Formas sorprendentes de vencer y ser más resistente a la ansiedad, según la ciencia

Sean cuales sean sus circunstancias, la ciencia puede ayudarte a vencer la ansiedad.

La ansiedad es básicamente un mecanismo defensivo. Es un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes. Es un mecanismo universal, se da en todas las personas, es normal, adaptativo, mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta.

Puede presentarse como miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o la escuela, dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido por la noche o irritarse fácilmente.

Podés leer también: Facundo Manes: cómo controlar la ansiedad en tiempos de incertidumbre

En situaciones sociales, puede hacer que sea difícil hablar con otros; es posible que uno sienta que constantemente lo juzgan o que tiene síntomas como tartamudeo, sudoración, rubor o malestar estomacal.

Puede aparecer como un “ataque de pánico”, cuando repentinos picos de ansiedad nos hacen sentir que estamos a punto de sufrir un ataque al corazón, enloquecer o perder el control. Puede estar presente todo el tiempo, como una preocupación extendida y generalizada.

Sin embargo, en algunos casos, este mecanismo funciona de forma alterada, es decir, produce problemas de salud y, en lugar de ayudarnos, nos incapacita

De hecho, investigaciones científicas muestran que si no se trata, la ansiedad puede provocar depresión, muerte prematura y suicidio.

Y si bien puede llevar a consecuencias de salud tan graves, generalmente ocurre que los  medicamentos que se recetan para tratar la ansiedad no funciona a largo plazo. Los síntomas a menudo regresan y vuelves al punto de partida.

 

Cómo puede ayudar la ciencia

“La forma en que manejás las cosas en la vida tiene un impacto directo en la ansiedad que experimentás: modificá la forma en que la enfrentas y, por lo tanto, podés reducir tus niveles de ansiedad”, explica Olivia Remes, doctora por la Universidad de Cambridge, quien además propone estas tres maneras de enfrentarse a la ansiedad:

  • Hacelo mal

¿Sentís que tu vida está fuera de control? ¿Te resulta difícil tomar decisiones o comenzar algo? Bueno, una manera de superar la indecisión o continuar con ese nuevo proyecto es “hacerlo mal”.

La razón por la que esto funciona tan bien es que acelera tu proceso de toma de decisiones y lo catapulta directamente a la acción. De lo contrario, podrías pasar horas decidiendo cómo hacer algo o qué debería hacer, lo que puede consumir mucho tiempo y ser estresante.

Podés leer también: Ansiedad y mala alimentación: cómo romper este círculo insalubre

La gente a menudo quiere hacer algo “perfectamente” o esperar el “momento perfecto” antes de comenzar. Pero esto puede llevar a la postergación, a largas demoras o incluso a evitar que lo hagamos. Y eso causa estrés y ansiedad.

En cambio, ¿por qué no simplemente comenzar por “hacerlo mal” y sin preocuparse de cómo va a salir? Esto no solo hará que sea mucho más fácil comenzar, sino que también encontrará que está completando tareas mucho más rápido que antes.

Muy a menudo, también descubrirás  que no lo estás haciendo tan mal después de todo, incluso si lo estás haciendo mal en serio, siempre podés ajustarlo más tarde

Usar “hacerlo mal” como lema te da valor para probar cosas nuevas, agrega un poco de diversión a todo y evita que te preocupes demasiado por el resultado. Se trata de hacerlo mal hoy y mejorar a medida que avanza. En definitiva, se trata de la liberación.

  • Perdonate y “espera para preocuparte”

¿Sos particularmente crítico con vos y con los errores que cometés? Bueno, imaginate si tuvieras un amigo que constantemente señalara todo lo que está mal. Probablemente quieras deshacerte de él de inmediato.

Pero las personas con ansiedad a menudo se hacen esto a sí mismas con tanta frecuencia que ya no se dan cuenta. Simplemente no son amables consigo mismos. Entonces tal vez es hora de cambiar y comenzar a perdonarnos por los errores que cometemos.

Podés leer también: Neurocientíficos descubren una canción que reduce la ansiedad en un 65%

Si sentís que te avergonzaste de una situación, no te critiqués: simplemente date cuenta de que tenés este impulso de culparte a vos mismo, después abandoná el pensamiento negativo y redirige tu atención a la tarea que teníass entre manos o lo que sea que estuvieras haciendo. .

Otra estrategia efectiva es “esperar a preocuparse”. Si algo salió mal y te sentís obligado a preocuparte (porque creés que te equivocaste), no lo hagas de inmediato. En cambio, posponé tu preocupación: reservá 10 minutos cada día durante los cuales puedas preocuparte por cualquier cosa.

Si haces esto, descubrirás que no percibirás la situación que desencadenó la ansiedad inicial como molesta o preocupante cuando retomes. Y nuestros pensamientos en realidad decaen muy rápido si no los alimentamos con energía.

  • Encontrar un propósito en la vida ayudando a otros

También vale la pena considerar cuánto de tu día lo pasás pensando en otra persona. Independientemente de cuánto trabajemos o de la cantidad de dinero que ganemos, no podemos ser verdaderamente felices hasta que sepamos que alguien más nos necesita y depende de nuestra productividad o amor.

Esto no significa que necesitemos el elogio de la gente, pero hacer algo con otra persona en mente quita el foco sobre nosotros mismos (y nuestras ansiedades y preocupaciones) y lo ponemos en los demás, y cómo podemos hacer una diferencia para ellos.

Se ha demostrado regularmente que estar conectado con las personas es uno de los remedios más potentes contra la mala salud mental. El neurólogo Viktor Frankl escribió: “Para las personas que piensan que no hay nada por lo que vivir, nada más que esperar de la vida … la cuestión es lograr que estas personas se den cuenta de que la vida aún está esperando algo de ellos”.

Saber que alguien más te necesita hace que sea más fácil soportar los momentos más difíciles. Sabrá el “por qué” de su existencia y podrá soportar casi cualquier “cómo”

¿Cómo podemos hacernos importantes en la vida de otras personas? Podría ser tan simple como cuidar de un niño o padre anciano, ser voluntario o terminar un trabajo que pueda beneficiar a las generaciones futuras.

Incluso si estas personas nunca se dan cuenta de lo que has hecho por ellos, no importa porque lo sabrás. Y esto te hará comprender la singularidad e importancia de tu vida.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!