Aceites esenciales para músculos y articulaciones

Mala posición, lesiones deportivas, artritis y fibromialgia son algunas de las razones por las que sufrimos dolencias muscoesquléticas. Los mejores aceites esenciales para tratarlas.
aceites esenciales

El síntoma común de patologías como lesiones deportivas, espasmos musculares, artritis, reumatismo, fibromialgia o contracturas frecuentes es el dolor. Por suerte, existen múltiples soluciones para calmar los síntomas y aliviar el sufrimiento: hoy vamos a hablar de la aromaterapia científica.

Hay muchos aceites esenciales que se pueden utilizar para aliviar estos síntomas, ya que poseen efectos analgésicos, propiedades anti-espasmódicas, anti-inflamatorias y anti-reumáticas.

De hecho, existen aceites esenciales analgésicos que poseen una especial afinidad con el tejido muscular y articular. Si decidiéramos tomarlos por vía oral (lo habitual para los antiinflamatorios convencionales), tendríamos que esperar a que llegaran al intestino, se absorbieran, se metabolizaran en el hígado, pasaran a la sangre y, ahora sí, alcanzaran el aparato locomotor. Es decir, un camino demasiado largo que retrasa la acción terapéutica y deriva en múltiples efectos indeseados.

Podés leer: Si tus músculos están en forma, tu cerebro está en forma

Ventajas de la vía tópica

Lo mejor para el uso de los aceites esenciales es administrarlos por vía tópica, puesto que es la forma más rápida y fácil de que lleguen al tejido dolorido. No hay que olvidar que los aceites esenciales atraviesan rápidamente la piel hasta llegar a la circulación sanguínea.

Al emplear la vía tópica en lugar de la oral, desaparecen algunos efectos indeseados de los antiinflamatorios clásicos, como las molestias gástricas, la subida de tensión y la toxicidad a nivel del hígado y del riñón. Aun así hay algunos aceites esenciales que poseen ciertas contraindicaciones que no debemos olvidar.

Dolores musculares: qué aceite puedo emplear

AE de gaulteria: Este aceite esencial para los músculos y articulaciones son conocidos como “la aspirina natural”. De hecho, quienes son alérgicos al ácido acetilsalicílico no pueden usarlo. No se recomienda para las mujeres que están encinta o dando el pecho. Tampoco es apto para los niños menores de 6 años. También se puede incluir en el tratamiento el calor localizado, practicar yoga y consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, ya que los mismos son grandes antiinflamatorios.

AE de eucalipto azul: De olor similar a la citronela, es la principal alternativa a la gaulteria para pacientes que no puedan emplearla. Especialmente útil en caso de artritis.

AE de romero quimiotipo alcanfor: Relajante muscular y analgésico, ideal para las contracturas musculares, la tortícolis y otro tipo de dolores. También tiene limitaciones (no apto durante el embarazo, la lactancia ni en menores de 6 años).

Podés leer: Las propiedades del aceite de almendras: el mejor aliado de tu piel

Cómo se aplican los aceites

Los expertos en naturopatía explican que lo más adecuado es realizar previamente un suave masaje con el aceite de almendra o de árnica. Al tratarse de elementos antiinflamatorios, actúan contra el dolor y preparan la epidermis para los esenciales. Una vez que la primera friega se ha acabado, es el momento de aplicar unas gotas de los aceites esenciales elegidos en la zona afectada.

Podés seguir leyendo: