Llega el invierno: cómo combatir el frío

Los meses más fríos del año llegan para quedarse y es importante conocer algunos consejos para hacer frente al frío.

Después de hacerse esperar, el frío llegó al hemisferio Sur y se incrementan los riesgos de enfermarse por las bajas temperaturas y los virus estacionales. Por esta razón es importante incorporar algunos tips sobre cómo combatir el frío, reforzar el sistema inmune y subir la temperatura del hogar.

El invierno nos impacta en múltiples planos. A nivel de la salud, dispara los casos de resfríos, gripe, bronquitis, labios agrietados e, incluso, depresión. Por esta razón hay que plantarle la cara al frío y prepararse para poder disfrutar del invierno con buen abrigo y un cuerpo fuerte, capaz de disfrutar esos meses donde nos encerramos más y disfrutamos menos del aire libre.

La alimentación, la higiene, la vestimenta y otras prácticas son fundamentales para frenar las consecuencias del descenso de temperaturas

Cómo combatir el frío

Leé también: Cómo calefaccionar una casa: opciones para ganarle al frío

La alimentación, la higiene, la vestimenta y algunos buenos hábitos son fundamentales para frenar las consecuencias del descenso de temperaturas.

Alimentos para combatir el frío

Durante la época de frío, es fundamental incorporar alimentos que ayuden a acumular reservas de energía, ya que nuestro organismo necesita más calorías para mantener el calor corporal. Además, se recomienda la ingesta cada 2-3 horas, ya que el cuerpo necesita mayor energía para combatir el frío y tener las defensas altas.

alimentos para combatir el frío

Leé también: Recetas para combatir el frío

Uno de los alimentos por excelencia para comer los meses de frío es la sopa. Los caldos ayudan a mantener la temperatura corporal y, además, nos hidratan. En invierno bebemos mucha menos agua que durante el verano, pero sin embargo nuestro cuerpo la necesita igual.

  • Sopa: además de ayudarnos a entrar en calor, la sopa tiene propiedades antiinflamatorias, especialmente las que incluyen pollo, que nos ayudan a prevenir infecciones respiratorias.
  • Alimentos picantes: el picante ayuda a expulsar con mayor facilidad la mucosidad. Las especias picantes contienen capsaicina, encargada de elevar la temperatura corporal y promover la sudoración, proporcionando calor a los bronquios
  • Sopas de pollo: lo primero que hay que considerar es que las sopas de sobre no servirán, tiene que ser bien preparada. Agregá pollo, cebolla, apio, perejil, jengibre y zanahoria. Esta sopa es una de las mejores maneras de combatir la tos, ya que se encarga de despejar muy bien el pecho
  • Té con miel y limón: el limón posee vitamina C, que en conjunto con la miel combaten el resfriado. Su preparación es muy sencilla, únicamente necesitás un limón, medio vaso de agua caliente y 1 cucharadita de miel
  • Aceites aromáticos: suelen ser una gran alternativa cuando no te gusta tomar jarabes o pastillas. Los aceites proporcionan la fragancia que tiene la planta. Entre los mejores aceites encontramos el aceite de limón que es efectivo para la tos y la congestión nasal. El aceite de incienso, que limpia tus pulmones y vías respiratorias. También el aceite de lavanda se encarga de aliviar los problemas respiratorios cuando la flema se encuentra atrapada dentro de los pulmones o de nuestras fosas nasales
  • Una infusión caliente o un vaso de leche justo antes de dormir ayudará a combatir el frío y además te permitirá descansar mejor

Un toque de estos aceites debajo de la nariz estimula casi inmediatamente la secreción de mucosidad, aunque también podrás colocarlo en la espalda, en el cuello o en el pecho para mejores resultados

Aunque nuestro cuerpo nos pida alimentos más completos, no debemos olvidarnos de la fruta. La vitamina C, presente en los cítricos como la naranja y la mandarina, ayuda a prevenir resfríos y reducir los síntomas de la gripe.

Podés leer: Consejos para prevenir contagios y alergias con la llegada del invierno

Ropa para combatir el frío

  • La estrategia de la cebolla: vestirse en capas es ideal para mantener el calor, con la gran ventaja de regular la temperatura según lo necesites. No es necesario ponerse la ropa más gorda del armario. Es mejor ir abrigado con una camiseta térmica abajo, que hará que mantengas el calor sin agobios ni sudores. Evitar ropa muy pesada que hace transpirar. Entonces, cuantas más capas mejor, pero siempre manteniendo un rito higiénico
  • Evitar el algodón: el algodón absorbe la humedad más rápido que otros tejidos. Esto puede provocar que con medias gruesas de algodón puedas tener la sensación de tener los pies mojados, lo que no ayuda a evitar el frío. Si vas a correr al aire libre, lo mismo: las prendas de nylon o poliéster serán más efectivas para bloquear el frío y mantenerse secos
  • Guantes y gorro: las manos y las orejas suelen ser las más sensibles a las bajas temperaturas. Las orejas se ponen rojas como medida de prevención del cuerpo, que envía un aporte extra de sangre para evitar su enfriamiento. Utilizá guantes y gorro u orejeras para protegerte del frío

Cómo combatir el frío en los pies

Una buena temperatura corporal empieza desde abajo. En época de frío se hace necesario cuidar adecuadamente los pies para que mantengan la temperatura necesaria.

Masajeando las manos y los pies conseguirás que la circulación sanguínea siga su flujo y también que la temperatura corporal aumente

Leé también: 5 claves para activar la circulación en tiempos de frío

  • Utilizar medias de fibras naturales como la lana y un buen calzado que no apriete, ya que si lo hiciera dificultaría la circulación, lo que evita que los pies se calienten
  • Evitar el calor de fuentes directas, ya que acercar los pies a la estufa o usar bolsas de agua caliente puede provocar la aparición de sabañones. Lo más recomendable es utilizar agua tibia
  • Mantener los pies secos. La humedad del pie puede hacer que la sensación de frío sea mayor. En el caso de las personas que padecen un exceso de sudoración se aconseja cambiar las medias varias veces al día
  • Si pasás mucho tiempo sentado o parado, mover las piernas para evitar problemas de circulación
  • Beber agua regularmente porque la deshidratación puede enfriar los pies
  • Practicar hidroterapia. Antes de ir a dormir se pueden remojar los pies con agua tibia o realizar baños de contraste agua fría y luego caliente porque activan la circulación del pie
  • Frotar los pies con cualquier crema hidratante logrará que los pies se calienten y ayudará a mantener la nutrición de la piel, mejorando la circulación
  • No fumar porque la nicotina dificulta la circulación.

Cómo cuidar la piel en invierno

Algunos aliados fundamentales para cuidar la piel los días de frío son las cremas humectantes y la manteca de cacao o algún labial cremoso. Las bajas temperaturas secan, agrietan y paspan la piel.

La manteca de cacao hidrata desde lo más profundo tu piel, gracias a la vitamina E que contiene. También se encarga de humectar, brindando más suavidad y flexibilidad a la piel

Podés leer: Secretos para prevenir la gripe: cómo cuidarse y qué comer

Cómo combatir el frío en casa

Hoy muchas maneras de calentar la casa. Cuando nos ponemos a averiguar cómo calefaccionar una casa, encontramos que hay muchas opciones para ganarle al frío. A los sistemas clásicos, como radiadores y estufas, se han sumado calderas individuales, radiadores y pantallas eléctricas, caloventores y otras alternativas que consumen menos energía y suelen ser más ecológicas.

Situar puntos calientes en el hogar y hacer vida ahí. Por ejemplo, si el comedor de casa está acondicionado con los radiadores quizá sea el lugar idóneo para pasar el mayor tiempo posible

Trucos para combatir el frío sin calefacción

Mantener el organismo alto de defensas para evitar consecuencias fatales de estos cambios bruscos de temperatura. Por ello se recomienda mantener unas buenas pautas de higiene en casa.

Más allá del sistema que elijas, también es clave aprovechar la energía solar. Hay que tratar de que el calor de afuera se guarde adentro. Si no tenemos ninguna producción de calor interna, dependerá de la capacidad de aislamiento que tenga el hogar para mantenerlo.

  • Ventilar sin pasarse: solo necesitás 5 minutos para ventilar toda la casa, o 10 si las ventanas son pequeñas. No lo hagas en momentos muy fríos y tratá de que sea cuandoentra el sol
  • Dividir para vencer: zonificar el calor es fundamental, pues evita que el frío se disperse. El hábito de cerrar puertas de habitaciones que no se usan, genera pequeños aportes de calor en las que sí se usan, proporcionando más confort en casa
  • No le dés la espalda al sol: lo ideal es que en el momento en que el sol incida sobre la vivienda se tengan todos los huecos cerrados, pero sin ningún tipo de obstáculo que impida que entre la luz al interior, tales como persianas o cortinas. No abras las ventanas, pues se irá el calor que, poco a poco, la vivienda ha ido acumulando. En cambio, cuando el sol se pone, el proceso es a la inversa: cerrá las cortinas y persianas para evitar que el calor fruto de la radiación infrarroja (procedente del sol) se esfume. El orden del proceso no va ligado a mañana y tarde necesariamente: puede que tengas una habitación que por la mañana no reciba luz alguna mientras que por la tarde sí, por lo que es entonces cuando hay que aprovechar la influencia solar
  • Cinta adhesiva, una aliada: un remedio económico es la cinta adhesiva aislante, usada para tapar aquellas fisuras existentes en puertas, ventanas y rendijas varias, con el fin de evitar la circulación de aire de una estancia más cálida a otra más fría
  • Burletes: poner burletes y zócalos en puertas y ventanas
  • Los colores, cuestión de estado: los colores y la temperatura están relacionados: cuanto más oscuro es un objeto, más calor absorbe y esta premisa se usa tanto para la ropa como para el hogar. Los colores blancos o claros absorben el sol, pero devuelven el espectro de luz, de manera que filtran poca energía. Tener un silloncito oscuro para las hostiles tardes de invierno no es mala idea.

Podés leer: Calefacción: cómo calentar la casa en invierno

  • Alfombras: el suelo es el elemento constructivo que mayor pérdida energética posee. Por esto se recomienda el uso de alfombras, que, sin ser aislantes, conservan las altas temperaturas. Con todo, el suelo ideal para combatir el frío es el parqué o la moqueta, más confortables y calientes que los pavimentos de mármol
  • Ejercicio: realizar ejercicio a fin de entrar en calor en cualquier espacio de la casa. Basta con ejercicios como abdominales o sentadillas que aumentarán las pulsaciones y la temperatura corporal.

¿El frío es mental?

Según los monjes tibetanos, controlar tu “energía interior” puede hacer que se eleve tu temperatura corporal. Y, para comprobar esto, investigadores de la Universidad Nacional de Singapur analizaron a unos monjes que fueron capaces de aumentar su temperatura corporal central y secar sábanas mojadas que estaban encima de ellos.

En el estudio, que fue publicado en la revista científica Plos One, se encontró que pese a la temperatura que se llega a registrar en la cordillera del Himalaya, en Asia, (-25 grados Celsius), el grupo de monjes pudo incrementar su temperatura corporal a 38,3 grados a través de la meditación.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!