Las comidas y bebidas favoritas de 10 escritores famosos

Leer, escribir, comer y beber son unas de las tantas pasiones que combinadas te llevan a lo más alto de la felicidad. Te contamos las bebidas y comidas preferidas por 10 escritores famosos
escritores comida y bebida

Todos tenemos nuestros platos favoritos y los grandes autores de la historia no son excepción. Los grandes autores han confesado más de una vez sus pasiones culinarias y los sabores que acompañaron sus mejores obras. Compartimos los platos y bebidas favoritas de algunos de los escritores más famosos.

vino y lectura

  1. Stephen King: A pesar que siempre se habló de un pasado lleno de vicios en el que el alcohol estaba presente, sobre todo la cerveza. A este autor le encantaba el cheesecake (torta de queso). También aseguró que comienza siempre su día con una taza de té y que se casó con su esposa porque cocina muy bien el pescado.
  2. Jean Paul Sartre: Tenía predilección por un dulce árabe, muy popular en India, Pakistán y Persia, llamado halva. Está basado en una pasta de sémola que también contiene almendras. Durante el tiempo que estuvo en la Segunda Guerra Mundial lo pedía por correo y si no llegaba se ponía muy nervioso.
  3. Agatha Christie: La reina del misterio tenía debilidad por los scones con crema Devonshire, aunque a veces la comía con una cuchara solamente de la taza llena que siempre tenía al lado de su máquina de escribir.
  4. Oscar Wilde: Al escritor irlandés recordado por obras como “La importancia de ser Ernesto” y “El retrato de Dorian Gray”, le encantaba el champagne, servido lo más frío posible.
  5. Truman Capote: El autor de “A sangre fría” y “Desayuno en Tiffany” probó por primera vez durante un almuerzo con la Reina de Inglaterra el budín italiano de verano, una torta con chocolate y frutillas, y se convirtió así en su postre favorito. En cuanto a su bebida, él decía que era uno al que se refería como “una mezcla de vodka, jugo de naranja y rodajas de naranja”, que no es otra cosa que el famoso Destornillador.
  6. Victor Hugo: El autor de “Les Misérables” siempre empezaba su día con una taza de café, pero antes de tomarla le ponía dos huevos crudos.
  7. Ernest Hemingway: A pesar que siempre fue un aficionado al vino, en los últimos años de su vida el Mojito se convirtió en su coctel predilecto. Y su plato favorito era la trucha al fogón.                                                                                                                                                                                                                                                               escritos de jorge bucay
  8. Edgar Allan Poe: Este mítico autor de misterio americano tomaba todos los días una copa de Brandy. Sin embargo, tenía una bebida que prefería por encima del alcohol: el ponche de huevo.
  9. Walt Whitman: El poeta estadounidense era fanático de las donas y el café. Aunque hay versiones que también aseguran que el escritor también desayunaba ostras en muchas ocasiones.
  10. George Orwell: El autor británico creador de obras como “1984” y “Rebelión en la Granja” no era muy fanático de la gastronomía británica. Sin embargo, cuando probó el budín de ciruela se enamoró por completo de este postre inglés.

Podés seguir leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo