El sentido y sinsentido de los tatuajes

Cubrir una herida con otra herida o anclar un momento de placer para que no pase el tiempo. El tatuaje da contenido simbólico, marca fechas y se constituye como un ritual personal.
tatuajes

Hoy en día tenemos menos rituales que antes a causa del declive de la Iglesia que asumió dicha función durante siglos, pero aunque uno sea ateo, sigue necesitando de ellos.

Rituales

Comienza entones un vía de invención de rituales cuando no los hay. Y el tatuaje da contenido simbólico, marca fechas y se constituye como un ritual personal, una geolocalización en la piel de ese hecho, a veces doloroso de nuestra historia o identidad, o a veces mágico.

Cada paciente que me contó su historia reflejaba algo muy importante en su geografía psíquica. La argucia de pincharse con tinta al superar su adición, o al pasar una etapa para tenerlo siempre presente.

Cubrir una herida, con otra herida, una forma de lamer los conflictos emocionales, ubicar el dolor y anclar ese momento de placer para que no pase el tiempo. Frente a la sociedad líquida, queremos algo que no cambie.

El tatuaje tiene mucho de ausencia de límites, traspasar el límite de la piel y buscar elementos que nos diferencien, reafirmarnos, sentirnos especiales frente al rebaño, y al final, cómo todos tienen tatuajes volvemos a ser todos iguales

Los estudios en psicología dicen que las personas que se tatúan buscan experiencias, sensaciones y muestran una necesidad de singularidad y motivación por destacar.

Estética

Otra ángulo es el estético, agregar arte a uno mismo, y en qué parte del cuerpo. Queremos que sólo lo vean en la intimidad, desnudos, o queremos decírle a todo el mundo a modo de álbum de fotos, “eso” que no podemos expresar de otras maneras. Freud decía que “La cultura ofrece la alternativa de ahorrarnos parte del dolor y traducirlo en satisfacción”.

  • La mujer prefiere la nuca, el tobillo, el muslo, suelen ser tatuajes finos y por motivos estéticos.
  • Los hombres prefieren tatuarse los brazos o la espalda, proyectando fuerza, algunos buscan la identidad grupal, el equipo deportivo, pasé por la cárcel, etc. De hecho, antiguamente los que se tatuaban eran marineros o gente de circo, el tatuaje posiblemente les ayudaba a “situarse” frente a tantos cambios y experiencias.

Hoy, en la sociedad de los cambios y las experiencias no es de extrañar que el tatuaje esté de moda.

Fuente: www.radiosapiens.es/podcast/burgos-psicologia/
Autor: Fernando Pérez del Río
Dr. en Psicología
Profesor de la Universidad de Burgos
www.burgospsicologia.es

Leé también: