La Reproducción Asistida, un mundo de mujeres… ¡Y varones!

Se acabaron los tiempos en que la mujer iba sola al consultorio a averiguar cuál era “su” problema cuando pasaban meses o años de búsqueda y el embarazo no pasaba del deseo. Hoy, en la mayoría de los centros de fertilidad, los médicos piden a la pareja que acudan ambos a la consulta. “En IVI Buenos Aires estudiamos a ambos miembros de la pareja para obtener así una imagen clara de los futuros padres y crear el mejor plan de tratamiento para lograr su sueño de ser padres. Es importante encararlo así de entrada por la causa de infertilidad no siempre radica en la mujer: el factor femenino es del 30%, el mismo porcentaje que tiene el varón”, explica el doctor Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires.

“No hay que perder de vista que si bien la mujer es la que pone el cuerpo a la hora de realizar los tratamientos y durante el embarazo, ambos miembros de la pareja tienen las mismas probabilidad de tener un problema de fertilidad -agrega Nesupiller-. Y a la hora de realizar un tratamiento es fundamental el diálogo de la pareja para poder acompañarse y sostenerse. Por eso le damos tanta importancia al apoyo psicológico en IVI Buenos Aires”.

 

El apoyo psicológico durante el tratamiento

En un tratamiento de fertilidad, la mujer es la que pone el cuerpo desde la aplicación de la medicación hasta el momento de dar a luz, algo que, para muchos, le deja al varón un papel secundario en este complejo mundo de la reproducción asistida. Pero no: el hombre no es un mero acompañante. “Tiene un rol tan importante como el de la mujer durante el tratamiento”, destaca la licenciada María Villamil, psicóloga de IVI Buenos Aires. “Su rol no solo se ve afectado por la calidad de su semen sino también por la dificultad de lograr un sueño que tienen ambos miembros de la pareja”, enfatiza

Es cierto que las emociones son más fáciles de transmitir en el caso de las mujeres pero no hay que olvidar que cuando hablamos de transitar un tratamiento de reproducción asistida, sin importar la causa, ambos miembros de la pareja lo sufren. Es de gran importancia que los hombres expresen las emociones que atraviesan, ya sea en un espacio específico para eso o en la intimidad de la pareja.

Compartir lo que están viviendo es un paso importante que unirá a la pareja y los ayudará a lidiar de la mejor manera por lo que están pasando

Afortunadamente, cada vez hay menos tabúes y pudores respecto al tema. Durante décadas, la fertilidad masculina estaba asociada, en el imaginario popular, a la virilidad del hombre. Estas cuestiones han empezado a cambiar, felizmente, entendiendo que es un problema médico en sus órganos reproductivos, y no algo vinculado a lo sexual.

“En la consulta observamos a hombres que, al ver que sus mujeres sufren, intentan protegerlas sin mostrarles ningún signo de debilidad o dolor”, comenta Villamil, y cuenta que una respuesta muy común de los pacientes al preguntarles cómo se sienten ante la situación que están viviendo es: “Yo estoy bien, lo paso mal por ella, lo que más me preocupa es verla mal”.

Ante esta respuesta, subraya la especialista, “es importante hacerle ver al hombre que es lícito sentirse mal y poder expresarlo ante la ausencia de embarazo tras un tratamiento de reproducción en el que se habían puesto tantas expectativas”.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!