Colapso emocional: los costos de reprimir y bloquear lo que sentimos

Cuando nos guardamos angustias, enojos o tristezas y no digerimos emociones intensas, el cuerpo puede convertirse en un canal de expresión peligroso.

“Nos han enseñado que no está bien llorar, ni que nos vean mal. Y, por eso, procuramos presentarnos ante los otros, enteros, felices, fuertes, aunque por dentro estemos a punto de estallar, y nos sintamos vulnerables, débiles, emocionados… Tratamos de esconder lo que sentimos, reprimirlo, vivir como si no me sintiera como me siento, negándome a mí mismo/a. Pero llega el día en el que no puedo más, me siento cansado/a, agotado/a, con ganas de dejarlo todo… Y ese día me desbordo, mis emociones se desatan, no puedo controlarlas, afloran sin permiso y me siento muy mal… Mi cuerpo responde físicamente, dolorido, con enfermedad, reacciones físicas, molestias…”

qué es el colapso emocional

Podés leer: Controlar la ira: 10 consejos para dominar el carácter

Colapso emocional

Así describe la psicóloga Dolores Rizo, de Asturias, España, el proceso que llama “Catarsis Emocional”. Se trata de un colapso, una explosión, donde se rompe el equilibrio precario que nos permitía nuestro esforzado autocontrol emocional. Llega un momento en que el recipiente se llena y ya no podemos sostener la fortaleza que mostrábamos. Y nos sentimos pequeños, vencidos, dañados, incomprendidos.

Es indispensable perder el miedo a sufrir, a sentirse vulnerable ante los demás, ya que el mayor dolor es el que no se expresa

“Si analizamos y observamos la ‘explosión emocional’, nos daremos cuenta de que no surgió de la nada, sino que durante un tiempo impredecible he estado ‘aguantando’ y no permitiendo que aflorasen mis sentimientos más profundos, algunos de ellos inconscientes. Podríamos decir que si los negaba y no les permitía salir, en realidad no los aceptaba”, explica la especialista.

La explosión catártica, dice, es necesaria para la “salud emocional”. Con negación emocional no hay bienestar. Permitirse los sentimientos, atenderlos, aceptarlos, es fundamental para sentirse bien.

Podés leer: Controlar la ira: 10 consejos para dominar el carácter

“Es necesario encontrar vías sanas de expresión de las emociones, no dañinas para la propia persona ni para los demás”, propone la licenciada Rizo. Encontrar espacios, vínculos, donde sacarlas, expresarlas, gritarlas, contarlas, llorarlas…”Toda represión es negativa, ya que hace crecer las emociones en nuestro interior con más intensidad y dolor”.

La especialista subraya que toda expresión emocional “controlada”, regulada, es terapéutica, liberadora. Aceptar las emociones, hablar de ellas, es un eslabón clave de la inteligencia emocional.

Podés leer: Tapping: una técnica para liberarse del miedo y la ansiedad

Crisis emocional: causas y síntomas

La palabra “crisis” proviene del vocablo griego krisis (decisión) y krino (separar). Es decir que, en sí misma, conlleva ruptura pero, al mismo tiempo, esperanza y oportunidad. Por eso podemos pensar que toda crisis alude a un peligro por el sufrimiento que provoca la pérdida de algo o alguien que queremos, pero también representa una oportunidad, vinculada a cómo significamos esa crisis y desarrollamos recursos para atravesarla y superarla.

Te puede interesar: Facundo Manes: cómo superar una situación traumática

Crisis emocional

Hay una palabra que condensa objetivamente el significado de la palabra crisis: desequilibrio. Es la inestabilidad propia de un momento de transición entre un antes y un después. Supone una amenaza de pérdida, una adaptación, angustia, cambios anímicos y, también, una apelación a la capacidad interna de avanzar o retroceder.

La crisis emocional siempre obliga a tomar una decisión. Toda crisis tiene la misma sucesión: conflicto, desorden y adaptación (o desadaptación, según sea el caso).

¿Qué origina un colapso emocional? El generador de la crisis no es el conflicto en sí sino la respuesta del sujeto ante esa situación. Es decir, el problema no es el problema sino la respuesta expresada ante el suceso. Por eso es totalmente natural y comprensible que ante un mismo acontecimiento un sujeto cree una crisis y otro no. Está en vos desarrollar esas capacidades. Es una decisión, una responsabilidad, que seguramente te sacará de allí hacia mejores lugares.

 

Podés leer: Cuando el amor duele: cómo detectar situaciones de dependencia afectiva

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!