Cómo liberarnos de lo que “deberíamos” hacer y aceptar el reto de ser uno mismo

 

Muchas personas dudan en abandonar sus roles y rutinas habituales y asumir nuevos desafíos. La idea de ponerse en una posición nueva y asumir el riesgo que implica potencialmente fallar puede ser aterradora o estresante. Pero a veces lo que mantiene a alguien en un lugar no necesariamente tiene que ver con los reales propios intereses. De hecho, los deseos de otras personas y la sensación de que “debería” quedarse en el lugar puede estar relegando las propias preferencias.

Andy Molinsky, profesor de comportamiento organizacional en la Brandeis International Business School ha estudiado en diferentes oportunidades estas situaciones y las trata especialmente en su próximo libro publicado por Penguin Random House en enero de 2017 y aún no traducido al español.

Molinsky cuenta “He visto esto muchas veces en mi investigación. La gente ha perseguido un camino en la vida – influenciado por su cultura, sus padres, o el sentido de lo que “deberían” perseguir – que les lleva a invertir tiempo, dinero y desarrollo de habilidades en un camino del que luego es muy difícil de escapar.”

En un artículo publicado en la Harvard Bussines Review donde anticipa lo que tratará en su libro Molinsky relata algunas experiencias propias que ilustran el tema. “Por ejemplo, consideremos el caso de alguien que entrevisté – la llamaremos Carla. Desde muy joven Carla tenía interés en las artes. De niña, le encantaba leer y escribir, y como adulta era un lectora voraz y amaba el arte contemporáneo, el teatro y la danza. Sin embargo, sus padres le dijeron que debía tomar un trabajo más convencional, por lo que consideraba estos intereses simplemente un pasatiempo, algo a lo que llegaría si tuviera tiempo. Mientras tanto, siguió una carrera en derecho.”

“No odiaba la ley, pero su corazón y su alma no estaban plenamente en ella. En algún momento, a pesar de sus muchos años de escolaridad y práctica de la ley, decidió dar el salto y probar algo más: convertirse en un empresario de las artes clandestinas.”

“Su transformación no ocurrió de la noche a la mañana, y fue acompañada por un cóctel de emociones. Sintió alivio, pero también temor, temor y un poco de culpa. Conocía las leyes, era parte ya de su vida cómoda, predecible y, francamente, era buena en eso. Pero las artes eran su pasión, y con el tiempo, ella hizo la transición, tentativamente al principio y luego se lanzó de lleno al mundo del arte subterráneo y su pasión despegó. Hoy es feliz, profundamente creativa, y lleva la vida que ella siente que estaba destinada a vivir. Ese sentimiento de liberación y autorrealización ha crecido sólo seis años después, mientras continúa catalizando la escena “underground” del arte.”

Molinsky explica también que este sentido de la libertad no se limita a los movimientos de carrera ya que fenómenos similares ocurren con las personas que deben adaptar sus conductas a través de diferentesculturas, especialmente aquellos que sentían que en su cultura nativa tenían que sofocar su personalidad y comportamiento para no ser excluidos adaptándose a las normas culturales locales. Cuando estaban libres de estas normas y en una cultura diferente, podrían finalmente ser ellos mismos.

Cada instancia llevada a cabo para salir de la zona de confort no conducirá a una increíble sensación de descubrimiento y liberación. “Pero puede suceder cuando te das cuenta de que lo que pensabas que era tu zona de confort es, en realidad, tu zona de cumplimiento, donde has aprendido a comportarte de una manera que se esperaba que te comportas, quizás por tus padres o por tu familia, O su cultura.” Dice Molinsky.

A través de la repetición, y cumpliendo obedientemente las expectativas de los demás, uno interioriza estos comportamientos como propios, incluso si no reflejan quién somos realmente .

¿Cómo podemos saber cuando la zona de confort puede ser realmente también la zona de realización?

Aquí Molinsky nos acerca una serie de consejos:

  • Identifique su área de enfoque. Identificar una cosa específica, aquello en lo que está trabajando o estudiando ahora
  • Haga un inventario rápido de sus valores y pasiones personales. ¿Qué le apasiona? ¿Qué le impulsa? ¿Qué le gustaría hacer si no hubiera nada más en lo que pudiera trabajar?
  • Compare sus pasiones con la actividad que está examinando. ¿Puede ver sus propios valores y conducir pasiones en esta actividad en alguna parte?

Es importante permitirse aquí ser sincero para cotejar con absoluta libertad si está yendo en la dirección correcta y no hay tensión entre lo que hace y lo que desea. Podría ser el momento de reevaluar y considerar si un cambio es necesario.

Por supuesto, hay ciertas tareas que simplemente tenemos que hacer en nuestros trabajos y nuestras vidas para cumplir con nuestros roles y responsabilidades regulares. Podríamos no querer hacer un determinado trabajo o hacer una determinada presentación, pero sabemos que tenemos que hacerlo. Podríamos no querer trabajar todo el fin de semana, pero estamos obligados por las circunstancias. “A nivel granular, el cumplimiento es un elemento central del mundo laboral. Pero cuando el cumplimiento sistemáticamente anula su pasión personal, es cuando es crítico examinar en un nivel más amplio si está viviendo la vida que desea llevar” concluye Molinsky.

Nuestros hábitos y rutinas son difíciles de romper por una razón: Traen previsibilidad a nuestras vidas. Caminar fuera de la zona de confort puede ayudarnos a construir nuevas habilidades y ganar confianza. Y al identificar y escapar de esa zona de cumplimiento, uno puede descubrir su “verdadero” yo , lo que refleja nuestras pasiones e intereses auténticos y nos conduce a una vida más satisfactoria.

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!