Cómo dejar de ‘sobrepensar’ las cosas: 12 simples hábitos

¿Qué aleja a la gente de la vida que realmente quiere vivir? Yo diría que una cosa muy común y destructiva es que piensan demasiado las cosas. Si tenés el hábito de sobrepensar, aquí encontrarás algunos métodos para que esto no te robe tanto tiempo de tus días (y noches).

Las personas dan mil vueltas sobre cada pequeño problema, hasta que se vuelve más grande y más aterrador de lo que realmente es. Piensan cosas positivas, hasta que ya no parecen tan positivas. O sobreanalizan y deconstruyen las cosas hasta que la felicidad que viene de disfrutar el momento desaparece.

Ahora, pensar en las cosas puede ser una gran cosa, por supuesto. Pero ser un sobrepensador puede convertirle en alguien que permanece inmóvil en la vida. Muchas veces uno auto-sabotea las cosas buenas que suceden en la vida

Lo sé. Yo solía pensar mucho las cosas y me retuvo de maneras que no eran divertidas en absoluto. Pero, en los últimos 10 años, he aprendido cómo hacer para superarlo.

En este artículo me gustaría compartir 12 hábitos que me han ayudado de una manera para convertirme en un pensador más simple y más inteligente y vivir una vida más feliz y menos temerosa.

1. Colocar las cosas en una perspectiva más amplia.

Es muy fácil caer en la trampa de sobrepensar cosas menores en la vida. Así que cuando estés pensando y pensando en algo preguntate: ¿Será esto importante en 5 años? ¿O incluso en 5 semanas?

He encontrado que la ampliación de la perspectiva mediante el uso de esta simple pregunta rápidamente me puede sacar de pensar y ayudar a dejar ir de esa situación. Y permitirme concentrar mi tiempo y energía en algo realmente importante para mí.

2. Establecer plazos cortos para las decisiones.

Si no tenés un límite de tiempo para tomar una decisión y tomar medidas, podés simplemente seguir girando alrededor de tus pensamientos y verlos desde todos los ángulos en su mente durante un tiempo muy largo.

Es bueno aprender a ser mejor en la toma de decisiones mediante el establecimiento de plazos en tu vida cotidiana. No importa si es una decisión pequeña o grande.

Esto es lo que ha funcionado para mí: para las pequeñas decisiones. como si debe ir a lavar los platos, responder a un correo electrónico o trabajar, por lo general me tomo 30 segundos o menos para tomar la decisión.

Para decisiones algo mayores, que me hubieran llevado días o semanas para pensar, utilizo un plazo de 30 minutos o el final de la jornada laboral.

3. Deje de configurar su día para el estrés y el pensamiento excesivo.

No se puede evitar totalmente los días abrumadores o muy estresantes. Pero podés minimizar el número de ellos poniendo un límite para el estrés innecesario, sobrepensamiento y el sufrimiento. Tres cosas que me ayudan con eso son:

  • Comenzá bien el día. He mencionado esto muchas veces a estas alturas. Y con razón. Porque la manera como empezás tu día tiende a fijar a menudo el tono para tu jornada. Una mañana estresada conduce a un día estresado. Consumir información negativa mientrás viajás en el colectivo a tu trabajo tiende a conducir a pensamientos más pesimistas durante el resto del día. Mientras que, por ejemplo, leer algo edificante en el desayuno, hacer algo de ejercicio y luego empezar con su tarea más importante en este momento establece un buen tono para el día.

4. Convertirse en una persona de acción.

Cuando sabés cómo empezar a tomar medidas consistentemente cada día, procrastinará smenos por sobrepensar. Establecer plazos y un buen tono para el día son dos cosas que me han ayudado a ser mucho más de persona de acción.

Tomar pequeños pasos hacia adelante y sólo centrarse en dar un pequeño paso a la vez, es otro hábito que funciona muy bien

Funciona tan bien porque no te sentís abrumado y eso hace que no recurras a la dilación. Y, aunque tengas miedo, dar un paso tan pequeño no te paraliza.

5. Darse cuenta de que no se puede controlar todo.

Tratar de pensar las cosas 50 veces puede ser una manera de tratar de controlar todo y evitar eventualidades, errores y demás. Pero esas cosas son una parte de vivir una vida. Todas las personas que podés admirar han cometido errores.

Pero en la mayoría de los casos también han visto estas cosas como una valiosa retroalimentación para aprender. Las cosas que pueden parecer negativas les han enseñado mucho y han sido invaluables para ayudarles a crecer.

Así que dejá de tratar de controlar todo. Tratar de hacerlo simplemente no funciona porque nadie puede ver todos los posibles escenarios de antemano.

6. Decir “detente” en una situación en la que sabés que no podés pensar corectamente.

A veces, cuando tengo hambre o cuando estoy acostado en la cama y estoy a punto de ir a dormir pensamientos negativos comienzan a zumbar en mi mente.

En el pasado podían hacer un poco de daño. Hoy en día me he vuelto bueno en atraparlos rápidamente y decirme: No, no, no vamos a pensar en esto ahora.

Tomó un poco de práctica conseguir ésto pero he logrado ser bastante bueno en posponer el pensamiento de esta manera. Y sé por experiencia que cuando vuelvo a una situación con un pensamiento nivelado, entonces en el 80% de los casos la cuestión es muy pequeña o inexistente.

Y si hay un problema real, entonces mi mente está preparada para lidiar con ello de una manera mucho mejor y más constructiva.

7. No te pierdas en temores vagos.

Otra trampa en la que he caído en muchas ocasiones y que ha impulsado el pensamiento excesivo es que me he perdido en vagos temores sobre una situación en mi vida. Y así mi mente ha creado escenarios de desastre, sobre lo que podría pasar si hago algo.

Así que he aprendido a preguntarme: honestamente, ¿qué es lo peor que podría pasar?

Y cuando he descubierto lo peor que podría suceder, en realidad es cuando puedo usar un poco de tiempo para pensar en lo que podría hacer si esa cosa a bastante improbable sucediera.

He descubierto que lo peor que podría suceder realmente es por lo general algo que no es tan aterrador como lo que mi mente podría producir.

Encontrar claridad de esta manera por lo general sólo toma unos minutos y poca energía y puede ahorrar mucho tiempo y sufrimiento.

8. Trabajar.

Esto podría sonar un poco extraño.

Pero trabajar puede realmente ayudar a dejar de lado las tensiones internas y las preocupaciones.

A menudo me hace sentir más decisivo y cuando yo era más de un sobrepensador, fue mi forma de escape para cambiar el lugar en cabeza que ocupaba una preocupación, hacia otro más constructivo.

9. Obtener sueño de buena calidad.

Creo que este es uno de los factores más comúnmente descuidados cuando se trata de mantener una mentalidad positiva y no perderse en hábitos de pensamiento negativo.

Porque cuando no has dormido lo suficiente, te vuelves más vulnerable.

Vulnerable a la preocupación y al pesimismo. No piensas con tanta claridad como sueles hacerlo. Y tiendes a perderte en pensamientos que giran en círculos en tu mente.

Así que permítanme compartir un par de mis consejos favoritos que me ayudan a dormir mejor:

  • Se puede sentir bien al principio para entrar en un dormitorio caliente. Pero he encontrado que duermo mejor y con más calma con menos sueños de miedo o negativos si mantengo el dormitorio fresco.
  • Mantenga los tapones para los oídos cerca. Si usted, como yo, es fácilmente despertado por los ruidos, entonces un par de tapones para los oídos simples puede ser un salvavidas. Estos artículos de bajo costo me han ayudado a obtener una buena noche de sueño y dormir sin escuchar ronquidos, gatos ruidosos y otros disturbios, más veces de lo que puedo recordar.
  • No trate de obligarse a ir a dormir. Si no se siente con sueño, entonces no se acueste ni trate de obligarse a irse a dormir. Eso, por lo menos en mi experiencia, sólo conduce a girar en mi cama durante una hora o más. Una solución mejor en estas situaciones es relajarse durante unos 20-30 minutos adicionales en el sofá con, por ejemplo, un poco de lectura. Esto me ayuda a ir a dormir más rápido y, al final, dormir más.

10. Gastar más de su tiempo en el momento presente.

Al estar en el momento presente en su vida cotidiana más que en el pasado o un futuro posible en su mente, puede reemplazar cada vez más el tiempo que suele gastar en sobrepensar cosas con sólo estar aquí ahora mismo en su lugar.

Tres maneras que utilizo a menudo para volver a conectar con el momento presente son:
Ve más despacio. Reduzca la velocidad de cómo usted hace lo que está haciendo ahora mismo. Muévase más lento, hable más despacio o pasee su bicicleta más lentamente por ejemplo. Al hacerlo, se vuelve más consciente de cómo usa su cuerpo y lo que está sucediendo a su alrededor en este momento.

  • Dígase a sí mismo: Ahora estoy … A menudo me digo a mí mismo esto: Ahora soy X. Y X podría estar cepillándome los dientes. Dar un paseo por el bosque. O hacer los platos. Este simple recordatorio ayuda a mi mente a dejar de vagar y trae mi enfoque de nuevo a lo que está sucediendo en este momento.
  • Interrumpir y volver a conectar. Si siente que se está perdiendo en el pensamiento excesivo, entonces interrumpa ese pensamiento -en su mente- gritando esto a usted mismo: ¡PARE! A continuación, vuelva a conectar con el momento presente tomando sólo 1-2 minutos para centrarse totalmente en lo que está sucediendo a su alrededor. Tome todo con todos sus sentidos. Sentirlo, oírlo, olerlo, verlo y sentirlo en su piel.

11. Pase más tiempo con gente que no piense demasiado.

Su entorno social juega un papel importante. Y no sólo las personas y los grupos cercanos a usted en la vida real. También lo que lee, escucha y observa. Los blogs, libros, foros, películas, podcasts y música en su vida.

Así que piense si hay alguna fuente en su vida – cerca o lejos – que alienta y tiende a crear más pensamientos en su mente. Y piense en qué personas o fuentes tienen un efecto negativo en usted.

Intente encontrar maneras de pasar más de su tiempo y prestar más atención a la gente y las cosas que tienen un efecto positivo en su pensamiento y menos en las que tienden a consolidar su hábito de sobrepensar.

12. Sea consciente de la cuestión (y recuérdeselo a sí mismo a lo largo del día)

Ser consciente de su desafío es importante para romper el hábito de sobrepensar.

Pero si usted está pensando que usted apenas recordará parar el sobrepensamiento durante su día normal, entonces es probable apenas esté engañándose.

Al menos si es como yo.

Acabo de crear algunos recordatorios.

Mi principal era una nota en la pizarra que tenía en una de mis paredes en ese momento. Decía “mantener las cosas extremadamente simples”. Ver esto muchas veces durante mi día, me ayudó a pensar más rápido y con el tiempo a minimizar este hábito negativo.

Otros dos tipos de recordatorios que puede utilizar son:

Una pequeña nota escrita. Simplemente utilice una nota post-it o algo similar y escriba su frase en la pizarra, una pregunta como “¿Estoy complicando esto?” O algún otro recordatorio que le atraiga. Ponga esa nota donde usted no pueda evitar verla como por ejemplo en su mesilla de noche, el espejo del cuarto de baño, o al lado de la pantalla de la computadora.

Un recordatorio en su teléfono. Anote una de las frases de arriba o una de su elección en una aplicación de recordatorio en su teléfono. Por ejemplo, yo uso una aplicación gratuita llamada Google Keep para hacer esto.

  • Escrito por Henrik Edberg (www.positivityblog.com)

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!