Descubren el origen del pene

No todas las especies de vertebrados se reproducen del mismo modo. Durante mucho tiempo el pene fue una gran incógnita, especialmente en lo que respecta a cómo estos genitales externos permitieron a los animales vertebrados reproducirse. Los machos de las serpientes y los lagartos tienen dos hemipenes, mientras que las aves y los humanos poseen solo un órgano. Además, en los primeros están colocados al nivel de las extremidades y en los segundos más abajo.

A pesar de estas diferencias, podemos convenir en que sus estructuras funcionan de forma muy similar y que todos tienen una estructura equivalente de tejidos. Clifford Tabin, líder del estudio, comenta que “La diferencia entre los genitales parece ser un segundo tejido que envía señales que ordenan a las células vecinas la creación de los genitales externos”.

pe1

El resultado se logró a través de la investigación de embriones de pollos. En ellos, un órgano al final del tracto digestivo en el que se unen los conductos del aparato urinario y el reproductor denominado cloaca, envía señales moleculares para que las células vecinas formen los genitales externos. Es por tanto la ubicación de la cloaca la que determina qué tejidos reciben la primera señal. En los mamíferos el tejido creador del pene está más cerca de la cola y en las serpientes y los lagartos, más cerca del mesodermo lateral.

Estos grupos de embriones se dividió en dos. Los primeros fueron injertados con tejidos de cloaca al lado de las extremidades y el segundo grupo al lado de los brotes de la cola. Los científicos observaron que las células más cercanas a la cloaca injertada respondieron a las señales y parcialmente se convirtieron en genitales, tal como lo esperaban.

“En un sentido más amplio, la importancia radica en el concepto de la evolución por “homología”. Una estructura que se encuentra en dos organismos diferentes es homóloga si la estructura fue heredada de un ancestro común que tenía una versión de esa estructura. Así, el ala de un murciélago, la aleta de una ballena y la mano son homólogos, todos derivan de la misma extremidad anterior de un antepasado común”, explicó Tabin.

Para continuar con este desarrollo científico, ahora que han avanzado sobre el origen del pene, los investigadores pretenden continuar y descubrir lo que impulsa a las células de las hembras a convertirse en un clítoris. Estas investigaciones no solo vienen a resolver un enigma biológico, sino que también van en camino a ayudar a los millones de personas que nacen en el mundo con malformaciones genitales.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!