Antes, durante y después del cole: qué deben comer los chicos para su desarrollo físico y mental

La etapa escolar es un período crítico para el desarrollo. Por lo tanto, se vuelve fundamental si queremos evitar alteraciones en el crecimiento de nuestros hijos. ¿Cómo podemos ayudarlos?

Comenzaron las clases y los nuevos desafíos para el retorno a las actividades, acomodarse a los nuevos horarios y levantarse más temprano. Ante todas estas exigencias, los padres debemos ofrecer a los niños una alimentación capaz de brindarles los nutrientes adecuados para optimizar su desarrollo físico y mental.

La Fundación Cardiológica Argentina, preocupada antes el creciente número de males derivados de la mala alimentación y atenta a tratar de solucionarlos, propone algunos consejos para que los más chicos incorporen conductas que se transformen en hábitos saludables que puedan sostener a loslargo de la vida.

Adoptarlas desde el comienzo de la escolaridad es fundamental para evitar enfermedades por exceso y/o déficit

Para que los niños en edad escolar puedan desarrollarse correctamente, estar saludables y activos, deben realizar las 4 comidas principales y alguna colación o refrigerio. Estas son las recomendaciones de la Fundación Cardiológica Argentina:

El desayuno

Es la comida más importante del día. Muchas veces es pasado por alto por preferir dormir un rato más o no tener ganas de consumir alimentos. Sin embargo, es necesario que toda la familia tome el hábito de desayunar, en lo posible tratar de sentarse a la mesa con los niños y explicarles que no es una comida más. Es la comida donde se incorpora energía en el momento que más lo necesitan.

Un desayuno completo debe incluir alimentos que contengan calcio y proteínas (nutrientes necesarios para el desarrollo y crecimiento), hidratos de carbono complejos, fibra, vitaminas y minerales. Algunas opciones pueden ser:

  • Té o mate cocido con leche, una rodaja de pan lactal o tostada con queso, y una fruta.
  • Yogur con cereales o frutas, jugo de naranja exprimido, licuado de fruta con leche.

En caso de no poder terminarlo, se puede preparar una vianda para que los niños terminen su desayuno en la escuela.

Snack de media mañana

Tradicionalmente, en los kioscos de las escuelas predominaba la oferta de alimentos procesados o industrializados con alto contenido de azúcares refinados y grasas, como snacks, gaseosas azucaradas, golosinas, entre otros, que solo aportan “calorías vacías”.

De todas maneras, siempre es más saludable y económico preparar los alimentos en casa en forma de viandas para media mañana o la tarde. Es importante que estén fraccionadas por porción para evitar el picoteo y poder controlar las cantidades consumidas en los recreos. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Frutas frescas como manzana, pera, duraznos, ciruelas o la fruta de estación que más les guste. Siempre bien lavadas.
  • Frutas secas o desecadas como nueces, almendras, castañas, pasas de uva, ciruelas, bananas.
  • Cereales inflados de trigo, maíz, arroz, avena, como pochoclos, tutucas, almohadas de avena.
  • Alfajores a base de harina de arroz o de maicena.
  • Galletitas que contengan cereales integrales y semillas, dulces o saladas.
  • Turrón de maní o granola de frutos secos (en lo posible casera).

 El almuerzo

En los casos en donde los niños tienen que almorzar en el colegio, y tiene que llevar sus alimentos, es importante también poder planificarlo con anticipación ya que es la mejor manera de elegir los alimentos saludables. Algunos ejemplos de viandas para el almuerzo son:

  • Ensaladas con los vegetales que más les guste, siempre que sean variados para que puedan aportar diferentes vitaminas y minerales.
  • Sándwich de pan integral con pollo, lechuga, tomate y queso untable descremado.
  • Tartas individuales de vegetales o de pollo.
  • Empanadas de cebolla y queso o de humita.
  • A las ensaladas también se les puede agregar algún hidrato de carbono como arroz o fideos.
  • Milanesa de pollo o carne con ensalada.
  • Sándwich de pan árabe con queso, jamón natural y tomate.

La hidratación

Por último, y no menos importante es la hidratación durante todo el dia. Siempre es conveniente que el niño tenga su propia botella cargada con agua y así evitar que consuma gaseosas o jugos azucarados. En caso que no le guste el agua se puede optar por limonadas o jugos de naranja exprimido.

Para finalizar, siempre es importante tener en casa alimentos saludables, para que los niños a la hora de elegir tengan una alternativa segura y no se dejen tentar por opciones que solo dañan su salud.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!