Qué es la energía femenina y cómo potenciar sus mejores cualidades

Buena Vibra habló con la astrológa y tarotista Julieta Suárez Valente sobre las infinitas posibilidades de una energía que puede cambiar el mundo desde lugares nuevos. Claves de un empoderamiento amoroso, ajeno a la competencia y profundamente creador.

¿Cómo y por qué empezaste a ahondar en la energía femenina?

Mi trabajo con las energías comenzó desde pequeña. Siempre fui muy perceptiva y porosa en cuanto a las ondas y vibraciones de personas, objetos, lugares. Formalmente hablando, hace un poco más de 12 años comencé a conectarme con lo femenino desde un nuevo lugar, desde lo receptivo, aprendiendo de a poco a soltar la omnipotencia, la autosuficiencia, y atendiendo mis necesidades de espacio, mis necesidades emocionales, mis tiempos libres, aprendiendo el arte de delegar y de confiar en los demás. Mi búsqueda tuvo que ver con la necesidad de sanar mi linaje femenino y, sobre todo, de cicatrizar grandes heridas con la relación madre-hija, y aún sigo ahondando en el día a día en estas temáticas.

Podés leer: Horóscopo de la semana del 11 de junio: la Luna Nueva y las puertas que se abren

La energía femenina busca reciclarse desde la autovaloración, el amor propio falso tildado de egoísmo y la recuperación del placer perdido, ya que el disfrute no lo tenemos aprendido desde lo ancestrológico ni desde lo social.

¿Qué cualidades definen la energía femenina y en qué se diferencia de la masculina?

La energía femenina es creativa, receptiva, suave, envolvente, sensorial, cálida. Pensemos en el útero, esa vasija creadora de proyectos, emprendimientos, hijos, arte, escritos, música y tanto más. La energía femenina es el respeto por nuestro placer, la búsqueda de lo que nos motiva y hace bien, la autogestión de nuestra vocación, el sentirnos cómodas en la abundancia y en la recepción, sin por eso ser pasiva o inactiva. Salir a buscar lo que deseamos, pidiendo ayuda, disfrutando el proceso, sin competir, hermanadas, aprendiendo unas de otras, en sororidad, cada una aportando su granito de arena para empoderarnos cada día más.

Podés leer: Cuáles serán tus días de poder en 2018 según tu signo del zodiaco

La energía masculina nos retrotrae a acción, a la conquista, a la caza, a la competencia y, muchas veces, a la comparación y a la pelea. Muchas mujeres hemos heredado modelos matriarcales muy fuertes, en donde no había opción que hacer todo solas, sin ayuda, y eso nos ha vuelto impenetrables, autosuficientes, emisoras pero no receptoras.

Necesitamos entender que tener espacios propios no es perder el tiempo sino recargarnos de nosotras mismas, y que el “yo puedo” nos ha aislado y cansado hasta físicamente por habernos recargado de responsabilidades por el sólo hecho de no pedir ayuda

¿Hay una energía femenina común a todas o cada mujer tiene la propia?

Cada mujer tiene su propio arquetipo y sigue su propio modelo. Hay muchos de ellos, y sirve mucho conocer a los arquetipos de las Diosas. Hay Diosas maternales, hay diosas impetuosas y reactivas, hay diosas intelectuales, hay diosas sensuales, hay Diosas emocionales y tanto más. Cada mujer responde a un arquetipo propio, que puede ser la mezcla de varios mitos en uno. Celebrar esa unicidad sin compararnos y sin querer ser quien no somos es aceptarnos y vivir en armonía con nosotras mismas. Aceptarse no es un acto pasivo, aceptarnos significa serguir evolucionando, creciendo, avanzando, pero en compañerismo con nosotras mismas, sin ser nuestra peor enemiga como pasa tantas veces.

Podés leer: Horóscopo 2018: las predicciones para cada signo

En un mundo donde la mujer, para crecer, más de una vez se ve obligada a masculinizarse, cómo empoderarse desde estas capacidades blandas, desde la energía que nos define?

Primero, comprender que la vulnerabilidad no tiene relación con la debilidad. Ser compasivas no es incompatible con poner límites o ser comprensivas. El agua es blanda y, sin embargo, una tormenta puede destruir ciudades enteras. La clave es autoafirmarse en lo justo, ser tolerantes pero firmes cuando sea necesario, tener valores de base que no sean negociables y ser amables e impecables con la palabra. Poder hablar, intercambiar opiniones, expresar un desacuerdo, no deberían ser actos violentos ni generar conflictos. Es un arte trabajar con otros, y es un arte que aprendemos en el día a día. Es importante ahondar en la comunicación eficaz, directa y en el momento, y poner límites firmes pero amorosamente. Eso no es antagónico con ser femeninas y sensibles: la sensibilidad es una inteligencia que, usada como brújula, nos lleva muy lejos, a nuestro mejor regalo: la intuición.

¿Cómo se trabaja la propia energía? ¿Qué es la energía para vos? ¿Cómo entrar en contacto con ella?

Trabajar la propia energía es un profundo acto de autoconocimiento. Empezar a escuchar y decodificar lo que el cuerpo y la energía nos transmiten es una práctica diaria. La energía es fluctuante, cambiante, y no siempre el nivel de la misma es igual. Hay días más energéticos y activos y días más pasivos y con menos disponibilidad energética. Exigirnos todos los días estar en un 100% energético trae complicaciones a la larga, ya que la fatiga crónica termina apareciendo como consecuencia. Hay días en donde la necesidad energética nos lleva hacia el adentro, y hay días en donde lo vincular y externo está más presente. Respetar esos tiempos, escuchar lo que el cuerpo nos dice, sin tapar, sin sobre-exigir, es parte de un trabajo de amor propio y de soberanía sobre nuestra propia salud y bienestar, un gran acto de amor hacia uno mismo.

Podés leer: El horóscopo según Ganesha, una de las deidades claves del Hinduismo

¿Qué relación hay entre lo astrológico y la energía femenina?

Desde la astrología se trabaja con arquetipos femeninos, presentes en todos los seres humanos, y los más fuertes son el arquetipo de la Luna, satélite de la Tierra, y el arquetipo de Venus, planeta personal ubicado en segundo en orden de distancia desde el Sol.

La Luna trabaja nuestro mundo emocional y nos conecta con la energía nutricia, fértil, con la capacidad de maternizar y afectivizar, con la necesidad de pertenecer, y con el arquetipo de Madre, dadora, cuidadora y sensible.

El arquetipo de Venus nos conecta con la mujer sensual, con la Diosa Afrodita que habita en cada una, con los placeres, con la atracción, con el deleite y el disfrute de recibir.

horóscopo

Podés leer: Horóscopo 2018: cuál es el animal aliado de tu signo y qué mensaje tiene para vos

También en astrología trabajamos con Asteroides, que representan distintas energías femeninas, como ser Lilith, Vesta, Juno y Pallas Atenea, y planetas enanos como Ceres y Eris, que definen comportamientos femeninos y se equiparan con distintos arquetipos de Diosas. Es muy interesante trabajar sobre estos arquetipos femeninos por signo, por casa, por aspectos que forman y por tránsito y progresiones.

¿Los varones tienen energía femenina?

Todos los seres humanos tenemos energías yin y yang. Por supuesto para ver nuestra matriz energética es recomendable analizar los elementos presentes en nuestro mapa natal, y también comprender que, por tener energía masculina, una mujer no deja de ser mujer, ni un hombre deja de ser hombre por tener energía femenina. No se trata de género ni de sexo. La energía masculina nos permite a todos salir a la conquista, accionar, emprender, avanzar, iniciar, explorar, autoafirmarse, pensar, ser estrategas, fortalecernos, defender nuestras causas y tanto más. La energía femenina nos permite cuidar, sentir, percibir, acunar, escuchar, brindar apoyo, calidez y presencia, recibir, sembrar, nutrir y tanto más. Ambas energías están presentes en todo el Cosmos, y dentro de todas nuestras células. Somos seres holísticos, completos, no nos falta nada, sólo hay partes menos exploradas, aceptadas o integradas, que nunca dejan de estar allí dentro, aunque las busquemos afuera.

Bucear en nuestro propio yo, autoconocernos, buscar ayuda, descubrirnos, es la clave para que todo lo que somos aflore y florezca

¿Nos contás de tus cursos y talleres?

Les cuento un poquito de mí. Soy una buscadora insaciable, una Pisciana apasionada por lo alternativo, lo energético, lo cósmico y lo intangible. Ahondo en la espiritualidad cada día de mi vida, y mi misión consiste en esparcir humildemente semillas de consciencia y apertura a nuevos lenguajes, nuevos modos, nuevas formas de vivir. Todos somos seres espirituales, pero la mente, muchas veces, prepondera, y nos volvemos esclavos de nuestras creencias.

Podés leer: 7 consejos de un monje budista para hacer limpieza en el hogar

En mi Escuela de Lenguajes Simbólicos, MultiEspacio Evolutivo, el placer es juntar grupos humanos en donde se aprende a recordar sabidurías que ya hemos adquirido seguramente en vidas pasadas, y usarlas para nuestra propia apertura y consciencia y para el servicio al prójimo desde un lugar terapéutico, de luz, de comprensión y de amabilidad. Facilitamos cursos de Tarot Evolutivo, de Tarot Egipcio, de Runas, de Astrología y también se dictan talleres o charlas-seminarios de variadas temáticas: Talleres de Péndulo y Radiestesia, Talleres de Salud y Limpieza Energética, Taller de Abundancia y Prosperidad, Almas Gemelas y Apertura de Chakra Cardíaco, Chamanismo Urbano, Ángeles, Sanación Ancestrológica, Taller de Emprendedores, Metafísica, Círculos de Mujeres, Alimentación Consciente y más.

Podés leer: Horóscopo de los Ángeles: consejos espirituales para cada signo

Para enterarte de todas las actividades podés seguir a Julieta en sus espacios en redes sociales: en Instagram y en Facebook (MultiEspacio Evolutivo).

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!