Mejorá tu espalda usando el fitball como silla

Fitball, balón medicinal, pelota suiza… Es un elemento cada vez más popular y se lo conoce con muchos nombres. Utilizado en clases de fitness, en Pilates, en tratamientos para rehabilitación, y hasta en preparación para el parto, entre otros usos, es también una excelente opción para incorporar en los lugares de trabajo. Aunque no lo creas, podés bajar tus niveles de sedentarismo y mejorar tu espalda usando la pelota como silla.

El sedentarismo es un mal de época creciente. Cada vez pasamos más horas sentados, frente a dispositivos tecnológicos que en nada contribuyen a nuestra salud corporal. Por eso, usar una pelota como sustituto de la silla puede ayudarte a transitar varias horas sentado sin que tu espalda salga tan perjudicada. Pensá que el sólo hecho de sentarse sobre un fitball ya activa la musculatura postural del tronco y basta con eso para obtener beneficios.

La clave está en que, al ser la pelota una superficie inestable, obliga a nuestro cuerpo a realizar ajustes permanentes para mantenerse sobre la pelota. Esto significa que nuestro cuerpo se mueve ligeramente de forma más o menos constante buscando la reorganización postural y evitando sobrecargas musculares. Es decir: se reduce notablemente la inactividad.

fitball

A su vez, sentarse sobre un fitball genera otros beneficios: 

  • Mejora el equilibrio
  • Da movilidad a la cadera
  • Libera la presión sobre la zona lumbar
  • Te obligarte a mantener los pies en el suelo para no desequilibrarte, con lo que consigue evitar que cruces las piernas
  • Permite que te estires sin tener que dejar de hacer lo que estás haciendo
  • Mejora la propiocepción: autoregistro corporal.

Al principio te costará e incluso los primeros días podés sentir alguna molestia si normalmente no realizas actividad física. Pero, superada la incomodidad, empezá a ejercitar el cuerpo mientras trabajás o estudiás.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo