Qué es la terapia floral y cuáles son sus beneficios

Más allá del impacto positivo que las flores tienen en nuestro ánimo considerando que siempre reconforta detenerse unos segundos en un parque a verlas o inclusive en  el interior de una casa u oficina, hay una gama de otras ventajas encerradas dentro de esos brotes hermosos. De la medicina a las fragancias hermosas, hay una multitud de prácticas que aprovecharon durante siglos los beneficios de las flores. La terapia floral, con su uso de pétalos y otras partes de una planta para mejorar la salud física y mental, es una de ellas.

La Terapia Floral es otra clase de terapia complementaria, que ayuda al cuerpo, la mente y el alma de las personas de todas las edades a través de fórmulas florales y homeopáticas, que pueden ser gotas, cremas, aceites, atomizadores, y mucho más.

La misma tuvo su origen cuando el Dr. Edward Bach, médico Inglés, cirujano, bacteriólogo e investigador, creó un sistema de sanación a través de esencias florales que luego revolucionaría la medicina.

La investigación del Dr. Bach lo llevó a buscar una clase de medicina natural, que también tuviera en cuenta la personalidad del paciente que necesitaba ser tratado.

Él expreso que “La principal razón del fracaso de la ciencia médica moderna es que trata los resultados pero no las causas”, y en base a este principio, Bach impulsa el nacimiento de esta terapia que trabaja corrigiendo los desequilibrios energéticos, emocionales, restituyendo la energía y modificando los conflictos del paciente.

La Terapeuta Holística, Profesora e Investigadora, Moni Franzese, quien utiliza la Terapia Floral como una de sus mayores herramientas asegura que “la Terapia Floral Bach no reemplaza ningún estilo de tratamiento que el paciente esté llevando sino que complementa terapias alopáticas y pueden ser ingeridas a cualquier edad, ya sean bebés, durante la niñez, adolescencia, adultez y ancianidad, y frente a cualquier circunstancia de la vida, como por ejemplo, durante un embarazo”.


El sistema de la Terapia Floral, también conocida como “Las Flores de Bach” se mantiene con la naturalidad y las esencias desde su descubrimiento, en 1934, las cuales fueron reconocidas por la Organización Mundial de la Salud como Único Sistema Floral, en 1974.

A través de esta técnica se pueden atender de modo complementario distintos malestares físicos y emocionales, como por ejemplo:

  • Físicos: Dolores generalizados, contracturas, nerviosismo, obesidad, enfermedades reumáticas, úlceras, problemas circulatorios, trastornos alimenticios, insomnio, migrañas.
  • Emocionales: Miedos, pánico, depresión, tristeza, nostalgia, inseguridad, indecisión, impaciencia, ira, rencor, culpa, duelos, pérdidas, agresiones, autoestima

“Con la Terapia Floral se limpian todas las emociones acumuladas trabajando desde tu inteligencia interna” agrega la especialista. Y nos recuerda que “los terapeutas florales no remplazamos a ningún sistema médico, ni tratamiento, ni medicación, ni damos diagnósticos, ni nada que pertenezca a la exclusiva competencia Médica. Son terapias complementarias.”

Moni Franzese, es una Terapeuta Holística, Profesora e Investigadora, quien además de dedicarse de lleno a la Decodificación Biológica, también utiliza la Terapia Floral como una de sus mayores herramientas a la hora de ayudar y aliviar a las personas que lo necesitan. Para comunicarse con ella se puede acceder a su sitio web haciendo click aquí.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!