Actividad física y embarazo: 5 respuestas para que sepas cómo seguir

Si bien las ventajas de llevar una rutina saludable, con ejercicios físicos y actividades al aire libre son importantes para todos, cuando llega el embarazo aparecen algunas dudas sobre la conveniencia de realizarla, el tipo de actividad aconsejado, su frecuencia, intensidad y duración.

Para que no queden dudas sobre que se puede (y se debe) hacer durante esa etapa, el doctor Ignacio Pérez Tomasone, coordinador de Obstetricia de Halitus Instituto Médico, nos responde una serie de preguntas con las que nos proponemos aclarar algunas de las cuestiones que preocupan a las futuras mamás que quieren sostener sus rutinas de ejercitación:

  • 1) ¿Qué beneficio trae la actividad física en el embarazo?

Realizar actividad física durante la gestación es importante porque es un período en el que se producen muchas modificaciones anatómicas y físicas, que requieren una adaptación continua. Mover el cuerpo puede ayudar a mantenerse en forma, impedir aumentos bruscos de peso, evitar hipertensión arterial, y prepararse para el trabajo de parto.

Además, mejora síntomas típicos del embarazo como la pesadez de las piernas, el cansancio, el dolor de espalda o la hinchazón de los tobillos. Algunos ejercicios pueden mejorar esas molestias durante la gestación y brindar fuerza muscular que será de suma utilidad a la hora del trabajo de parto.

  • 2) ¿Cuáles son las mejores actividades para realizar en esta etapa?

Se sugieren siempre ejercicios de bajo impacto durante 30 minutos por día. Lo más recomendado: caminar, nadar y andar en bicicleta. Caminar es una buena opción porque es fácil realizarlo y se adapta a las diferentes etapas del embarazo. Si no tiene experiencia en la cinta, es mejor no comenzar a utilizarla ya que requiere cierto nivel de coordinación y puede causar mareos y caídas.

También hay que decirle sí a la bicicleta, pero sin ningún peso extra, es decir, no hacer spinning. Por último, la natación es la más adecuada porque ofrece múltiples ventajas: el agua genera una disminución del peso total, lo que facilita el movimiento, evitando así las sobrecargas en la columna y en las articulaciones. Además, comprime las venas lo que favorece a evitar la acumulación de líquido. Otras actividades, como Yoga o Pilates, deben realizarse con un instructor especializado en embarazo para evitar lesiones, sobreexigencias musculares o dolores y molestias por exceso de elongación.

  • 3) ¿Hasta cuándo puedo realizar actividad física?

No hay un límite establecido para suspender la actividad, qué hacer y hasta cuándo dependerá de la comodidad que sienta la mujer por el peso de su panza – siempre que no exista ninguna indicación de reposo o de cese de actividad física por parte del obstetra. Quizás algunas actividades comiencen a costar más, pero pueden reemplazarse por otras, por ejemplo, natación y bicicleta se puede realizar hasta el final.

  • 4) ¿Qué ventajas tiene al momento del parto una embarazada que realizó ejercicio físico?

El trabajo de parto no deja de ser una actividad física, un momento de ejercicio de muchos músculos del cuerpo, frente al cual, cuanto más preparada esté físicamente, mejor lo van a llevar a cabo, dado que nunca sabemos si va a durar 3 o 20 horas.

  • 5) ¿Cuándo no es aconsejable realizar actividad física?

Salvo expresa indicación del obstetra, no es conveniente hacerlo si se tiene alguna afección pulmonar o cardíaca, pérdidas o sangrado vaginal, problemas de cuello uterino, antecedente de parto prematuro o factores de riesgo de parto prematuro y embarazo de alto riesgo.

En resumen, la actividad física es beneficiosa para el embarazo, para el parto y para el postparto porque mejora la condición física de las mujeres, permite un peso más adecuado de la mujer y proporciona un mayor bienestar fetal.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!