Las cinco reglas para cambiar de hábitos y perder peso

Es importante hacer dieta y ejercicio pero es más fácil si aprendemos a controlar nuestros hábitos

Perder peso es una cuestión de cambio de hábitos. No existen recetas ni ejercicios milagrosos: lo fundamental es la constancia. Para eso se han desarrollado muchas técnicas que te ayudan a adquirirlos como rutinas de ejercicio en tres minutos o alimentos saludables pero con sabor exquisito.

Leer más: ¿Vale la pena sacrificar sueño por hacer ejercicio?

Sin embargo, hay ciertas medidas que debemos tomar por nuestra cuenta si nos proponemos estilizar nuestra figura. Te contamos cuáles son las seis reglas para bajar de peso.

Cinco reglas para bajar de peso

Activa tu cuerpo

Sí, si queremos bajar de peso tenemos que poner nuestro cuerpo en movimiento. No hace falta hacer ejercicio dos horas todos los días pero si hacer algún tipo de actividad. Por ejemplo podemos caminar o correr durante 30 minutos al menos cinco días por semana.

Si bien podría parecer mucho, hace una diferencia enorme en nuestro organismo y es menos del tiempo que pasamos mirando la pantalla de la computadora o del celular.

Si no encontrás motivación, podés coordinar con amigas para realizar alguna rutina juntas y te será más fácil alcanzar tus metas.

Menos alcohol y gaseosas

Ni el alcohol ni las gaseosas aportan algo saludable para tu cuerpo, ¿qué sentido tiene consumirlas? Es cierto que una cerveza o una copita de vino de vez en cuando puede ser agradable pero lo mejor es no excedernos.

Existen otras bebidas sabrosas que podemos disfrutar como té verde, té de limón o canela, té de jengibre que te ayudarán a eliminar las toxinas de tu cuerpo. Lo mismo sucede con los jugos de fruta. Incluir estos consumos en tu rutina te ayudará a acelerar tu metabolismo y por consiguiente, a perder peso.

Leer más: Caminar o correr, qué es mejor para el corazón

Dormir bien

Por lo general al hacer dieta nadie considera la importancia de obtener un sueño reparador. Parece fácil ponerse como objetivo dormir más pero en realidad, es el que menos se cumple por culpa de la vorágine cotidiana. Evitá los desvelos innecesarios (no, no tenés que terminar hoy toda la temporada de Vikingos) y recordá que dormir bien hace que nos alimentemos mejor.

Comer todas las comidas

Para no engordar lo mejor es no sentir hambre. Para ello lo que tenemos que hacer es comer poco cada 3 horas en lugar de atiborrarnos de comida cada seis. El cuerpo requiere cinco comidas por día pero estas deben ser saludables, especialmente verduras y productos libres de ingredientes químicos. Otro punto importante es evitar los enlatados y comer en la calle.

Leer más: el secreto de un entrenamiento efectivo es encontrar un compañero

No cenar en cantidad

A la noche evita a toda costa los alimentos fritos o empanizados. Los hidratos tampoco son una buena opción ya que suelen metabolizarse más lentamente y durante la noche lo más probable es que no realices ninguna actividad física que te permita quemar calorías.

Durante la cena lo mejor es consumir alimentos con contenido proteico como la palta, el repollo, las espinacas, el brócoli, frutos rojos, entre otros.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!