Cómo alcanzar el bienestar emocional

Las claves que propone la psicología para mejorar tu estado ánimo y enfrentar el mundo con mejor autoestima y más felicidad.

A través del autoconocimiento podemos incorporar en nuestras acciones cotidianas muchas herramientas que nos permitirán desenvolvernos con eficacia en la vida y a afrontar nuestro día a día de manera óptima. Saber realmente cómo somos, qué sentimos o qué metas queremos alcanzar son capacidades que pueden ayudarnos a desarrollarnos y realizarnos.

“El bienestar emocional es uno de los grandes objetivos a realizar en nuestra vida, y es algo para lo que no se nos prepara. El bienestar emocional está muy ligado a la salud y dentro de esta denominación se engloban aspectos como: aprender a manejar mejor las emociones, controlar el estrés o mejorar los estilos de vida” explica la directora del centro infantil del Centro de Psicología Álava, Silvia Álava Sordo.

Podés leer: Bienestar: claves para enfrentar y superar la ansiedad y los miedos

“Afortunadamente cada vez hay más estudios y más investigaciones sobre el tema y tenemos más información sobre cómo conseguirlo” agrega Sordo. Compartimos aquí algunas de las claves que ella plantea:

  • Aprender a conocerse a uno mismo. El primer paso es saber si estamos identificando correctamente nuestras emociones. En ocasiones nos cuesta identificar lo que nos ocurre y saber expresarlo correctamente. Saber percibir y expresar correctamente nuestras emociones es fundamental para lograr el bienestar emocional.
  • Comprender nuestras emociones, qué nos está haciendo sentir de una determinada forma. Si somos capaces de saber por qué nos sentimos así, habremos dado un gran paso para regular y gestionarlas, tanto si son positivas como negativas.
  • Aceptar lo que nos ocurre. Es habitual negar que nos pasan cosas que no nos gustan o sentirnos mal por no saber salir de una situación. Nadie es perfecto, aprender a aceptar tanto nuestras virtudes como nuestras limitaciones es otro paso más para lograr un buen bienestar emocional.
  • Hablarse con cariño. En ocasiones somos duros con nosotros mismos y cada vez que nos equivocamos o cometemos un error nos fustigamos por el mismo. La única persona que tenemos garantizada que nos va a acompañar el resto de nuestra vida somos nosotros mismos, seamos nuestro mejor amigo y hablémonos con compasión y comprensión.

Podés leer: El lenguaje positivo, una puerta para mejorar tu vida y tus vínculos

  • Las emociones negativas no son necesariamente malas, tienen su finalidad y no deben de ser ni desterradas ni arrinconadas; sino que se trata de ver, si en ese momento, esa es la emoción adecuada a la situación en la que nos encontramos, (por ejemplo, es normal estar un poco nervioso ante una entrevista de trabajo, pero sería problemático si los nervios llegan a bloquearnos, o triste ante una desgracia, una mala noticia… pero el problema es cuando nos sentimos tristes la mayor parte del día o sin un motivo aparente).
  • Cada persona es única y cada momento también: hay muchas técnicas y estrategias para mejorar el bienestar emocional de cada individuo, por eso hay que realizar una buena valoración individualizada y un tratamiento ajustado para cada persona y a cada situación.

Podés leer: Colapso emocional: los costos de reprimir y bloquear lo que sentimos

  • Los tratamientos deben de estar basados en evidencias científicas. Hoy en día hay mucha investigación sobre el bienestar emocional, se trata de utilizar técnicas y estrategias de intervención, que estén debidamente probadas. No todo funciona y trabajar el bienestar emocional es mucho más profundo que hinchar globos, escribir con emoticonos de caras alegres y ponerse una nariz de payaso.
  • Bienestar emocional y salud: Las emociones positivas tienden a potenciar la salud tanto física como mental mientras que las emociones negativas tienden a disminuirla. A su vez, las personas que gozan de un buen estado de salud tienden a experimentar más emociones positivas y menos negativas que quienes han perdido su bienestar.
  • No hay que confundir el bienestar emocional con el bienestar económico, tener más cosas, más dinero… no va a aportarte un mayor bienestar emocional.
  • No te olvides del sentido del humor: mediante el sentido del humor podemos relativizar las cosas que nos suceden y darles a cada una, la importancia que realmente tienen. El humor en el afrontamiento de problemas, influye positivamente en el bienestar emocional subjetivo de cada uno de nosotros”.

Podés leer: Downshifter: guía práctica para bajar un cambio y vivir mejor

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!