Buscan desarrollar Ciudades Amigables con las Personas Mayores

El mundo está envejeciendo rápidamente: para el año 2050 el número de personas de 60 años de edad y más como proporción de la población global se habrá duplicado, de 11% en el 2006 a 22%. Para entonces, por primera vez en la historia de la humanidad, habrá más personas mayores que niños (de 0–14 años de edad) en la población. Los países en desarrollo están envejeciendo a un ritmo mucho mayor que los países desarrollados: dentro de cinco décadas, poco más del 80% de las personas mayores del mundo vivirán en países en desarrollo, frente a 60% en el 2005.

Al mismo tiempo, nuestro mundo se asemeja a una ciudad en crecimiento: desde el 2007, más de la mitad de la población mundial global vive en ciudades. Las mega-ciudades, es decir, ciudades con 10 millones de habitantes o más, se multiplicaron diez veces. Y el número y la proporción de habitantes urbanos seguirán creciendo en las décadas por venir.

El envejecimiento y la urbanización de la población son el resultado del desarrollo humano durante el siglo pasado. Pero hoy también constituyen un desafío primordial para el siglo actual.

Uniendo estos datos de la OMS, descubrimos que en breve tendremos ciudades cada vez más grandes y habitadas en gran proporción por personas de avanzada edad, lo cual implicará según varios especialistas en estas temáticas, que las ciudades poco a poco deberán amoldarse a nuevos ritmos de movimientos, ya que la masa crítica de la población será la que regule esos tiempos.

cam2

Pero gracias a la data y el diálogo que han generado movimientos como Ciudades Globales Amigables con los Mayores—una campaña de la Organización Mundial de Salud que desde hace ocho años busca crear conciencia sobre la importancia de velar por la calidad de vida de los ciudadanos de edad más avanzada—los legisladores, los demógrafos, y los gerontólogos son cada vez más capaces de crear mejores condiciones para que la gente mayor no solo esté más cómoda sino también sea más productiva.

Se  comenzó a hablar de ciudades amigables con las personas mayores cuando la OMS reunió a 33 ciudades de 22 países (de todas las regiones de la OMS) en un proyecto para identificar los elementos claves del entorno urbano que apoyan el envejecimiento activo y saludable.

En el programa “Ciudades Globales Amigables con los Mayores” se identifican ocho aspectos de la Vida Urbana que pueden influir en la salud y la calidad de vida de las personas mayores:

  • Espacios al aire libre y edificios.
  • Transportes.
  • Vivienda.
  • Participación social.
  • Respeto e integración social.
  • Participación cívica y empleo.
  • Comunicación e información.
  • Apoyo de la comunidad y servicios de salud.

cam1

Según este programa de la OMS en una ciudad amigable con los mayores, las políticas, los servicios, los entornos y las estructuras proveen sostén y facilitan el envejecimiento activo de las personas, mediante:

  • El reconocimiento de la amplia gama de capacidades y recursos existentes entre las personas mayores;
  • La previsión de y respuesta flexible a las necesidades y preferencias relacionadas con el envejecimiento;
  • El respeto por sus decisiones y elecciones de estilo de vida;
  • La protección de las personas más vulnerables; y
  • La promoción de su inclusión en todas las áreas de la vida comunitaria y de su aporte a las mismas.

Según palabras de la especialista en Geriatría Silvia Gascón, quien dirige el Master en Gerontología en la Universidad Isalud en La Plata, Argentina: ““Finalmente hemos entendido que el envejecimiento no se trata del balance entre la auto-suficiencia y la geriatría, sino que es producto de la sociedad como un todo. Todo el mundo tiene que colaborar para asegurarse que las personas mayores puedan sentirse incluidas y participar sin barreras—tanto las arquitectónicas como las culturales.”

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo