Emociones y sentimientos: cómo se escribe el libro de tu vida

La memoria está llena de emociones y sentimientos, y son éstos y no otros los motores de nuestros recuerdos, los que se graban para siempre en nuestro cerebro y nos ayudan a reconstruir nuestra identidad y personalidad

Bucear en las emociones puede servir para reconciliarse con el pasado, para sacar del armario unas vivencias que creíamos olvidadas y para dar a conocer a los nuestros cómo ha sido nuestra vida.

Un periodista y escritor especializado en autobiografías, un psicólogo clínico y dos médicos gerontólogos fueron consultados por EFEsalud para profundizar en lo que supone emocionalmente echar mano de la memoria y en el valor que tiene este ejercicio para las personas mayores y sus descendientes.

“Todas las vidas merecen un libro”, defiende el periodista Luis Mínguez Santos, quien ha entrevistado a más de 40 personas para escribirles el libro de su vida

El recorrido completo y exhaustivo que tienen que hacer de su existencia tiene, en su opinión, un “significado de balance absoluto”.

“Nuestros autobiografiados cuando se meten en esta aventura de poner sobre el papel sus vidas hacen balance, y ese balance tiene bastante de terapéutico, de introspección, de buceo, siempre con un tinte positivo, porque para tener el anhelo de escribir tu vida, tienes que estar reconciliado y más o menos satisfecho con lo que te ha sucedido”.

La mayoría tienen más de 60 años, en muchos casos en torno a los 80, aunque hay excepciones como el de una joven francesa, de 19, con una historia familiar muy dura detrás.

Invidente casi desde su nacimiento, contactó desde Francia con Luis Mínguez a través de Internet porque quería dejar plasmado todo lo que le había ocurrido en su corta existencia.

Pero mayoritariamente, Luis Mínguez escribe por encargo de los hijos, unos hijos que no quieren que se pierda la historia familiar. Desean conocer todos los detalles de sus orígenes, desde los más profundos hasta los más nimios.

De dónde eran sus abuelos, en qué trabajaban, cómo pasaron la guerra civil, si tenían hermanos, en qué circunstancias se enamoraron sus padres, si les gustaba bailar, cuál fue el gran susto de su vida, o su mayor disgusto o la inesperada alegría.

Dada la edad de la mayoría de los autobiografiados resulta “muy enriquecedor conocer sus vidas porque supone un recorrido por la historia de la España reciente”, sostiene este periodista que fue director de los telenoticias de fin de semana en Telemadrid.

“En muchos casos el episodio de la Guerra Civil es determinante, porque algunos se quedaron huérfanos de niños, con todo lo que esto conlleva de limitación sentimental, incluso de problemas económicos…”

El punto de partida para escribir las autobiografías son las entrevistas personales. A sus recuerdos, y en ocasiones los de sus familiares, se suma una selección de fotografías y una tarea de investigación en hemerotecas y archivos para contextualizar el relato en el momento histórico que les ha tocado vivir.

Emociones y recuerdos: cómo funciona la memoria

Secretario del grupo de trabajo de neurología de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), el doctor Enrique Arrieta Antón señala que lo primero que hay que entender es como funciona la memoria, qué son nuestros recuerdos, cómo los guardamos y cómo los recuperamos.

La memoria, explica, es una función muy compleja en la que intervienen varias funciones cognitivas: “para que nosotros podamos recordar algo, lo primero que tiene que existir es que recibamos alguna información a través de nuestros sentidos, normalmente de la vista, del oído…”.

“Luego está el que prestemos atención a esa información, que focalicemos, que tengamos un nivel de alerta y seamos capaces de centrarnos en ese estímulo o información, y una vez recogido hay que guardarlo y codificarlo”.

Se puede, explica, guardar de una manera superficial o más profunda, por ejemplo, atendiendo al significado de las cosas, así se pueden guardar recuerdos por características como la forma o el color, o en función del significado.

Se puede entender comparando la memoria con un armario:”podemos guardar cosas de cualquier manera en un trastero y es muy difícil encontrarlas, o en un armario ordenadas y resulta más fácil hallarlas”.

Por eso, defiende, es tan importante el proceso de codificación de guardar nuestros recuerdos, y aquello a lo que hemos prestado más atención y procesado por varias modalidades sensoriales, será lo que quede mejor grabado.

“Y todo lo vinculado a una experiencia emocional importante vamos a recordarlo mejor”.

Balance de vida

En cuanto a la revisión o balance de nuestra vida, considera este médico que por encima de todo se trata de una necesidad vital que surge cuando eres mayor, cumples años…

“Hay una necesidad de mirar hacia atrás, ver que nuestra vida tiene un cierto sentido de continuidad y de trascendencia, de saber que lo que hacemos sirve para algo”.
Las personas mayores además se empiezan a plantear si lo que hicieron tuvo algún sentido, si había alguna motivación detrás, y les importa también como les van a recordar.

“Entonces lo que es terapéutico es hacer este proceso de una manera enriquecedora, siendo capaz de valorar lo bueno y separar lo malo”.

Pero si la revisión la lleva a cabo una persona con problemas de salud mental, por ejemplo muy depresiva, “es muy posible que recupere sobre todo sentimientos negativos y esto ya no puede resultar terapéutico”.

También hay que tener en cuenta que una persona mayor ha tenido quebrantos importantes en su vida: han desaparecido amigos y familiares, han perdido estatus en la sociedad, han abandonado su actividad laboral… esas pérdidas pueden conducir a un ánimo depresivo y agravar los efectos de esta revisión.

Ejercitar la memoria

También para Pilar Regato, médico de familia y coordinadora del grupo de atención al mayor de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), tener que buscar en la memoria es un buen ejercicio para las personas mayores, porque es una edad en la que se van perdiendo los recuerdos.

Para ello, explica, hay distintos instrumentos que pueden ayudar mucho, como mirar álbumes de fotos, escuchar música y releer los periódicos de la época.

Pero lo fundamental es el respeto a los mayores y considerar su opinión “porque puede haber personas que no estén reconciliadas con su pasado o no quieran rememorar ciertas cosas”.

No obstante considera que es muy importante para los mayores, que así lo quieran, dejar su testimonio, porque les hará sentir que su vida ha sido importante, que lo que han hecho y vivido se va a transmitir.

Fuente: EFE Salud

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!