La alimentación inteligente mejora la salud mental y emocional

Buena Vibra entrevistó a Lucio Tennina, médico especialista en nutrición, autor del libro “Alimentación Inteligente”. Por qué comer bien nos hace bien en todos los planos.

¿Qué es la Alimentación Inteligente?

Llamo alimentación inteligente a aquella que está basada en buena información, sustentable, y no como resultado de presiones industriales con productos caros elaborados, que terminan reemplazando los buenos alimentos.

Alimentacion Inteligente

¿Qué relación hay entre nuestra alimentación y el cerebro? ¿Cerebro y salud mental, en este punto, son “cosas” diferentes o se tocan de algún modo?

El libro habla de la directa relación entre aquello que ingerimos y el funcionamiento de nuestro cerebro. Si sabemos que los procesos cerebrales se realizan por mediadores químicos y que éstos se movilizan por el sistema nervioso a través de sustancias que los forman y facilitan su motilidad, es simple pensar que la calidad de dichas sustancias que incorporamos a través de la alimentación va a variar, enormemente, dependiendo de la calidad del producto. Hago una comparación con lo que ocurre en la colmena: la abeja reina se desarrolla a través de una alimentación diferente: a mejor calidad del producto, mejor resultado en la estructura biológica y en cómo va a desarrollar sus funciones. Un cerebro bien nutrido es más sano y por lo tanto más inteligente.

La invasión de harinas engrasadas, frecuente hoy en día, desbalancea las funciones del organismo y esto afecta nuestro humor

El libro sostiene que una alimentación apropiada mejora nuestra vida emocional e intelectual. ¿Cómo es esa asociación?

Los elementos que componen la serotonina, por ejemplo, sustancia relacionada con el buen humor y el pensamiento positivo, se van a extraer, como todo aquello que nos forma, de lo que comemos. Si una alimentación es desbalanceada, como ocurre ahora con la invasión de harinas engrasadas, el organismo no va a poder obtener aquello que necesita para sintetizar serotonina y nuestro humor se va a ver afectado.

¿Por qué afirma que comer bien puede volverte más optimista, y que una buena alimentación ayuda a tener mejores pensamientos e ideas?

Los malos alimentos, como las golosinas, los panes, galletitas y quesos, son adictivos y van desplazando a los buenos nutrientes como las frutas, verduras y legumbres. Como no sacian se comen grandes cantidades que nos dejan una sensación de embotamiento y pesadez, que, por no aportar los nutrientes que el cerebro necesita para funcionar bien, nos inducen a volver a ingerirlos y comenzar un cículo vicioso difícil de romper.

A los pocos días de comer bien, notamos la diferencia en nuestro estado físico y psíquico

¿Qué alimentos, o grupos de alimentos, en general, son buenos para el cerebro, y cuáles son malos?

Los buenos alimentos cerebrales son los aceites, contenidos en semillas, frutos secos y pescados, los hidratos de carbono que se hallan en legumbres, frutas y verLucio Teninaduras, las proteínas presentes en carnes magras, porotos, lentejas y huevos y las vitaminas que ingerimos a través de aquellos productos que las contienen y no en forma de
medicamentos.

Los malos alimentos son los productos panificados con grasas y aceites en su composición, los fiambres y quesos llenos de grasas saturadas. Los cereales elaborados y envasados en cajitas de cartón con una descripción minuciosa de sus componentes, que esconden en realidad una golosina disfrazada de algo sano, y por supuesto las gaseosas y golosinas con azúcares de absorción rápida.

Proponés en el libro una dieta de dos semanas para mejorar nuestras aptitudes. ¿En qué consiste? ¿Tan rápido se advierten cambios?

La dieta de dos semanas del libro es un ejemplo de cómo debería ser nuestra alimentación habitual: no olvidemos que la palabra dieta significa orden. A los pocos días de comer bien, notamos la diferencia en nuestro estado físico y psíquico.

Que nuestras neuronas emitan la luminosidad de una vela o irradien como un reflector depende del tipo de energía que les suministremos cuando comamos

 

Tocás en el libro el tema suplementos. ¿Son necesarios? ¿Pueden ser riesgosos?

Los suplementos dietarios: vitaminas, amino ácidos, aceites, etc. son necesarios en casos muy puntuales, como por ejemplo en una dieta estrictamente vegetariana donde se debe agregar vitamina B12 en forma de suplemento, ya que los vegetales no la contiene en cantidad suficiente. Pero en la mayorpia de los casos se podrían ingerir de manera natural a través de los alimentos. Es necesario aclarar, además, que la administración de suplementos sin control médico puede ser peligrosa: muchas veces lo que abunda, daña.

la administración de suplementos sin control médico puede ser peligrosa: muchas veces lo que abunda, daña

Definís en el libro a las grasas trans, el tabaco y el alcohol como grandes enemigos del cerebro. ¿Por qué?

Los grandes enemigos del cerebro son las grasas trans, que compiten con los buenos aceites y debilitan nuestro sistema nervioso, el alcohol que daña los nervios -pudiendo en muchos casos destrozar el cerebro- y el tabaco, que impide, entre otras cosas, que el oxígeno nutra las neuronas. Además de la falta de sueño y la mala hidratación por falta de ingesta de agua. Como termino reflexionando el mejor nutriente es el buen humor y el amor, y el peor la ira.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!