Crecimiento personal: cómo aumentar la autoestima

La valoración que hacemos del conjunto de rasgos que configuran nuestro yo influyen en nuestro bienestar. De ahí, la importancia de desarrollar una autoestima adecuada.

La autoestima es un factor clave en nuestro crecimiento personal ya que el modo en el que nos vemos a nosotros mismos y cómo nos valoramos produce un impacto decisivo en nuestra vida a partir de las decisiones que tomamos. Por ello, para aquellos que no consiguen apreciarse de un modo correcto es importante saber cómo aumentar la autoestima.

Tener una autoestima saludable no implica jactarse de lo que uno ha conseguido sino justipreciar y valorar en su real medida aquellos logros que alcanzamos, para lo cual no hay necesidad de denostar a nadie ni tampoco de menospreciar nuestra propia labor.

autoconocimiento y autoestima

También podés leer: Ego elevado, sufrimiento asegurado

Cómo reforzar la autoestima

Si bien podemos considerar que nuestra autoestima está forjada originalmente en nuestros primeros años de vida, también podemos reconstruirla. Y posibilidades de hacerlo, tenemos todos. Tiene que ver con construir algo diferente.

Los siguientes son ocho pasos que podés poner en práctica para saber cómo trabajar tu autoestima y aumentar tu valoración personal.

  1. Ser consciente.

No podemos cambiar algo si no reconocemos que hay algo que cambiar. Simplemente al tomar conciencia de nuestra valoración interna negativa, comenzamos a distanciarnos de los sentimientos que genera. Esto nos permite identificarnos menos con ellos. Sin esta conciencia, podemos caer fácilmente en la trampa de creer en nuestra charla autolimitada.

  1. Cambiar la historia

Todos tenemos una narración o una historia que hemos creado sobre nosotros mismos que da forma a nuestras percepciones y sobre las cuales se basa nuestra autoimagen central. Si queremos cambiar esa historia, debemos entender de dónde vino y de dónde recibimos los mensajes que nos contamos a nosotros mismos. ¿De quién son las voces que internalizamos?

Estos pensamientos se aprenden, lo que significa que pueden ser desaprendidos. Podés comenzar con afirmaciones. ¿Qué deseas creer sobre vos mismo? Repetí esas frases todos los días.

como fortalecer la autoestima

También podés leer: Herramientas para padres: lo que ayuda a crecer a los hijos (y lo que no)

  1. Ponerse metas realistas

Es preciso no excederse y establecer metas a las cuales sea posible llegar. Poco a poco las podemos aumentar, y veremos que paso a paso estamos consiguiendo lo que nos proponemos. Si fracasamos, aprendamos de ello sin culparnos de nuestros errores, ya que fallar es una manera de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez.

  1. No compararse

Es normal tender a compararse con el otro. Cada día, en la calle, en el trabajo, en la facultad, uno ve siempre personas más lindas, más inteligentes, más delgadas o con mejores autos, más exitosas o que viajan más. Sin embargo, la comparación constante con los demás debe evitarse.

El hecho de que alguien más parezca feliz en las redes sociales o incluso en persona no significa que sean felices. Las comparaciones solo conducen a una autovaloración negativa, lo que provoca ansiedad y estrés.

  1. Rodearse de gente positiva

Es muy difícil tener una perspectiva positiva de la vida, de uno mismo y de las cosas que pasan si constantemente recibís una actitud negativa al respecto, de las personas que te rodean. Una buena opción es juntarte con personas con energía y ganas de hacer cosas, que sean sanas física y mentalmente, que encuentren disfrute en las cosas de su vida.

  1. Ser generoso

Si estás juzgando de forma continua a los demás, es probable que también lo hagas con vos mismo. Por el contrario, si sos más amable con ellos y estás dispuesto a ayudarlos, seguramente también serás amable con tu propia persona. De esta forma cambiarás todo tipo de pensamiento y comportamiento negativo. Como podrás adivinar, el tratarte mejor y ser más positivo, también ayudará a que te acerques a los objetivos que te hayas propuesto.

autoayuda y superacion personal

También podés leer: Dependencia emocional: comportamientos que evidencian una relación tóxica

Problemas de autoestima

Los problemas de baja autoestima se pueden mejorar, sólo es cuestión de paciencia y buena voluntad. En caso necesario, podemos recurrir a gente de confianza o a un profesional para que nos ayude. Estos son algunas situaciones comunes que pueden indicarnos que tenemos una autoestima baja.

  • No estar seguros de nuestros actos y pensamientos

Dudar es una buena práctica para cuestionarnos las cosas pero cuando esto se convierte en una práctica recurrente y pocas veces estamos seguros de nuestras ideas o acciones, la inseguridad puede atraparnos y con ella el miedo, la inanición y la falta de estímulos. Querernos implica confiar en nosotros. Creer firmemente en nuestros valores y principios y estar dispuestos a defenderlos. Ahora bien, también implica rectificar cuando erramos.

  • Echarse la culpa

Los sentimientos de culpabilidad no solo son de los más desagradables que se pueden tener sino que además desencadenan una serie de acciones contra nosotros mismos que pueden afectarnos seriamente. Y aunque no tiene porque darse siempre junto a una falta de autoestima, se da a menudo. Debemos saber que reconocer nuestros errores no implica auto flagelarnos ni creer que eso nos convierte en torpes o algo peor.

  • Preocuparse demasiado por el futuro

Ante un nuevo desafío o un nuevo encargo de trabajo que plantea cambios y tomar decisiones, la persona con baja autoestima tiende a pensar en lo que se espera de ella más que en lo que realmente quiere hacer. Eso conduce a desvalorizar la opinión propia y a sobreestimar el deseo de los demás y se vuelve un círculo vicioso que va conduciendo inevitablemente a reducir cada vez la opinión objetiva que se tiene de uno mismo.

Autoestima en jóvenes

causas de la baja autoestima

También podés leer: En defensa del NO: por qué enseñar a los hijos que diferenciarse es valioso

La adolescencia es una etapa de cambios. Durante este período adquiere fuerza la necesidad de reflexionar profundamente sobre uno mismo a medida que el cerebro va madurando y se adquieren nuevas habilidades. Todo esto tiene una directa influencia en el proceso de adquisición de una nueva identidad. De ahí que sea muy importante estar atentos a algunos aspectos que compartimos aquí para ayudar a los chicos a forjar una autoestima saludable.

Identidad y autoestima

Para poder ayudar a los jóvenes a alcanzar un buen nivel de autoestima, debemos acompañarlos a descubrir su propia identidad. ¿Quién soy yo?, ¿qué soy?, y más importante y decisivo aún, ¿qué quiero ser? Son cuestionamientos que cvada uno debe responderse por si mismo y sin presión de los demás, especialmente de los padres y del medio social.

Seguridad y autoestima

Es bastante común creer que la seguridad de una persona pasa por llevarse el mundo por delante, por no tener miedos, no dar entidad a heridas emocionales. No dejarse doblegar por situaciones intensas. Una creencia que linda con la idea de perfección. Sin embargo la verdadera seguridad radica en estar dispuestos a sentirnos vulnerables sin perder el eje ni la estima.

Debemos ayudar a nuestros jóvenes a entender que una persona segura es la que reconoce cabalmente que tanto ella como los demás son únicos. No hay mejores, no hay peores. Hay solo seres únicos que actúan de formas diferentes.

como trabajar mi autoestima

También podés leer: 3 claves para ayudar a los hijos a crecer psíquicamente sanos

Autoestima y valores

Fuertemente vinculados a nuestra identidad, los Valores están presentes en cada acción y cada pensamiento que tenemos aunque no seamos totalmente conscientes de forma habitual. Son los que nos guían en nuestras relaciones y en nuestra vida.

Los valores tienen un efecto directo sobre la conducta de los jóvenes y cómo se relacionan con su entorno. Si su conducta responde a sus valores y a los del entorno en el que se mueven habrá un equilibrio y por lo tanto un bienestar psíquico y emocional que conlleva a una saludable autoestima.

Autoestima elevada: la otra cara del mismo problema

como aumentar tu autoestima

También podés leer: ¿Por qué sufrimos de baja autoestima?

Así como la baja autoestima genera problemas, el exceso de estima por uno mismo es igual de complicado. Es medianamente frecuente encontrarse con personas que necesitan sentirse el centro de la escena, son egocéntricos al extremo y que se caracterizan por una gran necesidad de admiración.

Es posible que una profunda inseguridad y una baja autoestima hayan provocado que estas personas construyan un sentimiento de superioridad como mecanismo de defensa

Independientemente del grado de narcisismo, cuando el ego se agiganta, se nubla el sentido común, se pierde la capacidad de comprender a los otros y de disfrutar los vínculos. El ego elevado complica la vida tanto del que lo padece como de los que lo rodean: pareja, hijos, amigos y hasta compañeros de trabajo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!