela y en la educación

Celular: el caramelo electrónico

Al entregarle a un niño el “caramelo electrónico”, los padres están demostrando que ellos no son capaces de calmarlos de otra manera que no sea con el celular a modo de golosina o placebo.

Si un día se le dijera a un niño que encuentre otra manera de calmarse, el podría responder que no se le ha enseñado otra forma, por eso seguirá pidiendo el celular como entretenimiento.

La mirada de los padres debe estar siempre atenta

Antes mientras los niños jugaban, los padres estaban en constante contacto mirándolos para aplaudirlos, felicitarlos o retarlos si fuera necesario. Siempre los niños estaban bajo la mirada de los padres.

Los juguetes eran la forma segura para practicar el autocontrol en los niños, quienes si se aburrían tenían diversas alternativas de juego: desde un autito, una pelota, una muñeca, un cuento o algunas hojas y lápices de colores.

juguetes niños

Además podés leer: ¿Juegos y juguetes o tiempo para jugar? El mejor regalo del mundo es gratis

Hoy en día no se le enseña a los niños a hacer cosas vitales que los hagan independientes. Por ejemplo: antes hace algunos años, los chicos mientras jugaban con los autitos, se relataban historias y se ponían reglas de juego a sí mismos. De esta forma, en este juego de hablarse ponían en práctica lo que los padres les enseñaban: ahora es tu turno, ahora me toca a mí, etc.

Cuál es la gran diferencia entre los tiempos de antes y los de hoy

La clave es que la madre y el padre se tomaban tiempo para sentarse y jugar con los hijos a diferentes juegos y actividades. Ahora, en cambio, el niño está en su casa y no sabe jugar porque no aprendió a hacerlo. Pero sí sabe manejar mejor que los grandes la computadora, poner videos juegos, y mirar dibujitos en la televisión todo el día.

¿Eso es lo que esperamos de nuestros hijos? Si no se le enseña a los chicos de los 2 a los 6 años a jugar, si no se les estimula la imaginación, si no se les enseñan las reglas de los juegos, si no se les da el ejemplo de compartir, ¿cómo logrará ese niños orientarse y manejarse en la realidad cuando empiece la escuela primaria?

niños juegos

También leé: Desconectá a los niños: por qué deben pasar sus primeros años lejos de los tecnología

Este niño no juega y no hace nada: una frase clásica

La frase suena un poco ruda y fuerte, pero lamentablemente si no nos detenemos a pensarlo así, los chicos no aprenderán y hoy los vemos aburridos en una plaza o en sus hogares, incluso teniendo una pila enorme de juguetes para elegir.  Sin mala intención y sin quererlo, los padres no se involucraron en los juegos de los niños y por eso se hipnotizan en las pantallas. Pero con un poco de tiempo y dedicación se puede revertir esta situación y darle herramientas a los niños para que jueguen, inventen, creen y sueñen.

Jugar tiene múltiples beneficios

El niño recibe diversos estímulos desde que es bebé, tanto con juguetes como con música y expresión corporal, y así va tomando noción del mundo que lo rodea. Luego, a medida que va creciendo, los juegos se van adaptando a su edad y los juguetes requieren que el niño tenga más habilidades.

Las pantallas no siempre educan

Por más que se intente establecer la idea de que las pantallas educan y ayudan a crecer a los niños, no es así. Si no hay un adulto al lado enseñando y buscando las aplicaciones y juegos más seguras, confiables y adecuadas a la edad del niño, las pantallas solo fascinan y enganchan pero sin educarlos ni transmitirles ningún tipo de valor positivo para su vida adulta.

como hacer un pizarron

Podés leer: Para jugar y aprender: cómo hacer un pizarrón en una pared en casa

Las pantallas son un elemento más en el área de entretenimiento del niño pero deben ponerse pautas tales como:

  • Limitar los horarios de uso.
  • Restringir en ciertos lugares como reuniones familiares, mientras se estudia o se come.
  • Dar acceso a los mayores a las claves para que puedan cuidar a sus hijos de posibles peligros que circulan por las redes.

Si éstas reglas no se practican tanto en adultos como en niños, estarán un domingo sentados todos en el sillón pero ensimismados cada uno en su celular u otra pantalla. Y cuando el niño comience la primaria es muy lógico que sucedan las siguientes cosas:

  • Los contenidos le resultarán aburridos.
  • El niño no logre concentrarse por mucho tiempo seguido.
  • Se dispersará, caminará por el aula inquieto.
  • No podrá prestar atención por mucho tiempo.

Todo esto será ocasionado por un déficit de atención. Como consecuencia de ello, es muy probable que la maestra cite a los padres para decirles que el niño es hiperactivo y que padece de TDAH, pero la realidad es que no tiene nada de eso. Solo hay que educarlo y dedicarle tiempo de calidad.

niños jugando con padres

También podés leer: 6 de cada 10 padres admite no jugar con sus hijos más de 3 horas a la semana

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!