3 pasos para entender nuestras emociones y lidiar con ellas

Tratar efectivamente con las emociones es una habilidad que debemos tratar de adquirir no solo para manejarnos correctamente no solo en nuestro entorno afectivo sino también en el ámbito de nuestra profesión.

Y nombrar nuestras emociones – lo que los psicólogos llaman etiquetarlas – es un primer paso importante para tratar con ellas de manera efectiva. Pero es más difícil de lo que suena; Muchos de nosotros nos esforzamos por identificar lo que estamos sintiendo exactamente, y muchas veces la etiqueta más obvia no es realmente la más precisa.

“Hay una variedad de razones por las que esto es tan difícil: hemos sido entrenados para creer que las emociones fuertes deben ser suprimidas. Tenemos ciertas reglas sociales y organizativas (a veces no dichas) contra expresarlas. O nunca hemos aprendido un lenguaje para describir con precisión nuestras emociones” dice Susan David, una coach de líderes que ha trabajado con los altos directivos de cientos de organizaciones importantes, incluyendo las Naciones Unidas, Ernst & Young y el Foro Económico Mundial.

Davis ha escrito un artículo sobre cómo debemos manejar nuestras emociones para poder tener control sobre ellas y poder enfrentar los desafíos que implica hoy ser una persona emocionalmente capacitada para llevar adelante una carrera profesional.

En el artículo publicado en el Business Harvard Review, Davis comenta que la ira y el estrés son dos de las emociones que con mayor frecuencia se manifiestan en los lugares de trabajo – o al menos esos son los términos que utilizamos para identificar ese tipo de sensaciones habitualmente. “Sin embargo, a menudo son máscaras de sentimientos más profundos que debemos describir de maneras más matizadas y precisas, para que desarrollemos mayores niveles de agilidad emocional, una capacidad crítica que nos permita interactuar más exitosamente con nosotros mismos y con el mundo”.

Se ha demostrado que cuando las personas no reconocen y abordan sus emociones, muestran más síntomas físicos de estrés. Hay que pagar un alto costo para evitar nuestros sentimientos.


Por otro lado, tener el vocabulario correcto nos permite ver el verdadero problema: tomar una experiencia desordenada, entenderla más claramente y construir una hoja de ruta para abordar el problema.

Para poder lidiar con esto, Davis propone tres maneras de obtener un conocimiento más preciso de nuestras emociones:

1 – Amplíar su vocabulario emocional

“Las palabras importan. Si experimentas una fuerte emoción, lo mejor es tomarse un momento para considerar cómo llamarla. Pero no te detengas ahí: una vez que lo hayas identificado, trata de encontrar dos palabras más que describan cómo te sientes. Uno puede quedar sorprendido por la variedad de sus emociones – o puede ocurrir que uno haya desenterrado una emoción más profunda enterrada bajo la más obvia.”

2 – Considerar la intensidad de la emoción

Siempre estamos dispuestos a ir directamente hacia la descripción más básica como “enojado” o “estresado”, incluso cuando nuestros sentimientos son mucho menos extremos. “Tenía un cliente, Ed (no es verdadero nombre), que estaba luchando por su matrimonio –dice Davis- Frecuentemente describía a su esposa como “enojada” y él a su vez se enfadaba con frecuencia por ello. Pero cada emoción viene en una variedad de tonos. Cuando buscamos otras palabras para las emociones de su esposa, Ed vio que había momentos en que tal vez estaba solo molesta o impaciente. Esta visión transformó su relación porque de repente pudo ver que ella no sólo estaba enfadada todo el tiempo. Esto significaba que en realidad podría responder a su emoción o preocupación específica sin enojarse. Del mismo modo, importa en nuestra propia auto-evaluación si estamos enojados o simplemente molestos, triste o simplemente consternado, eufórico o simplemente complacido.”

“Al etiquetar tus emociones, también clasifícalas en una escala de 1-10. “ recomienda la autora.

3 – Escribirlo

“James Pennebaker ha realizado 40 años de investigación sobre los vínculos entre la escritura y el procesamiento emocional. Sus experimentos revelaron que las personas que escriben sobre episodios emocionalmente cargados experimentan un marcado aumento en su bienestar físico y mental. Además, en un estudio de trabajadores recientemente despedidos, encontró que aquellos que profundizaban en sus sentimientos de humillación, enojo, ansiedad y dificultades de relación tenían tres veces más probabilidades de haber sido reempleados” dice Davis.

“Estos experimentos también revelaron que con el tiempo los que escribieron sobre sus sentimientos comenzaron a desarrollar percepciones sobre lo que esos sentimientos significaban (¡o no significaba!), Usando frases tales como “He aprendido”, “me pareció que”, ” Razón por la cual “,” ahora me doy cuenta “, y” entiendo “. El proceso de escritura les permitió obtener una nueva perspectiva sobre sus emociones y entenderlas más claramente y sus implicaciones.”

La especialista propone un ejercicio a través de la escritura. Podrías hacer esto todos los días, pero es particularmente útil cuando estás pasando por una época difícil o una gran transición, o si te sientes emocional, o si has tenido una experiencia difícil que crees que no tienes procesada”.

  • Ajusta un temporizador durante 20 minutos
  • Usando un cuaderno u ordenador, escribí sobre tus experiencias emocionales de la semana, mes o año pasado.
  • No te preocupes por hacerla perfecta o legible: ve a donde tu mente te lleve.
  • Al final, no es necesario guardar el documento; El punto es que esos pensamientos están ahora fuera de usted y en la página.

También puede usar estos tres enfoques: ampliar su vocabulario, anotar la intensidad de una emoción y escribirla al intentar comprender mejor las emociones de otra persona. Como vimos con el ejemplo de Ed y su esposa, somos igualmente propensos a equivocarnos al evaluar las emociones de otra persona como las nuestras. Al comprender mejor lo que están sintiendo con más precisión, estarán mejor preparados para responder de manera constructiva.

Una vez que entendemos lo que estámos sintiendo, entonces podemos dirigir mejor y aprender de esas emociones descritas.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!