La técnica de Harvard para ser más eficiente trabajando desde tu casa

Sin combinaciones de transportes, sin conducir para llegar a las reuniones, sin código de vestimenta. El trabajo remoto puede parecer un sueño, hasta que las obligaciones personales se interponen en el camino. Estas distracciones son fáciles de ignorar en una oficina, pero en casa puede ser difícil trazar la línea entre el tiempo personal y profesional.

Tomarse el tiempo para poner algunas cargas de ropa en el lavarropa al mediodía puede parecer una tarea rápida, o atender el teléfono cuando llama un amigo es algo que no podemos considerar rechazar hasta que nos encontramos por enésima vez a altas horas de la noche completando una tarea laboral que no hicimos en el horario de trabajo. Al final, nunca está del todo claro cuando estamos realmente “encendido” o “apagado” en las funciones laborales.

Elizabeth Grace Saunders, coach especializada en negocios y autora del libro “Cómo invertir tu tiempo como si fuera dinero y ganar horas” comenta en un articulo recientemente publicado en la Harvard Business Review “Como alguien que ha trabajado desde casa durante 12 años y ha sido un entrenador de gestión del tiempo para trabajadores remotos, he visto y experimentado lo bueno, lo malo y lo feo. He descubierto que los trabajadores remotos más centrados y efectivos establecen límites para ellos mismos, de modo que realmente puedan hacer el trabajo.”

Compartimos algunos consejos que la misma autrora nos da sobre cómo se puede hacer que el trabajo remoto sea más productivo y satisfactorio, ya sea que ocurra todos los días o que solo sea un día ocasional fuera de la oficina:

  1. Establecer horarios de trabajo.

“Puede sonar tonto, pero si quieres tener un día concentrado de trabajo, finge que no estás trabajando desde casa. Antes de convertirme en un entrenador de gestión del tiempo, mi agenda era caótica. No tenía tiempo fijo para estar en mi computadora, y a menudo programaba citas personales o hacía recados durante el día. Y como mi vida personal no tenía límites, tampoco mi vida laboral. Cuando estaba en casa, me sentía culpable por no revisar el correo electrónico comercial a todas horas del día y de la noche. Nunca sentí que realmente pudiera descansar.

Pero ocurrió un gran cambio cuando configuré “horas de oficina” para trabajar desde casa (para mí, eso era aproximadamente de las 9 a. m. hasta las 6 p. m. La mayoría de los días de semana) y aclaré qué cosa era aceptable y cuál no lo era hacer durante ese tiempo. Me preguntaba: “Si estuviera en una oficina, ¿haría esta tarea durante el día?”. Si la respuesta era no, sabía que tenía que hacer la actividad antes o después del horario de oficina. Las tareas domésticas, los recados y el pasar tiempo con amigos se convirtieron en actividades que debían ocurrir antes o después del trabajo. Claro, todavía aceptaría una llamada ocasional de un amigo durante mi almuerzo, o si tuviera una tarea urgente como una reparación de automóviles de emergencia, haría que sucediera durante el día. Pero estas fueron excepciones, no la regla. Al establecer este límite, no solo creé un tiempo de trabajo dedicado, sino que también encontré que podía enfocarme en artículos personales sin culpa “después de horas” recomienda Saunders.

  1. Estructurar el día para que rinda frutos

“Maximice la eficacia de su tiempo en el hogar estructurándolo de manera diferente a la jornada laboral típica. Por ejemplo, si trabaja desde casa solo un día a la semana o de vez en cuando, conviértalo en un día sin reuniones. Si no puede evitar reuniones por completo, reserve al menos medio día para un trabajo concentrado. Elija una hora que funcione mejor para usted, según las reuniones requeridas y sus niveles de energía”.

“Luego, defina uno o dos elementos clave que desea lograr durante este tiempo. Estas podrían ser tareas que requieren una hora o más de atención ininterrumpida, o podrían ser elementos que simplemente requieren un pensamiento más creativo y estratégico de lo que podría lograr en el entorno de la oficina. También es útil cerrar su correo electrónico durante este período, o al menos mantenerse alejado de él durante una hora cada vez que nos enfocamos en una tarea. Alerte a los colegas que se desconectará, para que no se sorprendan por una respuesta demorada” aconseja la coach.

  1. Establecer límites con las demás personas

“Para que sus esfuerzos se mantengan, sea claro con las personas que podrían ver sus días de trabajo en casa como simplemente días en que está en casa. Explique a sus amigos, familiares y otros conocidos que los días en que trabaja de manera remota no son oportunidades para actividades no relacionadas con el trabajo. Por ejemplo, si está en casa con su cónyuge, dígales: “Estoy planeando estar en mi computadora de 8 a.m. a 5 p.m. hoy. Estoy feliz de que podamos conversar en el almuerzo, pero aparte de eso estaré ocupado”. Normalmente, cuando establecen expectativas y uno se adhiere a ellas (por ejemplo, realmente se detiene a las 5 PM), las personas entienden sus límites en lugar de asumir que está disponible. (También recomiendo tener un lugar donde no estés con nadie más que pueda estar en casa, como una oficina o un dormitorio donde puedes cerrar la puerta y no estar a la vista)”.

“En situaciones en las que puede tener visitantes inesperados, necesitará ser diplomático. Si un vecino aparece, manténgase abierto durante unos minutos para conversar, tal como lo haría con un colega que se detiene junto a su escritorio. Pero no sugiera que vengan a tomar una taza de café o tengan una discusión extensa. En cambio, use una línea de salida elegante como “Fue maravilloso hablar contigo, pero tengo trabajo para terminar”, y luego establecer un tiempo para reunirse después de horas o un fin de semana”.

“En el ámbito de los trámites que involucran ala familia también es necesario que establezca las expectativas de cuánto tiempo tiene, de acuerdo con su horario en la oficina. Por ejemplo, si su familia le pide que haga recados, calcule lo que puede hacer durante la hora del almuerzo. Por ejemplo, diga: “Puedo recoger la ropa de la tintorería y pasar por la verdulería en el corte del almuerzo, pero no tendré tiempo para compras de supermercado a gran escala hasta después del trabajo”. O descomponer los recados en piezas más pequeñas, como “Hoy puedo dejar el automóvil en el mecánico, pero no llegaré a pasar por el seguro para el papeleo” explica Saunders.

“Cuando explicas tus límites, no tienes que hacerlo disculpándote. Recuérdalo de hecho, teniendo el mismo respeto por su tiempo trabajando desde su casa como si estuvieras en la oficina. A medida que te comunicas claramente y vives de acuerdo con estas expectativas, otras personas comenzarán a esperarlas y te encontrarás con más tiempo para un trabajo concentrado” culmina.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!