Método Mori para lograr piernas firmes y esbeltas

Te contamos acerca del método Mori, una ejercitación japonesa con estiramientos para fortalecer los músculos de tus piernas.
metodo mori

El método Mori consiste en un par de técnicas especializadas en el estiramiento y movimiento para ganar una mayor fuerza en las piernas. Con este método, uno también puede corregir la mala postura de la espalda y de todo el cuerpo.

Método Mori

Este entrenamiento fue creado por unos de los entrenadores personales más reputados de Japón, el entrenador Takuro Mori. Su método tiene como objetivo principal el uso de estiramientos, con ejercicios bastantes similares a la disciplina de la yoga.

Cada uno de los ejercicios dentro de esta metodología es bastante sencillo de seguir, adecuados para hacer dentro de casa y cualquiera los puede hacer. Su plan de ejercicio está centrado en el entrenamiento de fuerza y estiramientos.

Este método también se destaca por tener un período de duración corto de solo un mes. Pasado ese tiempo, los resultados que uno obtiene tras realizar los estiramientos no solo son unas piernas esbeltas, sino que además uno consigue corregir y mejorar la postura.

qué es el método mori

Te puede interesar: Cómo tonificar glúteos y piernas en casa

A raíz de esto, con el método mori uno también aprende las formas en las cuales influyen las malas costumbres en nuestra postura. Las malas posiciones es algo que repetimos a diario sin darnos cuentas, y peor, nos acostumbramos a ellas. Es por eso que con estos estiramientos nos vamos a dar cuenta de que la forma en la que nos sentamos, nos paramos, caminos, etc., influye en nuestra postura.

Ejercicios y estiramientos

Para llevar adelante esta idea del método mori, te presentamos una serie de ejercicios sencillos para hacer en casa, estabilizando nuestra postura. También nos permitirá fortalecer todos nuestros músculos del tren inferior, ser más flexibles, corregir la postura y sentirnos más cómodos y livianos con nuestro propio cuerpo.

Leer más: Cómo hacer yoga en casa: 10 consejos para empezar

De acuerdo a las palabras del entrenador Takuro, para poder ganar unas piernas bonitas y esbeltas hay que reajustar nuestro cuerpo y adoptar una postura adecuada. Lo fundamental en este entrenamiento no es buscar aumentar la masa muscular, sino que a lo que uno debe apuntas es trabajar y hacer que los músculos recuperen su condición óptima mediante los estiramientos.

Como dijimos antes, el plan de ejercitación lleva un tiempo de solo un mes, pero hay que cumplir con cada uno de los días de estas sesiones. Durante los primeros 7 días, se llevará a cabo principalmente un reajuste de la posición de las piernas. Luego, para la segunda semana, hay que poner el foco de atención en el cuidado intensivo de las piernas y no retomar las malas posturas.

Podés ver: Dolor de piernas y cansancio: cómo aliviar el malestar

Ya para la tercera semana, lo que se propone es lograr corregir la posición a través de la cadera. Por último, en la cuarta semana y en la recta final de esta ejercitación, se profundiza en el cuidado no solo de las extremidades. Este cuidado pasa a ser de carácter integral, lo que significa que se tiene en cuenta a todo el cuerpo.

Alineamiento de músculos

Este ejercicio de estiramiento logra con un estiramiento isquiotibial corregir la desviación, la cual hace que los músculos sobresalgan hacia delante y hacia fuera.

Para llevarlo a cabo, comenzamos posicionándonos sentados en una silla y cruzando la pierna derecha, haciendo que el tobillo quede sobre la rodilla izquierda. Luego, vamos a colocar ambos brazos sobre la rodilla derecha y llevaremos el cuerpo hacia delante, ejerciendo un poco de presión en nuestro cuerpo.

Hay que mantener esta misma posición por unos 60 segundos. Por último, lo que hay que hacer es repetir todo el proceso con la otra pierna, en este caso la pierna izquierda.

Pulir los gemelos

Al contraer los glúteos uno logra perfeccionar la rotación interna de la cadera y la rotación externa de las rodillas. Esto permite que los gemelos luzcan mucho menos voluminosos.

Para hacer este ejercicio, comenzamos posicionándonos de pie de forma tal que tengamos la espalda recta y la mirada hacia el frente. Los pies deben estar juntos para poder alinear bien las piernas. Como paso siguiente, hay que doblar las rodillas, haciendo que las rótulas queden separadas.

Es así que estamos activando la zona de los glúteos. Hay que mantener esta misma posición por un par de segundos, luego volver a la posición inicial y repetir el proceso 10 veces en total.

Elevar caderas

En esta etapa se trabaja con ejercicios que movilizan los glúteos, la zona abdominal y también los cuádriceps. Empezamos el ejercicio acostándonos boca arriba con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies apoyadas sobre el suelo. Además, los brazos deben ir juntos al cuerpo.

Estando en esa posición, vamos a elevar nuestras pelvis hasta lograr que estén en el mismo ángulo que las rodillas. Se debe mantener esa misma posición por 1 minuto y luego hacer 3 repeticiones de todo el procedimiento. Cabe aclarar que entre cada repetición siempre es recomendable hacer un descanso de, por lo menos, 15 segundos.

Equilibrio de tronco

Este ejercicio favorecerá tanto a nuestra rotación interna de la cadera como también a la rotación externa de las rodillas. La actividad empiezo poniéndonos de pie con la espalda bien recta y teniendo los pies juntos.

Leer más: 5 canales de Youtube en español para hacer yoga en casa

Luego hay que flexionar las rodillas para separar las rótulas y hacer presión en nuestros glúteos. Después de eso, hay que contraer lo glúteos y quedarnos en esa misma posición durante unos 10 segundos. Al finalizar, hacemos un pequeño descanso y repetimos el mismo movimiento unas 10 veces más.

Continuar leyendo: