Abdominales: los errores más comunes y cómo evitarlos

Para que un buen entrenamiento pueda llevarse a cabo, es importante que tengas en cuenta algunos detalles que te facilitarán la actividad.

El sueño de muchos es tener la pancita lo más chata posible, sin que se nos escape nada por ningún lado. Sin embargo, todos sabemos que eso no es tarea sencilla. Para lucir la cuadrícula en el abdomen uno tiene que someter al cuerpo a una exigente rutina de ejercicios y, aún así, no es fácil de lograr: no es garantía de que vaya a ocurrir a pesar de que uno se la pase entrenando horas y horas seguidas.

abdominales ejercicios

También podés leer: Nutrición poderosa: 5 consejos para optimizar la rutina de ejercicio

A continuación compartimos algunas claves para evitar errores y mejorar los resultados.

Elegí bien el tipo de ejercicio

No todas las rutinas de abdominales cumplen la misma función ni son las adecuadas para todo tipo de personas. Es fundamental que te informes bien sobre cuáles son y cuál es la que mejor se adapta a tu cuerpo.

Tener cuidado con la parte del cuerpo que ejercitamos

La gente está acostumbrada a hacer elevaciones de tronco o elevaciones de piernas pensando que está trabajando la musculatura abdominal y no es así.

Si estás en el suelo y elevas el tronco más de 45 grados ya no estás trabajando el abdomen sino los músculos flexores de las caderas, lo cual es un error peligroso porque hacer muchas repeticiones de este ejercicio puede sobreentrenar esa musculatura de las caderas y generar problemas a nivel lumbar.

¿Cómo corregirlo? Podés optar por el encogimiento del abdomen, que consiste en una elevación de no más de 45 grados sin despegar la zona lumbar del suelo para localizar la musculatura abdominal pura y dura.

Leé más: La mejor medicina contra el cáncer podría ser el ejercicio físico

Ejercicios hipopresivos

Una buena opción para trabajar las abdominales son los ejercicios hipopresivos, como la plancha, que es la activación de la musculatura interna, de los trasversos del abdomen, haciendo un tipo de contracción con más sentido.

Las manos sólo sirven de apoyo

Las manos en la nuca, pero con cuidado. Las manos sólo deben tener la función de apoyo a la cabeza, nunca deben participar en el movimiento. Este es uno de los muchos errores que se suelen cometer cuando hacemos abdominales.

Al hacer eso sólo pegamos tirones, provocando un exceso de tensión sobre todo en la zona cervical. Las manos en la nuca deben ser una especie de cojín o de almohada. Si no tenés fuerza abdominal suficiente, colocar los brazos estirados hacia adelante y arriba cuando se hace el movimiento.

Leé más: Ejercicios de elongación para un cuerpo sano y flexible

Controlar la respiración

Es fundamental respirar bien, porque de esa manera uno aporta el oxígeno necesario para producir la energía que requiere el cuerpo para realizar el esfuerzo físico. Hay que aspirar cuando bajamos el tronco, que sería la fase céntrica, y espirar en la fase concéntrica, al hacer el encogimiento, al hacer la fuerza.

En ningún momento se debe aguantar las respiración, ni siquiera cuando se hace la plancha.

La alimentación cumple un rol fundamental

Es importante combinar el ejercicio con una dieta adecuada: si no controlás la alimentación, no vas a quemar la grasa localizada.

licuados de frutas saludables

Quizás puede interesarte: Recetas de licuados de frutas: fáciles y riquísimos

Lo ideal es mantener una dieta equilibrada, tratando de consumir todo tipo de alimentos. La variedad es lo mejor ya que nos permite comer de todo de manera moderada. De nada sirve privarse de comidas ricas, porque al fin y al cabo lo que importa es el tamaño de la porción.

Leé también: Qué comer antes y después del ejercicio para que sea efectivo

 

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!