Para qué sirve el yoga y por qué hace bien practicarlo

Los beneficios del yoga son múltiples. Tiene un claro impacto a nivel físico y mental. Las razones para sumarte a la tendencia.
para qué sirve el yoga

Si bien se ha convertido en una de las disciplinas de mayor popularidad en Occidente, mucha gente se pregunta para qué sirve el yoga y cuáles son sus beneficios. Conocé de qué se trata esta disciplina milenaria y por qué millones de personas la eligen para sumar bienestar a su día.

También podés leer: 3 modos en los que el yoga mantiene a tu cerebro sano

Para qué sirve el yoga

Empecemos por describir brevemente qué es el yoga. Es práctica y una filosofía de vida, que se originó en la India hace casi 26.000 años. La palabra “yoga” significa “unión” y hace referencia a la conexión entre el alma (el individuo) y el Espíritu (Dios o el universo).

Su práctica es un elemento fundamental del budismo y un aliado para lograr una profunda meditación. Además, es una parte importante de la religión hindú, ya que encarna el estado natural del ser y la iluminación espiritual.

para qué sirve hacer yoga

Podés leer: Qué significa namasté, la palabra central del yoga

Beneficios del Yoga

Es sabido que el yoga permite bajar los niveles de ansiedad y reducir el estrés, acercando con la práctica una experiencia cotidiana de paz interior y armonía. Pero, a los beneficios de esta transformación más profunda, se suman otros que tienen que ver con el impacto concreto a nivel físico y mental.

Si te preguntás para qué sirve el yoga, descubrí sus múltiples beneficios:

  • Mejora la flexibilidad corporal: Con el yoga estirás todos los músculos del cuerpo, volviéndote cada vez más elástico. En una sesión de yoga se realizan distintas posturas conocidas como asanas y la flexibilidad es clave para poder realizarlas correctamente.
  • Mejora la respiración y la capacidad pulmonar: Una de las claves del yoga es la respiración. Aunque suene raro, la mayoría respiramos mal (a través de la boca en vez de por la nariz). Al respirar correctamente, logramos un mejor transporte de oxígeno en la sangre, entre otros beneficios.
  • Reduce el estrés y potencia el bienestar: el yoga es ideal para reducir el estrés y bajar la ansiedad. Junto con la meditación, es ideal para apaciguar la mente y combatir la inestabilidad emocional. Además, mejora los niveles de endorfinas y ayuda a regular la serotonina.

para que sirve el yoga

Podés leer: Científicos analizan los efectos que tienen las poses de yoga en la salud

  • Mejora la regulación del ánimo: al reducir la ansiedad, ayuda a recuperar el equilibrio emocional. Es una disciplina que ayuda a tomar conciencia del aquí y el ahora al traer nuestra mente al momento presente, donde puede permanecer tranquila y concentrada. Es un aliado maravilloso para encontrar y lograr calma.
  • Mejora la aptitud física: el yoga está lejos de ser algo pasivo. Es más: hay algunas variantes que son sumamente intensas. En todos los casos, siempre fortalece el cuerpo y aumenta la tonicidad muscular. La clave está en ir de a poco, para que tus músculos se vayan elongando y no haya lesiones.
  • Mejora tu postura y contribuye a aliviar el dolor de cuello y espalda. Podés leer: cómo descontracturar el cuello.}
  • Refuerza la capacidad intelectual: muchas de las posturas o asanas del yoga mejoran las funciones cognitivas gracias al aumento de la concentración, la mejor oxigenación y el mayor flujo sanguíneo en el cerebro gracias los ejercicios de respiración, las posturas y la relajación muscular.
  • Mejora el control de tus emociones: Es lo que buscan muchas personas que empiezan a practicar yoga y es un beneficio que llega con la práctica frecuente.

También podés leer: Yoga, un estilo de vida

Tipos de yoga

Existen muchos tipos de yoga. Hay opciones para todos los gustos y edades: variantes más intensas, que demandan mucha flexibilidad y esfuerzo físico, y otras más tranquilas, con más foco en la respiración y la meditación. Los más populares son:

  • Iyengar Yoga: se basa firmemente en los ocho principios tradicionales del yoga expuesto por Patanjali en su tratado clásico, Los Yoga Sutras, escrito hace más de 2.500 años. Se trata de un sistema de investigación desarrollado durante más de setenta años por Yogacharya BKS Iyengar, que practicaba todos los días durante sus 96 años de vida. Incorpora el uso de accesorios, lo que permite desarrollar posturas muy particulares. Podés ver: Yoga Iyengar: una camino hacia la salud holística.
  • Hatha Yoga: es el más común de los tipos de yoga que conocemos. Es el método de yoga que trabaja el cuerpo para facilitar la meditación y que involucra el despertar de la energía vital (prana). Incorpora posturas para incrementar la flexibilidad y la fortaleza, ejercicios de respiración (pranayama), limpiezas y cierres energéticos (bandhas), además de posturas de manos (mudras) para dirigir y potenciar prana.

Podés leer: 8 pasos de yoga para despejar tu mente en 5 minutos

  • Bikram Yoga: se trata de una variante que se practica a 42 grados de temperatura. Se realiza en una sala calefaccionada, durante 90 minutos, y el calor no sólo ayuda a relajarse sino que aumenta la flexibilidad y la capacidad de resistencia del cuerpo. Está compuesta por 26 posturas y 2 ejercicios de respiración que mejoran la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio, mientras aumenta la concentración y la claridad mental.
  • Acroyoga: es una combinación del Hatha Yoga, el yoga en parejas y la prácticas de la acrobacia. La idea es fomentar el equilibrio en la vida para disfrutar plenamente de la felicidad. Podés ver: Acroyoga: asomate a los beneficios de 3 prácticas en 1
  • Kundalini Yoga: consiste en técnicas de yoga simples que pueden ser disfrutados por todos, sin importar la edad ni las capacidades físicaes. Es una ciencia completa que incluye la respiración (pranayama), posturas de yoga (asanas), el sonido, el canto (mantras) y la meditación. Está diseñado para ofrecer la experiencia de la más alta conciencia a través de la elevación de la Kundalini.

Leé también: Diferencia entre Yoga y Pilates: lo que tenés que saber

Accesorios para hacer yoga

Practicar yoga hoy es muy sencillo y accesible. En Internet podés encontrar decenas de cursos excelentes, de distintos niveles, que podés hacer de manera gratuita y en casa sin más planificación que encender tu dispositivo. Sólo deberías tener algunos accesorios para hacer tu práctica más confortable:

  • Mat para Yoga: son colchonetas básicas, finitas, que se usan para practicar las posturas. Si te molestan las rodillas al tocar el piso, es preferible optar por un mat más grueso. Los que tienen 5mm o 6mm ya son considerados “gruesos” y deberían funcionar sin problemas.
  • Toallas: hay toallas especiales de Yoga que se adhieren firmemente al mat.
  • Almohadones de yoga: sirven para adoptar una posición correcta porque favorecen el apoyo cómodo de las piernas y la verticalidad de la columna. Al sentarse en estos almohadones especiales, las caderas y las piernas se relajan, lo que ayuda a elevar y abrir el pecho y los pulmones y facilitar la respiración.

El yoga es mucho más que una forma de entrenarte y de mantenerte en buen estado. Es un estilo de vida integral que sana, cuida y fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la realización de las asanas, la respiración y la meditación.

Seguí leyendo: