Descubren cómo afectan las vacaciones a nuestro organismo

Sin duda las vacaciones son un periodo de tiempo muy necesario, sea cuál sea el momento en el que las disfrutemos. Un año entero de acumulación de trabajo y estrés merma mucho nuestra salud, tanto física como psicológica, por lo que es muy importante poder desconectar permitiendo que nuestro organismo se recupere.

Esta necesidad de desconectar es algo conocido por todos y no hay que ser un experto para saberlo, pero lo que hasta ahora era un misterio, incluso para los propios científicos, es el mecanismo que lleva a esta recuperación.

Para dar una respuesta a esta pregunta, un grupo de investigadores de la Universidad de California ha desarrollado un estudio, publicado en Translational Psychiatry, en el que se ponen de manifiesto los procesos corporales afectados por el descanso vacacional y la meditación.

¿Cómo se desarrolló el estudio para conocer el efecto de las vacaciones?

Para la realización de este estudio, los investigadores procedieron a reclutar a un grupo de 94 mujeres sanas voluntarias, con edades entre los 30 y los 60 años, que fueron enviadas durante seis días a un centro turístico situado en California.

Todas ellas se dividieron en primer lugar en dos grupos, según si practicaban meditación de forma regular o si, por el contrario, no solían hacerlo. Después, el grupo de no meditadoras se dividió también: a unas se les aconsejó meditar durante su retiro y a las otras se les dijo que podían hacer lo que quisieran mientras tanto.

Las meditadoras, como ya estaban acostumbradas, pudieron seguir con su rutina de meditación de una forma normal, por lo que los grupos formados fueron: no meditadoras con meditación, no meditadoras sin meditación y meditadoras.

Por otro lado, se les tomaron muestras de sangre, tanto antes como después del retiro, y se les hizo una encuesta sobre su estado de ánimo justo antes de las vacaciones y después, encuesta que se hizo pasado un mes y otra pasados diez meses.

El beneficioso efecto de las vacaciones para la salud

Una vez finalizado el experimento los investigadores procedieron a analizar los resultados, haciendo un seguimiento de los posibles cambios producidos en la expresión génica a causa del efecto de las vacaciones.

Así, pudieron comprobar que todas la voluntarias habían experimentado mejoras significativas en los niveles de estrés y en el funcionamiento del sistema inmune, experimentando este último un claro aumento en los marcadores de respuesta ante el ataque de virus.

Además, las que habían practicado meditación mostraron también una buena expresión de los marcadores genéticos asociados al envejecimiento saludable, por lo que queda claro que es un complemento perfecto para las vacaciones.

En cuanto a las encuestas, se comprobó que el estado anímico de las participantes era muy bueno, incluso diez meses después de su periodo de descanso, evidenciando que se trata de un efecto duradero, especialmente si se encontraban dentro del conjunto de meditadoras.

No es el primer estudio que demuestra los efectos beneficiosos de la meditación, que parecen ir mucho más allá del ámbito psicológico, favoreciendo positivamente a nuestras defensas y nuestra actividad celular, pero éste sin duda sirve para darle aún más credibilidad a los anteriores.

Es bueno recordar que las vacaciones sólo se disfrutan una vez al año, pero la meditación se puede practicar todos los días. ¿Lo tomamos como rutina?

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!