La razón científica de por qué algunas personas odian los lunes y cómo solucionarlo

Quedarse despierto tan sólo una hora o dos más los fines de semana de lo que habitualmente lo hacemos durante la semana puede causar estragos en el sueño, por no hablar de su estado de ánimo. Esta dificultad para recomponerse y recuperar las condiciones normales al despertarnos el lunes tiene un nombre: el jet lag social.

Shelby Freedman Harris, director de Medicina del Sueño en Montefiore Medical Center en la Ciudad de Nueva York opina que el jet lag social es cada vez más frecuente. “No es necesariamente un trastorno del sueño que debamos diagnosticar clínicamente, pero es una tendencia ” explica Harris.

lunes-1_opt

Esto sucede porque se juega con el ritmo cicardiano, el reloj interno del cuerpo que gobierna el sueño y vigilia.

Pero el jet lag social no significa que uno no pueda tener una vida social los fines de semana. Por eso Buena Vibra propone cinco maneras para dejar de odiar los lunes:

1. Poner el despertador el domingo también.

Si el domingo dormimos demasiado sin preocuparnos por la hora, se puede dificultar recuperar el ritmo de sueño esa última noche del fin de semana.

Por eso, es conveniente poner la alarma en un horario que nos permita descansar pero que se acerca lo más posible al que usaremos el lunes para levantarnos. Para no estar sonámbulo todo el domingo, Harris recomienda tomar una siesta antes de las 2 pm,.

2. Que se haga la luz.

Cuando la alarma truene el lunes por la mañana, abramos de par en par las persianas. La luz natural proporciona un impulso a los ritmos circadianos que regulan el metabolismo, el hambre, y los niveles de energía, según un estudio de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

lunes-2_opt
3. Ponerse en movimiento

El ejercicio ligero puede hacernos sentir más despiertos y aumentar la sensación de bienestar.

No hace falta un enorme esfuerzo: Realizar estiramientos, movimiento de brazos, hombros y rollos de sólo tres minutos puede tener un gran efecto.

El lunes por la mañana, levantarse y moverse durante unos minutos antes de entrar a la ducha.
4. Dormir de seis a ocho horas todos los días

Tener una buena noche de sueño cada noche durante la semana evita llegar al fin de semana con una deuda de sueño y el déficit de descanso del fin de semana será más fácil de manejar el lunes.

5. Tener una actitud positiva.

Mientras nos quedamos dormidos en la noche del domingo, nuestra mente puede vagar a los plazos de trabajo próximos o a una importante reunión con el jefe. Esa es una buena forma para ponerse nervioso y llegar en estado calamitoso al lunes.

Investigadores encontraron que pensar en cosas negativas antes de acostarse puede aumentar la cantidad de cortisol, una hormona que se libera cuando se está estresado.
El cortisol es el mejor amigo de la inflamación, que puede absorver la energía y hacer que nos enfermemos. Más que nunca es preciso mantener nuestros pensamientos positivos mientras va llegando el sueño.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!