Ikea asombró con sus camas itinerantes en París

La marca sueca ofreció viajes gratuitos en cápsulas movilizadas por bicicletas eléctricas. Una campaña para promover el descanso ergonómico.
Ikea lanza camas itinerantes por las calles de Paris

Ikea sorprendió a los parisinos este mes. Durante la primera semana de septiembre la marca de muebles y productos del hogar lanzó en París ocho bicicletas eléctricas que movilizaron remolques amarillos. Se trata de cápsulas itinerantes, con todo lo necesario para descansar: un colchón, almohadones y sonidos relajantes.

Estos remolques, llamados Ikea Nap, ofrecieron un espacio cómodo y gratuito para tomar una siesta durante un paseo por las calles de la ciudad. La propuesta fue parte de una campaña para que potenciales clientes no solo prueben los productos de la marca sueca, sino que tengan consciencia de la importancia de la higiene del sueño y el descanso ergonómico (es decir diseñado para el ámbito de trabajo).

Ver remolques amarillos que ofrecen siestas puede resultar curioso y divertido, pero esto también guarda un mensaje significativo para la cultura del trabajo. Hasta hoy que no se reconoce del todo el valor de dormir y sus ventajas en la jornada diaria.

Dormir favorece la concentración, los reflejos y la creatividad, además de que disminuye problemas de salud, como la tensión arterial y cardiopatías. Reposar sobre los edredones livianos de Ikea es una forma de demostrar cómo las siestas pueden renovar la energía de todos.

Ikea lanza camas itinerantes por las calles de Paris
Crédito de @IKEA_France

¿Cómo funcionaron las Ikea Nap?

Cualquier adulto en busca de una siesta por las calles de París pudo disfrutar de esta campaña, disponible entre las 13.30 y las 18.30. La marca sueca convocó a los interesados a través de las redes sociales. Con solo etiquetar a Ikea en un tweet (@IKEA_France) o en una story de Instagram (@IKEAfrance) e incluir el hashtag #lasiesteIKEA, los ciclistas pudieron ubicar a los usuarios para ofrecer siestas de 30 minutos.

Sin dudas, esta fue una experiencia única para los parisinos. El resultado de combinar el transporte sostenible con la promoción del sueño.

Podés seguir leyendo: